Está navegando en la edición del Viernes 14 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Economía

Productores trabajan en conjunto

Agricultura familiar busca espacio en los mercados

El 70% de los alimentos que se consumen en Centroamérica proviene de la agricultura familiar, sin embargo, el acceso a los mercados es escaso.

14/12/2012 - Pequeños agricultores en las provincias de Chiriquí, Veraguas y Herrera se han asociado en familia para trabajar la tierra y lograr así una mejor comercialización de sus cosechas.

Cultivos de café, plátano, raíces, tubérculos, hortalizas, granos, crías de aves y la producción de miel de abeja son algunos de los proyectos en los que se está trabajando en estas comunidades para impulsar la agricultura familiar.

A diferencia de la agricultura comercial, la familiar se caracteriza en que el trabajo de la tierra lo ejecutan los miembros de una misma familia o comunidad que utiliza parte de las cosechas para su subsistencia.

Con estos proyectos se busca ingresar a los pequeños agricultores en la comercialización de sus alimentos en el mercado local, explicó Allan Hruska, oficial de Producción y Protección Vegetal de la FAO para Centroamérica.

El 70% de los alimentos que se consumen en la región centroamericana proviene de la agricultura familiar, sin embargo, el acceso a los mercados es muy escaso.

En Panamá, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, siglas en inglés) se basa en seis pilares para fortalecer la agricultura familiar y lograr su objetivo de un mundo sin hambre. El programa Telefood es uno de ellos.

A través de este proyecto se le brinda asistencia a las familias para que mejoren su producción, generen más ingresos y tengan mejor acceso a los alimentos y mercados. Cada proyecto dispone de un presupuesto máximo de 10 mil dólares.

El grupo, por su parte, se compromete formalmente a establecer un fondo comunitario con una parte de los ingresos generados, con el fin de asegurar la sostenibilidad.

La Asociación de Productores Agropecuarios San José, de El Llanillo, en la provincia de Veraguas, es un ejemplo de éxito del programa Telefood. En esta región del país, 24 familias se unieron para iniciar el cultivo de cuatro hectáreas de plátano donde cosecharon más de mil cientos de plátanos.

La buena productividad se replica con éxito en la comunidad de Tara, distrito de Atalaya, en la provincia de Veraguas. Allí 14 familias agrupadas en el grupo Toreños Unidos mejoraron su producción de miel de abeja.

Los apicultores en un año han logrado aumentar su cría de abejas de 10 colmenas a 30 con mejores y sus rendimientos subieron de 80 galones a 240 galones.

Las ventas también mejoraron, sus ingresos pasaron de mil 280 dólares a 3 mil 840 dólares.

Los fondos Telefood financian la construcción de cercas para la cría de aves, producción de semillas y asesoría a los agricultores.

FAO Panamá recibe 100 mil dólares, cada dos años, y son distribuidos en los diferentes proyectos que se tienen programados con las asociación

En el período 2012-2013 se programa trabajar en 15 proyectos, cuatro de ellos ya están en ejecución.

La producción de hortalizas y granos básicos en la comarca Guna Yala y los otros dos restantes en Veraguas. En Calobre, un grupo de 16 madres de familia trabaja en la producción de tilapias en estanques. En Cañazas, en la comunidad de Los Lajones, 17 agricultores cultivan maíz para el consumo y venta, además de la producción de semillas de buena calidad.

Apoyar a pequeños productores a suplir la demanda de los supermercados y comerciantes es uno de los objetivos de los proyectos de la FAO, pero de una forma organizada, comenta Hruska.

“La calidad de un producto final y la producción a gran escala son los dos pilares para lograr penetrar en nuevos mercados y esto solo se logra si los agricultores se asocian para cultivar la tierra”, indicó el representante de la FAO.

Un ejemplo de ello es la producción de café. En Centroamérica, el 85% del café que se consume procede de pequeños agricultores que se han agrupado en cooperativas o asociaciones. Incluso, la capacidad de negociación es más favorable si se trabaja en asociaciones.

Invertir en la agricultura es claramente rentable, destaca el estudio “El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2012”, presentado por la FAO.

En los últimos 20 años, por ejemplo, los países con las tasas más altas de inversión en las explotaciones agrícolas han hecho los mayores progresos en reducir el hambre a la mitad, para cumplir con el primer objetivo de desarrollo del milenio.

El informe hace un llamamiento a los gobiernos, organizaciones internacionales, la sociedad civil y las empresas inversoras para garantizar que las grandes inversiones en agricultura -como la adquisición de tierras por empresas y fondos privados-, son transparentes, responsables, socialmente beneficiosas y sostenibles para el medio ambiente.

“La palabra clave es buena gobernanza. Debemos garantizar que las inversiones cumplen una serie de condiciones que aseguran su contribución a la seguridad alimentaria y al desarrollo local sostenible”, destaca la FAO.

MÁS NOTICIAS EN Economía

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES