Está navegando en la edición del Lunes 2 de Septiembre del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Hoy por Hoy

02/09/2013 - Mientras la mayoría de los Estados calculan de manera meditada lo que haya que hacer con relación a Siria en la coyuntura actual, Panamá, con más ligereza y ánimo de alinearse con Washington, que consecuente con nuestros intereses nacionales, apresura opinión favorable a una acción bélica punitiva contra el régimen de Damasco.

Forma distinta, por ejemplo, a la de Costa Rica al matizar con mayor diplomacia su pronunciamiento sobre el caso. Con tal declaración nos adelantamos innecesariamente al curso de los hechos, cuando se espera un pronunciamiento definitivo de la ONU sobre el particular.

Nadie como nosotros llamados a la cautela y a observar el cumplimiento del tratado concerniente a la neutralidad permanente del Canal de Panamá, el cual establece evitar que el país sea “objetivo de represalias en ningún conflicto bélico entre otras naciones del mundo”.

Esa política de neutralidad, búsqueda de consenso y conciliación –demostrada en el pasado en innumerables ocasiones– no significa vivir de espaldas a la geopolítica mundial. Sí requiere, en cambio, de vista larga, prudencia y sentido común.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES