Está navegando en la edición del Martes 20 de Agosto del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Hoy por Hoy

20/08/2013 - Sobrecostos en obras públicas, contrataciones directas, decenas de contratos con una empresa única: las irregularidades se acumulan y expanden en ritmo creciente y acelerado, a medida que se aproxima el fin de la administración.

Ciertamente el gobierno del cambio ha marcado uno con relación a los anteriores. Mientras en sus últimos tiempos estos se deslizaban en una inacción de duermevela hacia la hora definitiva, este parece acosado por una urgencia de hecatombe que le impele a fraguar negocios donde quiera que una oportunidad muestre la cabeza.

Cómo, si no, se entiende, por ejemplo, el apremio de dejar todo dispuesto para la venta de los terrenos que albergan la sede de centros educativos públicos, cuando es de sospechar que los proyectos para desarrollar áreas urbanas tan valiosas ya deben contar hasta con estudios de impacto ambiental en vías de aprobación fast track.

De seguro, por el contrario, no existe un plan de visión integral que cubra la suerte de los estudiantes así desplazados. Y como se ve, las explicaciones que se pretenden dar sobre todo esto recuerdan la sentencia sabia “no aclares, que enturbias”.

 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES