Goles y letras Goles y letras

12 jul ¿A quién le ganó Alemania?

Temas:

La confianza de Alemania descansa en el triunfo sobre Brasil. El 7–1 contra la mayor potencia del fútbol en su propia casa, es una hazaña que seguramente no se repetirá jamás en la historia de la Copa del Mundo. En términos periodísticos, es decir en repercusión informativa, la goleada equivale al día final de las Torres Gemelas.

Alemania está obligada a superar ese partido, hacer de cuenta que fue un juego en borrador, si quiere coronarse campeón del mundo. El técnico Löew debe pensar que habría sido mejor una victoria por una escasa diferencia tras un encuentro cerrado. Una tarde de barro y muchas patadas en vez de esa otra de brillo solar.El domingo enfrenta a una Selección de Argentina con un recorrido semejante al de una bengala: cuando más fulgura es en el cielo.

El adversario llega a la final con la recuperación de sus estrellas, un arquero serio y completo, y Lionel Messi y un hombre de carácter como no hay otro en Alemania: Javier Mascherano. Y el carácter ayuda a forjar la confianza de un equipo.

Porque Alemania tiene un recuerdo mundialista de cómo una goleada forja el nervio para ganar una final. En la primera ronda de Suiza 1954 los alemanes enfrentaron a los húngaros y perdieron 8–3. Fue un resultado poco o nada sorprendente, pues los magiares estaban invictos desde 1950, ganaron la medalla de oro de los Juegos Olímpicos 1952 y se habían dado el gusto de derrotar 6-3 a Inglaterra en el estadio de Wembley.

El Mundial de 1954 avanzó hasta poner a los dos seleccionados en el último partido. A los 8 minutos de juego los húngaros exhibieron su poderío porque ganaban el partido 2 – 0. Entonces apareció el amor propio de los alemanes, que empataron el encuentro y en el minuto 84 marcaron el 3–2.  A esa épica se la tituló “El milagro de Berna”.

Mañana en el Maracaná, a las tres de la tarde en Panamá, Alemania disputa la final. Tiene que hacer de cuenta que nunca ocurrió el 7–1. Un brasileño decía el jueves en televisión: “Isto nao é Brasil”. Traducción: Este no es Brasil. Que lo tenga en cuenta sepa Alemania.

(Vale la pena decir que el 11 de septiembre de 2001 se halla entre las fechas más tristes de la historia de la humanidad. El 7–1 será solo un mal recuerdo para los brasileños. Se les pasará cuando ganen otro Mundial. Pronto).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts