Juan Carlos Tapia: 'Yo no voy a ir de segundo'

Juan Carlos Tapia asegura que, si llegado el momento para empezar a hacer una campaña muestra en las encuestas una intención de voto considerable, presentaría una propuesta independiente.
Juan Carlos Tapia ha dicho que no descarta postularse para la contienda electoral de 2014. Juan Carlos Tapia ha dicho que no descarta postularse para la contienda electoral de 2014.
Juan Carlos Tapia ha dicho que no descarta postularse para la contienda electoral de 2014.

Cumple el compromiso. No menciona la actividad que lo ha convertido en uno de los personajes más conocidos del país. La entrevista se concentra en su interés actual: la política. A ella lo condujo su comparecencia pública, cada jueves, para pulsar temas de interés general. 

Especie de Savaranola mediático, o de tábano proverbial, a escala nuestra, su vehemencia, a veces fragorosa, no genera reacciones encontradas. Las positivas, según la encuestas, parecen las más porque han terminado de convencerlo que es opción viable para la próxima contienda presidencial. 

Es un hombre de clan. Los tres hijos de su segundo matrimonio copan la estructura directiva de su empresa, en la cual también se relevan, de una generación a otra, los empleados. 

Se enorgullece de pagar los mejores salarios del ramo y de mantener vigente un espacio en la televisión que, convertido en producto exportable a varios países, le ha conquistado las máximas distinciones en ese campo que, ya se dijo, no se menciona directamente porque aquí se habla de política. 

Su perfil incluye un culto permanente a la ópera – se lee de la a la z los argumentos- y al buen vino; al punto que conversa, literalmente, con las botellas en su cava. En cuestiones ideológicas se declara “de centro derecha con sentido social de avanzada” y se manifiesta admirador de Lula Da Silva y Michelle Bachelet. Orgulloso hijo de una maestra, dice que en ella le legó sus cosas buenas, incluyendo la humildad, “que no siempre” muestra. 

Él no lo dice, pero el periodista se enteró que paga la cuenta de electricidad de las iglesias de Chitré y de Natá. Exultante, señala que ha superado con éxito un cáncer, que tres veces a la semana recorre de un extremo a otro, en bicicleta, la cinta costera y que todos los fines de semana se traslada a su casa del interior en la cumbre de una montaña. 

De llegar a presidente no trabajará hasta más tarde que las siete de la noche. Y, de ninguna manera, dejará de dormir cada noche con su mujer, en la misma cama. 

Hablemos en serio ¿va a correr, si o no?

Sí. A condición de hacerlo como independiente. Si llegado el momento para empezar a hacer una campaña muestro en las encuestas una intención de voto considerable, voy a hacerlo. Sería, en todo caso, una propuesta independiente en la cual los ciudadanos vean algo distinto a los políticos tradicionales.

Algunos prefieren mantenerse para siempre como una opción, que lanzarse al ruedo y asumir las consecuencias. No va a ser ese su caso ¿no?

No. Yo tengo que ser muy honesto con la gente que por muchos años me ha preguntado ¿por qué no se lanza? Y yo les contestaba que mientras no pudiera hacerlo como candidato independiente, no lo iba a hacer. Ahora no puedo deshonrar mi palabra.

¿Es consciente de que la próxima contienda es su oportunidad; que el momento tal vez no se repita?

Es verdad. Esta oportunidad debió llegarme llegar hace 12, 20, 15 años. Pero tampoco lo lamento. Es más, lo celebro y lo agradezco porque también siento que estoy en la plenitud de la vida y con la capacidad para asumir este compromiso. Muchos estadistas han hecho algo parecido a edades, inclusive, mayores que la mía.

¿Qué cree usted que la gente interpreta en una posible candidatura suya? ¿Qué es lo que lo hace presidenciable?

Primero, porque soy independiente. Segundo, yo no tengo que salir a decir quién soy. He estado en la televisión por 36 años y tengo 21 de hacer comentarios políticos; y la gente sabe que yo no miento. Yo me equivoco, y cuando lo hago, pido disculpas. Y cuando tú has visto una persona por tanto tiempo, sin que te mienta y, además, siendo independiente frente a todos los gobiernos, incluyendo gobiernos que me han perseguido, la gente seguramente reconoce una voz independiente y a una persona con credibilidad.

Algunos piensan que usted no comenta, sino que pontifica desde posiciones dogmáticas absolutas…

Cuando haces comentarios, especialmente políticos, provocas diversas reacciones y opiniones diferentes entre quienes te escuchan. Eso puede darse entre los en algún momento no han compartido mis opiniones o no las comparten nunca. De todos modos, mi norte es y será siempre el beneficio de mi país, aunque eso genere opiniones contrarias.

Usted navega con la brújula de las encuestas…

Tengo que creer en ellas. Soy un hombre de los medios y, por lo tanto confío en ellas. Claro, las encuestas pueden ser manipuladas para agregar aquí, o para quitar de allá. Pero creo que las encuestadoras en Panamá son serias y confiables. Aun así, hay que levantarlas con estricto criterio científico. Al plantear, por ejemplo, la pregunta si las elecciones fueran hoy, por quién usted votaría, hay que tener en cuenta primero si no hay reelección inmediata y excluir a Ricardo Martinelli, porque, ¿cuál es el nombre más recordable para los potenciales electores? Por eso la pregunta debe hacerse con una guía de todas las personas que han declarado la intención de correr, sin incluir en la pregunta elementos que sesguen o contaminen la respuesta. Mire que en mis primeras encuestas el 90% de los consultados no sabía que yo tenía la intención de aspirar a la presidencia.

¿Ya le han hecho guiños desde los partidos políticos? ¿Alguna propuesta en firme?

Sí. Por supuesto que sí. Es más, se me han acercado partidos muy importantes a preguntarme si yo estoy dispuesto a correr de segundo. Y yo les he dicho: pregúntele a su candidato si él aceptaría ir de segundo conmigo. Y ahí ha quedado el asunto. También me han dicho, inclusive por escrito, que no debo rechazar la ayuda partidaria porque la puedo necesitar para la organización y el financiamiento de de mi campaña. Y todo eso ante la aparición de apenas dos o tres encuestas donde ya marco hasta un 12% de favoritismo. Un 12 % sólo un mes después de haber anunciado la posibilidad de correr.

¿Invertiría recursos de su propio patrimonio en una campaña o esperaría que su organización los generara?

Las encuestas determinarán el rumbo. Si una posible candidatura mía marca bien, las cosas se facilitarán grandemente. El resto será añadidura.

¿Así de simple?

Espere a verlo

Si llega a Candidato, ¿qué le ofrecería al electorado que no se haya visto en los pasados programas de gobierno?

Primero, buscaría demostrarle a la gente que yo soy uno más de ellos. No voy a presentarme como un ser que, de tan superior, resulte un extraterrestre. Ese, a mi entender, un error de los políticos que quieren demostrar que son más inteligentes y brillantes que el resto de los mortales. Yo no voy a desechar, como otros, lo bueno que hayan hecho los gobiernos anteriores; lo voy a aprovechar y voy a llamar a trabajar conmigo a los buenos funcionarios, sin importar si son de uno u otro partido.

Y, concretamente, ¿a quiénes convocaría para formular un plan de gobierno?

A estas alturas no hay que inventar nada. Eso es perder el tiempo. Hay que definir las prioridades y para mí las prioridades son la educación y la salud. La educación va por delante porque con ella se afianza la salud. Hay que tomar los programas de la Visión 2020 y darle continuidad a los programas de otras administraciones que funcionen con éxito, como el de 100 a los 70 y la beca universal. Es estúpido desechar buenas ideas porque otros las pusieron en marcha. Pregunto, ¿quién haría un mejor trabajo en un Ministerio como el de Salud? ¿Alguien con mentalidad socialista o alguien con mentalidad de extrema derecha? Indudablemente, uno con mentalidad socialista, porque tienes que hacer maravillas con el presupuesto para que la salud le llegue a más gente. El programa más exitoso de gobierno es el que pueda interpretar las aspiraciones de la gente. Creo que puedo hacerlo porque provengo de la clase del pueblo sencillo; una familia muy humilde que conoció estrecheces y supo lo que era comer carne solo una vez a la semana. Eso pone en ti sensibilidad social. Por eso el slogan de una campaña bien podría ser ‘producir con la derecha y repartir con la izquierda’. Porque si no produces, no tienes nada para repartir. Genera riqueza y desarrollo y, entonces, repártelo. No lo concentres en unos pocos.

En la actualidad, la segmentación de las audiencias impone nuevas maneras de hacer política.

¿Está listo para eso?

Eso es muy cierto. Cada vez se ve más que la política tradicional pierde terreno. Hoy la gente no es una masa que va como ovejas detrás de los políticos. Los jóvenes, en especial, tienen criterio, opinan y exigen espacio. ¿Y dónde están? En las redes sociales que, como se ha visto en el caso de los países árabes, juegan papeles decisivos. Mire, por ejemplo, me instalé en Twitter y en pocas semanas ya tengo más de 6 mil interlocutores. Una propuesta independiente resulta espacio obvio para la gente joven, al igual que para los sectores que, como los conservacionistas, sienten desengaño al no ser escuchados por el poder. Hoy, para buscar hay que pensar en instrumentos distintos al megáfono en las plazas públicas.

¿Se ve a sí mismo de visita en todos los rincones del país levantando niños y abrazándose con todo el mundo?

Ese estilo de campaña me parece una burla para con la gente. Van, piden el voto y desaparecen. Por supuesto, hay lugares geopolíticamente importantes para visitar y para hablar en público. Pero haría algo distinto, como asumir un compromiso con las comunidades, diagnosticar sus problemas más urgentes, formular soluciones, y entonces visitarlos para llevarles las respuestas que por años han estado esperando. Nadie dice que vayas a cubrir todo el país, pero sería un buen ejemplo para los siguientes gobiernos, y una manera de hacer política sin otra cosa que empaquetarla en pura palabrería y demagogia, como se hace ahora. En todo caso, administraría racionalmente mi capacidad física.

¿Políticamente, qué espacio tendría la mujer en un gobierno suyo? ¿Consideraría a una mujer como compañera de fórmula?

Por supuesto que sí. Yo vivo rodeado de mujeres. El mejor ejemplo que yo tengo es el de mi madre, que me inculcó la responsabilidad, la puntualidad y la humildad que -que no siempre demuestro-. Tengo más hermanas mujeres que hermanos hombres. Tengo más hijas mujeres que hijos hombres. Entonces, para mí la mujer es muy importante; fundamental. Ojalá yo pueda encontrar a la mujer ideal de Panamá para esta tarea. De hecho, en la primera entrevista que me hicieron sobre estos temas, yo sugerí, entonces, a Ana Matilde Gómez. Pero puede ser cualquier otra mujer. Claro que sí.

Usted también es un hombre de empresa exitoso. Lo ha sido siempre. Pero, ¿llevaría ese estilo al gobierno?

Yo puedo aplicar mis ideas empresariales en un gobierno, pero respetando las leyes. No puedo traspasar la legalidad porque no me eligieron para hacer las cosas como a mí de la gana, sino como la ley manda y me lo permite. Las leyes dicen que lo público debe ser transparente, abierto, dispuesto al escrutinio. Por lo tanto, no puedo manejarme bajo reserva, como sí puede hacerlas alguien de manera privada cuando se trata de sus negocios.

¿Se atrevería, desde ahora, a comprometerse a que ningún familiar suyo llegaría al gobierno o piensa que los méritos se imponen?

En los puestos públicos tú tienes que hacer lo que la ley te dice y en los puestos privados tú puedes hacer hasta lo que lo que la ley no te prohíbe. Hay que cumplir las leyes. El secreto de un buen mandatario es que sepa respetar las leyes. Si las leyes me impiden nombrar un familiar, yo las voy a cumplir, pero si no me lo impiden, y tengo un familiar que es capaz y puede prestarle buenos servicios al país, ¿por qué no lo puedo hacer?

Sabe que al meterse en política arriesga que le escudriñen hasta el ADN, así que, por que no aprovecha y lo cuenta ¿tiene cadáveres en su armario?

No tengo cadáveres. Ni ángeles. Ni ángeles ni demonios. Como no tengo pasado político, no tengo nada que esconder. Allá los políticos.

Todos los candidatos prometen acabar con la corrupción y la impunidad…

Yo no voy a prometer nada que no pueda cumplir. Y eso si es una promesa de campaña. En cuanto a la corrupción, hay que perseguirla con energía. Sin que ello signifique persecución personal, como ha hecho este gobierno. La corrupción tiene que ser combatida con energía desde el poder judicial y este gobierno ha cometido el grave error de hacerlo desde el órgano Ejecutivo, lo que hay que interpretar, entonces, como revancha política. Eso se le ha hecho mucho daño a Martinelli, que se ha servido de la justicia para perseguir con auditorías a los que él ve como sus enemigos.

¿Cómo manejaría sus relaciones con los medios de comunicación?

Yo soy un hombre de los medios, y por eso he sido perseguido, inclusive, por este gobierno. Este gobierno es el que seguramente más problemas ha tenido con los medios. Se debe, pienso, a que, por ser en su mayoría hombres de empresa, piensan que deben manejar el país como manejan sus negocios. El peor error que puede cometer un funcionario es intimidar a un periodista o a un medio de comunicación. ¿Cuándo se ha visto que un presidente, a menos que sea un dictador, haya acabado con un medio de comunicación? Pero sí se ha visto a medios de comunicación acabar con un gobernante. Aquí los medios de comunicación han hecho un papel fundamental en la corrección de cosas malas, desastrosas. Hicieron recular absurdos, como la ley chorizo, y la ley minera. Los gobernantes tienen que saber que deben actuar con transparencia, y allí están los medios para recordárselos.

¿Por qué no demandó a los medios cuando las acusaciones que le hicieran sobre una supuesta adquisición irregular de terrenos en Punta Chame?

Eso fue una total y absoluta falacia del más grande injuriador que ha dado este país, a quien todos conocen y al que demandé y fue condenado. Lamentablemente, esto fue reproducido sin investigar en profundidad. Estas tierras, que suman 114 hectáreas, más del 90% fueron compradas a dueños anteriores privados. Solo 2 fincas, una de 9 hectáreas, y otra de 2, fueron compradas al Estado cumpliendo todos los procedimientos y a los precios más altos que jamás pagados por tierras similares negociadas por el gobierno. Lo lastimoso fue que nunca se vio que los medios que recogieron esto tuvieran un acto humilde de rectificar lo publicado. ¿Y por qué no demandé a los medios? Como ya dije, soy un hombre de medios y, en eso, no puedo contradecirme demandándolos.

Si se articula una candidatura suya, ¿contaría con asesores extranjeros?

Si los necesito. Yo no cierro las puertas a nada.

Con sinceridad, a la gente mediática como usted, que se mete en política, generalmente fracasa porque comete el error de imponerle a su candidatura el sello de la imagen que los ha hecho famosos. ¿Usted escucharía consejos? ¿O impondría su estilo?

Yo voy a escuchar consejos. No tengo la pretensión de creer que me las sé todas. Tengo un grupo de amigos abogados que me asesoran en mi programa. Me orientan y me dicen que puedo mencionar y qué no, para no herir, molestar o perjudicar a alguien. Yo respeto a la audiencia, por eso no me aventuro a decir barbaridades para que me desmientan o me demanden. Así que, en verdad, yo comento sobre lo que la gente piensa. En días pasados, el tema dominante era la educación y la huelga de los maestros. Yo enfoqué mis comentarios de manera diferente a lo que muchos estaban haciendo. Los dirigentes eran vistos como el diablo y la ministra como un ángel. Pero, para mí, un ministro al que le hacen una huelga es un fracaso. El ministro no puede ser prepotente, tiene que ser humilde, negociador, no puede trancarse y decir que no dialoga si no se hace bajos reglas exclusivas. Y mi comentario debe haber calado, porque el domingo siguiente hubo una reunión de 10 horas que paró la huelga.

¿Quiénes serían sus asesores? … Su gabinete de cocina…

Reitero: llamaría a los mejores. Y como no tengo ataduras políticas, los convocaría de todos los sectores, grupos y partidos. Me gustaría contar como colaboradores a los expresidentes de la República. Yo los convocaría periódicamente y en situaciones de emergencia. Aprovecharía sus experiencias para tratar de hacer mejor las cosas. No me privaría de los consejos de Mireya Moscoso, Ernesto Pérez Balladares, Martín Torrijos y del propio Ricardo Martinelli. Considero absurdo no consultarlos. Ellos enfrentaron crisis y sacaron lecciones. Entonces, cómo no aprovechar los consejos de personas como Nicolás Ardito Barletta, que tanto pueden aportarle al país. Porque no aprovechar la experiencia de alguien como Jorge Eduardo Ritter, por ejemplo.

¿Cómo imagina la gobernabilidad logrando el Ejecutivo, pero sin control del Legislativo?

Ese sería un problema para un político, como lo fue para Mireya Moscoso, que tuvo que vérselas con un Legislativo adverso. Pero no lo sería para un independiente como yo, dispuesto a sumar a aliados de distintas corrientes para impulsar leyes beneficiosas para el país. Los políticos son enemigos entre ellos, entre sus partidos, pero no serían mis enemigos porque no habría nada que nos enfrentara. Todo lo contrario. Enemigos, ¿por qué?

En todo caso, habría que tener en cuenta que el próximo gobierno iría en paralelo con una Corte Suprema de Justicia en gran medida heredada de la administración actual…

Todo Panamá sabe que hay corrupción en la Corte Suprema de Justicia. Todos sabemos que es muy raro que exista un magistrado que durante diez años no haya sido señalado de algún acto de corrupción. Entonces, ¿qué tienes que hacer para luchar contra la corrupción? Bueno, yo digo que hay que pedirle a la sociedad civil que te de los nombres de diez panameños probos e incorruptibles, y de esos diez, tú escoges, uno, dos, tres, los magistrados que tengas que designar. Y esos que tú nombras, se tienen que comprometer, contigo, con el país, a limpiar la corrupción en ese órgano del Estado. Lo que pasa es que ahora van a ocupar el puesto, supuestamente, para administrar justicia, pero sin un compromiso expreso de luchar contra la corrupción. Si eso se diera, sería dar un gran paso para erradicar la corrupción de la Corte, y de allí para abajo, en los tribunales, en los juzgados. Entonces, los corruptos no avanzarían, y la impunidad no prosperaría.

En la práctica, el surgimiento de CD es resultado del agotamiento de la bipolarización entre el PRD y el Panameñismo. ¿Hay espacio para una nueva fuerza antes de que CD agote todo su combustible?

Yo creo que sí. Los partidos tradicionales han agotado sus propuestas, entre otras razones, por orfandad ideológica y su incapacidad de decirles algo nuevo a sus militantes. Por eso cada día pierden más credibilidad entre el electorado, que se cansa de renovarles su confianza, elección tras elección. Por eso las propuestas independientes, como puede verse en las de los partidos llamados verdes, conquista nuevos espacios en la política a expensas de las partidos arcaicos.

Ve a Ricardo Martinelli convertido en un líder con la fuerza caudillista de Arnulfo Arias y Omar Torrijos?

No lo creo. Para mí, Martinelli es un hombre esencialmente de empresa. Él no es político. Lo veo de regreso a sus actividades. Tendrá injerencia en su partido, pero no llegará al grado de caudillo político.

Y en ese panorama, ¿qué pasará con la alianza oficialista en el 2014?

El único que no se ha dado cuenta que la alianza no es tal, es Juan Carlos Varela. Y ahí lo dejo.

De todas maneras en el próximo escenario electoral también estará presente el PRD…

Van a necesitar buen tiempo para recuperarse. Las heridas que ahora los separan internamente van a tomar su tiempo para sanar. Ahora mismo se les percibe a la deriva y no los veo en plena forma para siguiente campaña.

Y tal vez tengamos la presencia en esas elecciones de una izquierda articulada políticamente en el FAD…

Panamá es un país políticamente centrista, por lo que pienso que su presencia se verá limitada a los porcentajes que siempre han marcado como expresión política.

¿Cuál es su valoración de la gestión del actual gobierno?

Es el mejor gobierno del periodo democrático. Él está dejando las condiciones para que el próximo gobierno tenga las cosas mucho más fáciles. Eso sí, hay que restarle la prepotencia de sus funcionarios al decir que los otros gobiernos no han hecho, como si Panamá no hubiera existido antes de ellos. Tú tienes autoridad, por ejemplo, para hablar de seguridad cuando has bajado el índice de criminalidad al menos del 50%. Además estas ofendiendo a los funcionarios honestos y abnegados que, más allá de toda identificación partidaria, le sirven con dedicación al país. Tú puedes hablar del éxito en seguridad cuando alcanzas un 50% de efectividad en la lucha contra el crimen. Y ese no es el caso.

La justicia le recorta cada vez más terreno al expresidente Uribe a cuenta de las chuzadas telefónicas. ¿Usted permitiría el espionaje político?

Jamás lo consentiría. Con esto de que le han violado el computador al Ministro de la Presidencia, ya lo he dicho con anterioridad, estoy feliz porque sirve para que los que tienen el poder sepan lo que vive el ciudadano común cuando le invaden su privacidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Mundo Tiroteo en centro comercial de Houston, Texas; varios heridos

Policía de Houston a cargo del procedimiento. Policía de Houston a cargo del procedimiento.
Policía de Houston a cargo del procedimiento. Tomado de Twitter

Varias personas resultaron heridas en un tiroteo este lunes en un centro comercial de Houston, Texas, informó la policía, al ...

FIN DE CONFLICTO Presidente Varela viaja a Cartagena para presenciar firma de acuerdos de paz

El acuerdo será rubricado ante unos 2 mil 500 invitados especiales. El acuerdo será rubricado ante unos 2 mil 500 invitados especiales.
El acuerdo será rubricado ante unos 2 mil 500 invitados especiales. AFP

"Hoy es un día importante para Colombia, para la región y también para Panamá porque con la paz ganamos todos”.Así se refirió ...

Se trata de Antonio Palocci, de 55 años Brasil: Detenido un exministro presuntamente vinculado a sobornos pagados por Odebrecht

Antonio Palocci fue un hombre clave de los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff, con quien aparece en esta foto de 2011. Antonio Palocci fue un hombre clave de los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff, con quien aparece en esta foto de 2011.
Antonio Palocci fue un hombre clave de los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff, con quien aparece en esta foto de 2011. AFP/Archivo

La policía brasileña detuvo este lunes a Antonio Palocci, exministro de Finanzas y hombre clave de los gobiernos de Lula da ...

Destacados