Goles y letras Goles y letras

04 jul Que viva el gallo pinto

Temas:

Por Luis Burón Barahona.
Vivimos en una época de dietas. Por salud o vanidad, la parte del planeta que tiene recursos está sometido o piensa someterse a una régimen alimenticio.

También está la parte del planeta que vive una dieta forzada, por no tener qué comer, pero esta es una columna de fútbol, así que lo de la distribución de las riquezas y la explotación en África queda para después. Como siempre.

El deporte tampoco escapa a estas dietas. Los equipos, sean de la disciplina que sean, escuchan y atienden las recomendaciones de sus nutricionistas que, casi siempre bien pagados, suman, restan, dividen y multiplican calorías.
Y sin embargo ahí está Costa Rica. En un reportaje publicado por el diario tico El País, Jorge Luis Pinto, colombiano a cargo de la dirección de esta selección, reveló que sus muchachos, los que están invictos en la Copa del Mundo, los que han vencido a seis títulos mundiales en este torneo, sobreviven a punta de arroz.
Así es señores. Arroz con frijoles para desayunar, almorzar y cenar. Dependiendo de la hora, le ponen queso, o carne, o salchicha, o huevo. Pero el arroz con frijoles es obligatorio.
La alimentación de los jugadores no es un descuido del equipo técnico ni mucho menos, sino una apuesta a la sicología colectiva. En Costa Rica, el gallo pinto es el plato por excelencia para ricos y pobres: con ingredientes de primera en cualquier restaurante, o al recalentar lo que sobra de las últimas comidas. Sea como sea, es un éxito.
Pinto se dio cuenta que ese arroz está forjado en el alma de los ticos, y prefirió mantenerlos con su tradición. Nada de pollo a la plancha, ni pasta con salsas sofisticadas, ni pescado, ni la porción medida de carne de res con ensalada.
La federación costarricense pagó por los ingredientes y el equipo para poner la paila, revolver los frijoles y servir una nación en tres platos diarios.
En ese mismo reportaje Celso Borges, uno de los principales jugadores del equipo, resaltó con orgullo que la educación ha formado parte importante en este camino a Brasil 2014.
Los muchachos asisten a la universidad y toman cursos para mejorar su intelecto. La educación cuenta también en la cancha, aunque la última aspiración sea ganar millones para solo jugar y salir en comerciales de refrescos y de ropa interior.
O para salir vestido con ropa de moda en un canal de televisión para que comentes el mundial junto a una chica en minifalda y tacones.
Los costarricenses, que marcan historia en su trayectoria mundialista, aplican las lecciones académicas en la cancha, explicó Borges, y así entienden mejor el juego y las órdenes técnicas y tácticas de Pinto.
A Costa Rica ahora le toca sortear su pase a las semifinales contra Holanda, selección finalista en el Mundial pasado, y que cuenta con casi todos sus jugadores en Europa, ganando millones y en comerciales de ropa interior.
Pero el arroz con frijoles es casi invencible. Lo demuestran los pobres del mundo, siempre en pie de guerra ante las...perdón. Este tema queda para después. Como siempre.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts