Hoy por Hoy

23/10/2014 - Desde 1821 y hasta 1903, excluyendo los casi nueve años de existencia de la confederación de la Gran Colombia, y los más de tres años que Panamá se independizó de Nueva Granada, en 1830, 1831 y 1840, nuestra nación manifestó una profunda incomodidad con la forma de actuar de Bogotá, situación que terminó con la separación de 1903.

A los dos países les cuesta tener relaciones bilaterales “normales”, y pese a que hay miles de colombianos que permanecen en Panamá legal o ilegalmente buscando su bienestar, y en el otro extremo, la existencia de una gran apertura a las inversiones en bancos y cafetaleras, galletas y cementeras, Bogotá sigue sin entender a Panamá.

En su voluntad de ser miembro de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), Colombia usa dichas circunstancias para cambiar las reglas económicas con las que opera la economía panameña. A pesar del arrinconamiento de la Zona Libre de Colón, Panamá da muestras de madurez y diplomacia para resolver este asunto. Ojalá que del otro lado del Tapón del Darién no las confundan con otra cosa.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES