Está navegando en la edición del Viernes 21 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Deportes

Hamilton, decidido a seguir estable

AP. LOS ÁNGELES, EU

21/12/2012 - Josh Hamilton ha leído todo acerca del potencial peligro que le espera en esta zona del país, especialmente con todas las tentaciones que ofrece Los Ángeles, la gran ciudad ubicada a escasos 45 minutos de Anaheim por carretera.

Hamilton se ríe de todo eso.

“Si uno quiere meterse en problemas”, enfatizó Hamilton, “no importa en dónde estés. Si estas en Alaska, Hawái, donde sea, si quieres hacer algo malo, lo haces y ya. Punto”.

El jardinero de 31 años de edad se ha propuesto tomar el camino del bien día a día, pero para un hombre cuyos problemas de abuso de alcohol y drogas lo dejaron fuera del béisbol por 3 1/2 años, las cosas no son tan fáciles.

Esa es la razón principal por la que el valor de Hamilton en el mercado se vio tan limitado este invierno.

El cañonero se tuvo que conformar con un contrato de cinco años, considerando que peloteros de su estatura - por decir, el dominicano Albert Pujols - pueden obtener hasta 10.

Y es por eso que el pacto de los Angelinos por 125 millones con Hamilton es considerado como una apuesta.

No se debe a la serie de lesiones que lo limitaron a un promedio de 129 juegos en los cinco años que militó con los Rangers, ni tampoco a la profunda sequía que sufrió en la segunda mitad de la temporada pasada.

Se debe, en muchas maneras, a que la vida entera de Hamilton - tanto en el terreno como fuera de este - parece siempre pender de un hilo.

Un pequeño resbalón, y todo el progreso que ha obtenido desde que enderezó el barco en octubre de 2005 puede venirse abajo.

Es por eso que sus dos pequeños incidentes relacionados con el alcohol, uno en enero de 2009 y el otro en 2012, no deben pasar desapercibidos.

Y es por eso que la palabra “estructura” es tan importante.

“Al igual que en todos lados, sin importar en qué lugar esté, necesito estructura”, dijo Hamilton durante su conferencia de prensa el sábado.

“En el receso de temporada, estar junto a mi familia, ir a la iglesia, hacer todas las cosas que necesito hacer para ser un mejor hombre y padre y esposo. Y durante la temporada, apegarme a la rutina de leer la Biblia y pasar el rato con mis compañeros y crear relaciones y toda esa rutina que uno tiene antes del juego de esa noche”, dijo Hamilton.

MÁS NOTICIAS EN Deportes

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES