Avance: Cancillería de Panamá activa el Centro de Coordinación de Información tras terremoto en México.

Fuerte y Al Medio Fuerte y Al Medio

23 dic Otra cachetada

OPINIÓN

Ser fanático de la selección de Panamá es para los masoquistas.

Están los fieles que nunca abandonan, los críticos de siempre al acecho por cualquier resbalón, para decirte “te lo dije” y están los otros que creen y reconocen el potencial pero que simplemente están cansados de tanto sufrimiento.

Y para estos últimos va esta columna ya que pertenecen al grupo con los que me identifico.

No me importa si goleamos mañana 4-0, 5-0 o 6-0 a Nicaragua y avanzamos a la final de la Copa Centroamericana.

No me importa si clasificamos a la Copa Oro 2015 y luego nos quieran convencer de que se consiguió el objetivo.

¿Y sabes por qué?

Porque otra vez estos jugadores nos demuestran que no pueden sacar adelante los partidos importantes antes los rivales grandes de nuestra área.

Otra vez estos jugadores desperdiciaron una gran oportunidad para volver a enamorar a una muy golpeada y hastiada fanaticada panameña, que por ser Costa Rica y su brillante recuerdo de lo que hizo en el Mundial de Brasil, decidió ver el juego con la esperanza de ver algo nuevo, y pasado pisado.

Sin embargo, todo lo contrario, fue más sal para la todavía abierta herida.

Ya son siete años sin vencer a Costa Rica en partidos oficiales.

Es cierto que este es un nuevo técnico, nuevo proceso, sin embargo, son los mismos jugadores, misma desilusión.

Dice Bolillo Gómez al final del partido que no veamos este partido como el último ante Estados Unidos en octubre.

Fácil para él decirlo, cuando la realidad es que increíblemente seguimos sin aprender de nuestros errores.

Blas Pérez, de los pocos con al menos algo de autocrítica en esta selección nacional, también habló y pidió perdón a la fanaticada.

Lastimosamente, Blas, las excusas se acabaron hace buen rato.

Termino con un mensaje a la nueva generación de jugadores, esos jóvenes futbolistas que vienen subiendo y que serán los responsables de llevarnos a Rusia 2018 o Qatar 2022.

Aprendan de estos errores, ¡por favor, aprendan!, porque la capacidad está, solo falta creérsela.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Autor