Está navegando en la edición del Lunes 19 de Agosto del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Economía

Planta de generación térmica

El costo de la reconversión

La planta de carbón, que tiene capacidad para generar 120 megavatios, comenzó a producir electricidad 14 meses más tarde de lo previsto.

Wilfredo Jordán S.
wjordan@prensa.com
GENERACIÓN. En el complejo termoeléctrico de Colón operan tres plantas. La reconversión a carbón y el ciclo combinado a gas en las cuales el Estado tiene participación y los motores de Cativá que son 100% de GDF Suez. CORTESÍA/GDF Suez.

19/08/2013 - La reconversión de la planta a carbón de Bahía Las Minas (BLM), Colón, le terminó costando a los accionistas de la empresa $160 millones.

La cifra fue revelada por Philippe Delmotte, gerente de GDF Suez Energy Central America, dueña del 51% de las acciones de BLM, mientras que el Estado tiene el 49% restante.

Tanto los costos de mantenimiento como los atrasos que se generaron por la quiebra de un contratista han provocado que el Estado ­ en calidad de accionista­ se meta la mano en el bolsillo para sacar a flote la operación.

La planta térmica, que tiene capacidad para generar 120 megavatios, comenzó a producir electricidad 14 meses más tarde de la fecha establecida, debido a la quiebra de la empresa Sadelmi, que no pudo terminar de construir la caldera de carbón que reemplazó a las tres que funcionaban a base de bunker.

En noviembre de 2009, el Gabinete autorizó al Estado, por conducto del Ministerio de Economía y Finanzas, a suscribir un contrato con el Banco Nacional de Panamá por $40 millones para finalizar el plan de reconversión a carbón.

En ese momento se explicó que el proyecto solo incluía la construcción de la caldera, ya que las tres turbinas de la planta seguirían siendo las originales.

Ahora se conocen más detalles de la reconversión, como la inclusión de altas cuotas de mantenimiento, que el año pasado generaron gastos por $20 millones, aportados por los socios, entre los cuales se cuenta al Estado.

De este total, $8 millones se destinaron a los trabajos de reparación de la caldera y más de $12 millones para compra de energía en el mercado ocasional, que se requerirá para suplir los contratos que BLM tenía con las distribuidoras, a las que no pudo atender por los trabajos de mantenimiento.

La herencia de BLM

Cuando Suez compró BLM a la estadounidense Ashmore Energy en 2008, existía un acuerdo con el subcontratista Sadelmi para construir la caldera de carbón.

Delmotte cuenta que “tras la quiebra de Sadelmi, la administración trató de negociar con los dueños de esa empresa, pero fue un tema complicado”.

Al final se canceló el contrato con Saldelmi y GDF Suez tomó el control de la caldera, aunque hay un proceso judicial que aún no se ha finiquitado.

La reconversión a carbón consistió en la construcción de una sola caldera que quema carbón y que reemplazó tres calderas de bunker.

La obra estaba prevista para comenzar operaciones en agosto de 2009, pero empezó a generar energía en 2011. Hasta antes de la entrada en operación de esta planta, la matriz de generación de Panamá solo estaba compuesta por térmicas (bunker y diésel) e hidroeléctricas (agua).

Delmotte afirma que pese a los problemas, el proyecto ha traído beneficios al sistema porque la generación a base de carbón es más económica y menos contaminante que el bunker.

Detalla que la planta está operando casi todos los días, ya que el costo de generación es uno de los más bajos del sistema, después de las hidroeléctricas.

El carbón que se utiliza se trae por vía marítima de Colombia y tiene menos del 1% de azufre.

Pese a ello, los ambientalistas no dejan de cuestionar su uso por la contaminación que puede traer al medio ambiente.

Diariamente la planta gasta mil toneladas de carbón. Cada 15 días llega una embarcación al puerto de bahía Las Minas donde se descarga el mineral y luego se lleva en camiones hasta una galera que se construyó a un costado de la carbonera.

GDF Suez asegura que la planta cuenta con un filtro precipitador de partículas que capta todos los residuos del carbón quemados para que no vayan a la atmósfera.

Un reto

Ahora, la empresa construye una tubería de 700 metros de extensión que se utilizará para transportar el vapor desde la caldera de carbón hasta otro punto donde se encuentra una turbina que será movida con este.

Se trata de un proyecto creado para aprovechar al máximo los recursos y utilizar el vapor generado con la caldera de carbón, que es más barato que otro combustible.

LA EMPRESA EN NÚMEROS

$700

Millones es la inversión aproximada de GDF Suez en Panamá.

485

Megavatios es la capacidad de generación de las plantas que opera Suez en el país.

1,000

Toneladas de carbón por día consume la caldera construida en BLM.

50%

De la inversión del grupo franco-belga se concentra en América Latina.

Limpieza de turbinas

La inversión en mantenimiento de GDF Suez en BLM el último año supera los $20 millones.

Durante un recorrido por la planta se pudo apreciar los trabajos que se realizan en todo el complejo.

Aquí se incluyen $8 millones en la planta de carbón, $6 millones en la turbina de vapor del ciclo combinado, $4.5 millones en mantenimiento de la turbina de gas y $13.5 millones en el proyecto de interconexión con la caldera de carbón.

Adicional, se proyecta una inversión aproximada de $30 millones entre 2013 y 2019.

La administración de la empresa afirma que después de todos estos trabajos el complejo­ que tiene una capacidad total de 367 megavatios­ tendrá una mayor garantía de operación.

BLM representa un 20% de la capacidad instalada del sistema de todo el país, que supera los dos mil megavatios. GDF Suez opera 120 megavatios de carbón, 160 megavatios del ciclo combinado y 87 megavatios de los motores de Cativá.

Wilfredo Jordán S.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES