Está navegando en la edición del Miercoles 5 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Deportes

Una sirena especial

Uno de los mayores logros de Ireyra Tamayo fue ser reconocida como la atleta más joven en competir en la Vuelta Acuática de Colón.

05/12/2012 - Con una sonrisa en su rostro, Ireyra Tamayo, nadadora de 10 años de edad y quien ha dejado el nombre de Panamá en alto en diferentes competencias internacionales, siempre alegra a todos los que la rodean.

Ireyra, quien está en la categoría sub 10 del club La Salle 2000, se metió en una piscina por primera vez cuando cumplió cuatro años de edad y no ha podido parar hasta ahora.

“Para mí la natación es diversión, esfuerzo y práctica”, dijo muy sonriente la pequeña, quien hoy es la Estrellita Deportiva de la Semana de La Prensa.

Estudiante del Oxford International School, la atleta, que es la menor de la familia Tamayo Periñán, tiene como objetivos principales en su vida estudiar, obtener un diploma y ser una de las mejores nadadoras del país.

Según recordaron sus padres, Ireyra y Luis, su pequeña comenzó a practicar natación gracias a su hermana mayor, Nayila.

“A Nayila la invitaron a un torneo de relevos del club Beldgans en 2005 y su hermana la acompañó a todas las competencias, hasta que pidió que la metiéramos también”, comentó Luis.

Después del debut de Ireyra en la natación, perteneció por cuatro años al club Barracudas, pero tuvo que salirse por problemas de horario y logística y decidió formar parte de La Salle 2000, en donde actualmente entrena con Albino Díaz.

“Albino me ha enseñado muchas cosas para mejorar mi técnica. Me ha enseñado a tirarme mejor, a dar la vuelta más rápido y a no hundirme”, dijo la alegre niña, quien admite, que le gusta nadar en la piscina Eileen Coparropa, porque es allí donde hacen todas las competencias.

A pesar de tener solo 10 años, la agenda diaria de Ireyra es compleja; entrena dos veces al día, la primera tanda es de 5:00 a.m. a 6:30 a.m. en la piscina Adán Gordón, su madre la lleva, la espera y le prepara el desayuno para que se lo coma en el carro mientras van camino a la escuela.

Luego de terminar de dar clases, Ireyra regresa a la piscina de 2:30 p.m. a 4:30 p.m., para finalmente llegar a la casa a eso de las 6:00 p.m. para comenzar a estudiar y hacer tareas. Esa rutina se repite todos los días.

“A veces cuando son las 7:30 p.m. ya le va entrando el sueño y se queda dormida por allí, o se pone perezosa, yo no le digo nada, porque sé que está cansada”, comentó la mamá de la atleta.

Todo ese sacrificio que hace Ireyra para ser una de las mejores en natación, ha dado sus frutos. Ella ha logrado representar a Panamá en El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, dejando siempre su huella en los récords de los torneos.

Recientemente en El Salvador, la atleta logró sus mejores marcas personales en las modalidades de 50 metros libre (30.45); 50 metros pecho (39.88); 50 metros dorso (35.52), 100 metros libre (1.06:14); 200 metros combinados (2.40.11) y 50 mariposa (31.86), lo que le valió muchos reconocimientos.

Algo que destacaron sus padres es que su niña hace todo lo que sea necesario por la natación, por el simple hecho de divertirse y no buscando publicidad.

“Para mí lo más importante es que ella se divierta. Siempre estoy orgulloso de ella, sobre todo cuando veo que disfruta lo que hace. Mis hijas y mi esposa significan todo para mí, la familia siempre trabaja junta”, comentó el papá, mientras le brillaban los ojos de la emoción.

Para su madre, ver que su niña ha tenido tanto éxito en el deporte es muy emocionante. “El esfuerzo que ella hace es enorme, por eso es que cuando la veo competir me emociono tanto, me halo el cabello, me como las uñas, en fin, siempre la estamos apoyando”.

Nayila, quien fue prácticamente la mentora de Ireyra en la natación, dice que su hermana es su mayor amiga, y que cada vez que puede le dice a todo el mundo que ella es su hermana.

“Ireyra es mi compañera de travesuras, es la persona con la que siempre puedo contar, me gustaría que se mantuviera siempre activa en la natación”, sentenció Nayila.

Aunque Ireyra es una niña tranquila, muy educada y centrada en lo que quiere, su padre cree que toda la disciplina que tiene se la debe a la natación.

“Ella es tranquila en todo, no tenemos queja de ella”, comentó la mamá, quien siempre la está acompañando a todas partes.

Actualmente Ireyra tiene promedio de 4.3 en el colegio y asegura que su materia favorita es ciencias naturales y las que menos les gustan son matemáticas y música.

El poco tiempo que le queda para descansar, a Ireyra le gusta jugar con sus mascotas, una perrita llamada ´Linda´ y con su gata ´Luna´, además de comer pescado, arroz con camarones secos, pollo al horno con puré y lasagna. Todo para recuperar la energía que quema durante el día.

MÁS NOTICIAS EN Deportes

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES