Está navegando en la edición del Lunes 26 de Noviembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Economía

aumenta la siniestralidad en los automóviles

El costo del caos en la ciudad

Más de un 35% de los vehículos circula sin póliza. Una aplicación desarrollada por la Asociación de Aseguradoras detectará a carros sin seguro vigente.

26/11/2012 - Cada 15 minutos se produce un accidente de tránsito en el país. Casi 100 al día. La cifra aumenta cada año y según el Ministerio de Economía y Finanzas, entre enero y julio hubo 20 mil 710 colisiones, mil 82 más que un año antes.

Además del drama personal, detrás de cada accidente se genera un gasto importante. Hasta septiembre de este año, el monto en siniestros en que han incurrido las aseguradoras es de $81.8 millones, según la Superintendencia de Seguros.

Aunque faltan tres meses para que concluya el año, el monto en siniestros supera ya al de todo 2010 ($81 millones) y no tardará en sobrepasar los $96.8 millones de siniestros del año pasado. “Este año se van a superar los $100 millones en siniestros pagados”, pronostica Carlos Berguido, director ejecutivo de la Asociación Panameña de Aseguradores.

El aumento de la siniestralidad eleva el costo de las primas, asumiendo los consumidores el impacto. Hasta septiembre, las primas pagadas en seguros de automóvil ascienden a $144.3 millones. Y esas son las cifras que se mueven entre las aseguradoras. El costo real de los accidentes es mayor, ya que un porcentaje elevado del parque vehicular (superior al 35%) circula por las calles sin una póliza vigente.

La cantidad de accidentes está íntimamente ligada al crecimiento del parque vehicular, que, según Roberto Moreno, subdirector de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre, aumenta en 60 mil vehículos al año.

El parque vehicular se sigue desarrollando de la mano de un país que crece en el presente al 10%, pero que históricamente no ha hecho las inversiones pertinentes en infraestructuras y en sistemas de transporte masivo.

Precisamente el plan de infraestructuras que ejecuta el Gobierno –y que promete aliviar ese déficit histórico– también contribuye al caos urbano en que está sumida la ciudad.

En algunas de las avenidas importantes donde se están haciendo trabajos se ha reducido el espacio disponible para la circulación de vehículos y no hay una señalización adecuada. Incluso, semáforos en cruces de calles muy transitadas no están en funcionamiento y por la noche no hay policías regulando el tráfico.

falta de confianza

Para Berguido, además del crecimiento del parque de vehículos, una de las razones que explica el aumento de los tranques y el caos es la falta de confianza de los usuarios en el sistema.

Pone como ejemplo que a pesar de que se implantó el formulario único y definitivo para que los conductores llegaran a acuerdos en caso de accidentes y retiraran los carros de la vía, este mecanismo no ha tenido el resultado deseado.

“Muy poca gente cree en el sistema. Porque tú no tienes certeza de que la otra persona tiene seguro. El sistema no funciona por falta de confianza. Y mientras tanto uno va a esperar a que llegue la policía y hacer las cosas al estilo de antes”.

Para resolver esta situación, las aseguradoras desarrollaron un sistema informático que proporcionaría a la ATTT información sobre la vigencia de la póliza de los usuarios. Según los aseguradores, hace falta “voluntad política” e implementar una ley que permita el uso de esta herramienta.

Consultado al respecto, Moreno dijo que la ATTT tiene la intención de utilizar este sistema, previo a la firma de un convenio con la Apadea. “Cuando los agentes encuentren que el vehículo no tiene seguro vigente, se va a retirar de la vía el auto, se llevará al patio de la grúa y no se dejará salir hasta que se pague la boleta y se presente la póliza de seguro”.

En el fondo del problema también está la falta de cultura cívica en el manejo. Aunque se han hecho algunas campañas, Berguido dice que su resultado es relativo y que lo más importante es que, como sucede por ejemplo en Europa o en Estados Unidos, es tener la certeza del castigo cuando se comete una infracción. En Panamá, sin embargo, el Estado se ha demostrado incapaz de hacer cumplir las normas.

Moreno asegura que “vamos evolucionando en esa dirección” y que cada día se decomisan 100 licencias, que se les están retirando los carros a los conductores ebrios, a quienes hacen regatas y que se está aplicando el sistema de puntuación, vigente desde 2006, pero que no se aplicaba.

Objetivo: Desincentivar el uso del carro en la capital

La alcaldesa de Panamá, Roxana Méndez, dijo que se debe desincentivar el uso de los vehículos en el centro de la ciudad. La inversión que se está haciendo en proyectos como el Metro y el Metro Bus, “debe llevarnos a que se utilice más el transporte público.

“La dinámica va a tener que cambiar porque si hay 25 mil carros nuevos por año y todos vienen a la ciudad, va a ser físicamente imposible”, dijo la alcaldesa en una conferencia celebrada el pasado viernes en la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa sobre la movilidad en la ciudad.

Uno de los retos que tienen frente a sí la Alcaldía y el Gobierno es la creación de aceras para que los ciudadanos puedan caminar.

Más imperante se hace la necesidad si se quiere desmotivar el uso de vehículos privados cuando entre en funcionamiento la primera línea del Metro.

Méndez señaló que están trabajando junto a la Secretaría del Metro, el Ministerio de Obras Públicas y la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre para construir aceras en los alrededores de las futuras estaciones del Metro, por donde se prevé un elevado tráfico de peatones.

Además, se aprovechará el proyecto de soterramiento de cables en la ciudad para recuperar y construir aceras en las zonas donde se vayan eliminando los cables aéreos y los postes de la luz.

Roberto González Jiménez


kikebull
Hace 2 aos

mientras la gente se siga comportando como animales no va a cambiar la cosa,la educación,cortesía,respeto y respeto por la leyes no es parte de los conductores de este país.salir a la calle es una proesa donde se debe luchar contra una masa de gente que parecen salvajes.entre los taxistas que hacen lo que les da la gana,los diablos rojos que todavía no entiendo por que existen y los camiones cargados por el pano izquierdo y a toda velocidad.... esto va a parar en muy mal....

Vamos Bien
Hace 2 aos

Se nota que el gobierno hasta ahora se dio cuenta que nadie iba a dejar de usar el automovil para montarse en el metro. Más aun cuando el Metro va de un lado a otro y no queda cerca de nada las estaciones.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES