Está navegando en la edición del Domingo 7 de Abril del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Deportes

LAFFIT PINCAY

´Me mantengo en forma´

El latigo panameño, de 66 años de edad, estuvo de visita en Panamá por un clásico que se le ofreció en su nombre, el domingo 31 de marzo.

PARA EL RECUERDO. Laffit Pincay posa con los estudiantes de la academia, el pasado lunes 1 de abril en horas del mediodía.

07/04/2013 - El jinete panameño más exitoso de la hípica nacional, Laffit Pincay, reconoció que no pierde las esperanzas de volver a montar aunque sea una vez, en caso de que se hiciera una carrera con jinetes retirados.

Su última monta fue el 1 de marzo de 2003 cuando un accidente en el Hipódromo de Santa Anita aceleró el retiro de las pistas al Corsario panameño.

El pasado lunes 1 de abril, Pincay estuvo platicando con un grupo de estudiantes en la Academia Técnica de Formación de Jinetes Laffit Pincay Jr., que dirige Graciela de Román. Un día antes, en el Hipódromo Presidente Remón, se le había dedicado un clásico.

Dijo que a pesar de sus 10 años de retiro siempre se ha mantenido en forma, por si se le presentara la oportunidad de una carrera y poder entonces retirarse bien.

Y hasta en presencia de todos hizo un ejercicio, bajando con un pie mientras el otro lo mantenía en el aire.

“La disciplina” es el camino al éxito en esta actividad, les recomendó Pincay a los estudiantes.

“Lo que me ayudó al éxito fue mi disciplina, siempre mantuve buenas condiciones y eso es una ventaja”, les recalcó.

Señaló que durante su carrera “monté con jinetes mejores que yo, pero yo era más disciplinado”.

Reconoció que con sus 117 libras siempre se sintió débil por las dietas que hacía, que eran muy estrictas, pero apuntó que después se dio cuenta de que era mejor comer frutas y comidas naturales.

Pincay le habló hasta de sexo, apuntó que cuando venían carreras largas e importantes se cuidaba mucho de tener sexto. “Mi carrera era más importante que todo y así hay que hablarle a la mujer o a la novia”.

DE TODO UN POCO

Después de compartir por unos minutos con los estudiantes, Pincay conversó con La Prensa.

¿Como ve a la academia de jinetes panameños?

Están haciendo un buen trabajo en la academia, tienen los caballos de madera que le pueden ayudar a aprender mucho con ellos y ponerse en condiciones, tienen un maestro que fue buen jinete, le están dando buena educación a los niños, le dan clases de otras materias, para que estén preparados, en mis tiempos no teníamos estas facilidades y me hubiese gustado haber aprendido más cuando me fui para Estados Unidos.

En la actualidad, ¿qué jinete respeta más?

Admiro en California al que se ganó la Copa Dubai, Joel Rosario, lo admiré mucho, un jinete fuerte y muy liviano, uno de los mejores allí; también Rafael Bejarano, que monta bien; Darret Gómez, uno de los viejos, es muy fuerte y muy efectivo; también hay un muchachito americano que se llama Joe Talamo, que lo está haciendo muy bien. De los panameños, Ezequiel Castro monta bien, Jorge Lezcano, Cornelio Velásquez, uno de los mejores en EU.

¿Qué le hace falta a la hípica panameña para que despegue como otrora?

Yo sé que han aumentado los premios y eso es muy importante, han dejado que vengan caballos de otros lugares, y eso es bueno porque abre y le da más oportunidad a la gente de comprar caballos de otros lugares.

¿Cómo abrió usted las puertas en los hipódromos estadounidenses?

Yo no abrí, las puertas estaban abiertas por jinetes como Manuel Icaza, Braulio Baeza, Jacinto Vásquez, Heliodoro Justines, allá sabían que los jinetes panameños eran buenos, de esa manera fue más fácil para mí.

¿Consideras que la privatización benefició al Hipódromo Presidente Remón?

No sé, yo no entiendo de esas cosas.

¿Por qué no hay tantos jinetes que ganan el Derby de Kentucky o una de las tres joyas de la triple corona en Estados Unidos?

Porque hay que tener un buen caballo, suerte y oportunidades, yo tuve la suerte de haber ganado una vez y en cinco años llegué de segundo, dos o tres de ellas pude haberlas ganado, pero tuve algunos tropiezos, pero van a haber jinetes que van a ganar más de un derby.

¿Qué premio recuerda más?

El Derby de Kentucky fue el de más trascendencia; fue importante haber sido ganador de estadísticas en muchos lugares de Estados Unidos; especialmente me siento muy orgulloso de tener el récord de todas las pistas en California, hice unos tremendos récords que en mi opinión nunca van a ser igualados en parte porque ahora hay ocho carreras en vez de nueve.

Se retiró como jinete el 29 de abril de 2003 a causa de una lesión en su columna por un accidente, ¿cómo fue ese momento?

Cuando estaba por convertirme en el de más montas, me inspiraba estar siempre arriba en las estadísticas y eso es muy importante para un jinete, todo el mundo quiere ser considerado el mejor y tú te sientes mejor por dentro, pero se te ponen las cosas más difíciles, porque hay responsabilidad, más presión, porque montas más caballos buenos, es responsabilidad de uno que esos caballos ganen.

Su accidente fue el 1 de marzo de 2003, en una carrera en Santa Anita, ¿qué recuerda de esa caída?

La caída fue aparatosa, tuve suerte de no haber quedado paralítico, decidí retirarme por instrucciones no solo de mi doctor sino de mi familia, fue muy doloroso, porque lo había hecho por muchos años, estaba ganando muchas carreras, estaba segundo en las estadísticas de Santa Anita, y recibía llamadas de varios lugares de Estados Unidos para montar en carreras grandes. No estaba listo para retirarme y fue muy duro.

Poco se habla de dopaje entre los jinetes, ¿eso ocurre en la hípica o solo se dopa a los caballos?

No sé, pero estoy seguro de que hay algunos jinetes que se meten algunas cosas ilegales para montar, pero a la larga son jinetes que no van a llegar a ningún lado.

En sus accidentes se quebró muchas veces la clavícula

Trece veces, seis en el lado derecho y siete en la izquierda. La primera tenía como cuatro meses de estar montando.

¿Y sobre la caída que ocasionó su retiro?

En esa caída me fracturé el cuello, después de cuatro días decidí ir al hospital y salió que tenía fractura en la segunda vértebra en tres partes y como había estado tanto tiempo sin atenciones, el cuello se curó, pero de manera defectuosa, si llego a tener otra caída, me dijo el doctor, la posibilidad de pegarme allí y quedar paralítico son muy grades.

Ud. le decía a los estudiantes que quiere montar una última vez, ¿de veras?

Siempre he querido montar un caballo más, siempre he tenido eso en la mente, no te garantizo qué vaya a pasar, pero me mantengo en condiciones por si de pronto llegara el momento estar allí donde haya dinero, donde sea, para jinetes retirados.

¿Cuál es su peso en la actualidad?

Yo peso de 126 a 130 libras, bajo y subo, no estoy estable, cuando me retiré yo montaba con 117 libras, y para hacer ese peso tenía que estar en 112 desnudo.

¿Ahora sí puede comer todo lo que quiera, adiós a las dietas?

No como todo lo que quiera, yo todavía me cuido y por eso me mantengo en condiciones.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES