Está navegando en la edición del Martes 30 de Septiembre del 2014. Para volver a la versión actual presione aquí.

Hoy por Hoy

30/09/2014 - El pleno de la Junta de Control de Juegos (JCJ) rechazó la solicitud de reconsideración de la empresa propietaria del juego de azar Buko Millonario, dejando en firme la decisión de cancelar su contrato de operación al hallar serias irregularidades en el proceso de concesión.

 Argumentaban los peticionarios que las anomalías cuestionadas eran subsanables, pero, ¿cómo podían serlo si de hecho vaciaban de legalidad dicho proceso en aspectos obligatorios para este tipo de otorgamientos? Por ejemplo, la autorización se dio aceptando que las acciones de la empresa fueran “al portador”, desconociéndose, por lo tanto, quiénes son los beneficiarios finales del negocio.

Ya es de imaginar lo que puede darse en una actividad revestida de tan ominoso origen y de fines tales. Hace bien entonces la JCJ al corregir el entuerto. Y debe ir más allá: identificar a los que deban responder por una largueza tan irresponsable como la vista en este caso.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES