Fuerte y Al Medio Fuerte y Al Medio

23 dic Del optimismo al negativismo

ALEXANDER DA SILVA adasilva@prensa.com

OPINIÓN

Solo se necesitó un gol haitiano, con paseo incluido a Harold Cummings, para que el ambiente pasara de un optimismo excesivo a un negativismo exagerado, luego de que Panamá empatara en su debut en la Copa Oro ante lejos el rival más fácil del grupo.

Panamá revivió los fantasmas de los minutos finales ante una Haití que hizo su trabajo.

Lo curioso es que todo sucede luego que la selección nacional jugó para mí uno de los mejores partidos en lo que va de este año de la era Bolillo Gómez.

Sin embargo, no pasa un segundo después de haber escrito esa última oración cuando mi conciencia rápidamente me cuestiona con el hecho de que ¿no será que simplemente los partidos anteriores habían sido tan malos o regulares que hacen ver este ante Haití como aceptable? Y repito, era Haití.

Pero Panamá no jugó mal. El problema es que a este equipo le falta chispa. No le veo dinámica. No le encuentro vértigo.

Si no es por El Negrito Quintero, que ante los haitianos volvió a ser el de antes, no hay otro que cambie el ritmo.

Por suerte ante Honduras regresa Armando Cooper, otro de los pocos diferentes que tiene este equipo panameño.

Panamá necesita velocidad en el ataque. Falta movibilidad. No podemos seguir siendo tan predecibles en el frente del ataque con las jugadas de pared entre ambos centroatacantes.

Recuerdo cuando Gary Stempel me decía en la Copa Oro de 2009 que utilizaba a José Luis Garcés junto a Blas y sentaba a Tejada porque para él dos torres no podían jugar juntas.

Se viene Honduras, un equipo con una defensa fuerte, corpulenta y algo lenta.

¿Apostará El Bolillo por Gaby Torres?

Veremos. Lo cierto es que la intensidad y ritmo deberán aumentar y mucho mañana viernes si queremos sacar un buen resultado ante los hondureños, porque si no, será tres partidos y por fuera, en un hecho que no ocurre para Panamá desde hace 22 años, cuando jugó su primera Copa Oro en 1993.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Autor