Página del lector

[FOTODENUNCIA]

INDIGENCIA EN MEDIO DE LA ABUNDANCIA


LA PRENSA/Maydée Romero Sprang.

 

 

La estructura del viaducto de la vía Brasil le sirve como tendedero de ropa a un indigente que pernocta en los alrededores y que ya se ha hecho tristemente célebre entre los peatones y automovilistas que transitan por el área. La escena solo confirma que Panamá, a pesar de su pujanza económica, aún carece de una efectiva política de Estado que brinde las herramientas de subsistencia y atención a los ciudadanos que provienen de los sectores marginados.

 

 

Documental impulsa industria emergente de cine

 

Felicito a la Revista K por el interesante y alentador artículo de Enrique Kirchman sobre el documental panameño Invasión.

Interesante porque presenta la obra de un cineasta motivado en ofrecer una perspectiva histórica actualizada de quizás el episodio más traumático en el país, con suficiente sensibilidad para señalar la falta de recordación por nuestros caídos. Y alentador porque destaca el logro del cineasta de producir un documental de calidad para su proyección en salas de cine a partir del 25 de septiembre. Un logro muy grande, si observamos que en los últimos cien años se pueden contar con los dedos de las manos las películas panameñas que han pasado por taquilla... y te sobrarían dedos.

Aprovecho para mencionar que Invasión fue una de las películas panameñas beneficiadas con el Fondo Cine de Panamá, lo mismo que Rompiendo la ola, otro documental panameño cuyo estreno ha sido anunciado pronto; así como Sultán y Salsipuedes, películas argumentales en proceso de producción para ser estrenadas en 2015. También están camino de estrenarse otras películas beneficiadas con el Fondo Cine: un documental sobre los constructores del Canal, otro sobre las víctimas del dietilene glycol, y una película argumental sobre artes marciales y romance juvenil.

Del mismo modo, varios cientos de profesionales se preparan para trabajar en distintas etapas de producción de otras 13 películas panameñas beneficiadas con el Fondo Cine. Esta actividad fílmica, nunca antes vivida en el país, es resultado directo de la Ley de Cine de Panamá, que en tan solo dos años de ejecución ha iniciado el tan esperado despegue de una verdadera industria cinematográfica nacional.

 



Joaquín Horna Dolande
Cineasta


Aplauden las ´Cartas de Julio Viernes´

 

Qué agradable leer nuevamente en Mosaico estas “Cartas a Julio Viernes” de César Young Núñez. No es de las mejores que ha producido, pero no hay allí ni una sola señal de cursilería o sentimentalismo. La cita del párrafo final es una celebración y a la vez una crítica demoledora. Encaja exactamente, con precisión de relojero.

Lo acompaña en Mosaico esta semana (La Prensa, 31/8/2014) de agosto), un bostezo de principio a fin. El autor es JJ Armas Marcelo, tan banal que se aproxima a lo ridículo.

 



Ricardo López Arias
Doctor en filosofía


Los 100 años del Canal y la soberanía

 

“Los 80 kilómetros del Canal de Panamá, que une a los dos océanos, han servido desde hace 100 años para abrir paso al comercio mundial. A partir de 2000, cuando la administración pasó a manos panameñas, la vía se convirtió en uno de los motores de la economía. Desde el 15 de agosto de 1914, cuando se inauguró el Canal con el paso del Ancón, hasta el 30 de julio de 2014, han transitado 1 millón 55 mil 212 buques” (La Prensa 15/08/2014).

En efecto, el 15 de agosto pasado celebramos su centenario (1914-2014). En lo concerniente a la cuestión de la soberanía de Panamá sobre la Zona del Canal, siempre hubo un consenso general y no deja campo ni para la discusión ni para la duda. Es decir, la tesis de la soberanía no la podríamos aquí resumir, ni siquiera enumerar, por todos los argumentos que se invocaron para demostrar que Panamá nunca enajenó su soberanía en el área y que la sigue manteniendo. Y los internacionalistas la han expuesto de forma brillante. También ha sido la opinión de los más autorizados internacionalistas estadounidenses.

La mantuvo el Dr. Harmodio Arias en su tesis The Panama Canal, traducida de manera muy pulcra y castiza por el Dr. Diógenes Arosemena. La sostuvo el Dr. Ricardo J. Alfaro en innumerables documentos, ya sea como embajador en Washington, como profesor de la cátedra y como conferencista en distintos países del mundo. La mantuvo con valentía el Dr. Ernesto Castillero Pimentel en su documentada obra Panamá y Estados Unidos.

En el decurso de los 100 años del Canal de Panamá, se habló de la posible construcción de otras vías. Ahora se estudia una posible ruta por Nicaragua, financiada por un magnate chino, y otro canal paralelo al de Suez. En todo caso la construcción de ambos jamás podría hacerse a través de un instrumento tan inicuo como el que se impuso a Panamá en 1903.

Si el Canal de Panamá no hubiera sido una necesidad estratégica imprescindible de la gran potencia del Norte, dificulto que Estados Unidos se hubiera interesado en construirlo aquí y en esa época. Pero era indispensable e imprescindible para su desarrollo como una potencia de guerra que el Canal se hiciera en esa década, y se hizo.

Empero, la lucha generacional por nuestras reivindicaciones y la recuperación de nuestra soberanía nacional en la antigua Zona del Canal no tuvo paréntesis de sosiego. Los panameños escogimos el camino de la lucha incesante por el derecho y la justicia con las armas de la razón y la diplomacia. Ese camino de la negociación amigable y digna es el que mantuvimos durante décadas y el que nos condujo finalmente al logro de nuestro máximo objetivo como nación libre y soberana: la recuperación de nuestro Canal.

La gesta del 9 de enero de 1964 contribuyó a estimular el espíritu patriótico de los panameños todos. El presidente Roberto F. Chiari rompe relaciones con EU y meses después se inician las negociaciones entre ambos países para un nuevo Tratado del Canal de Panamá. Mediante la firma y aprobación de los tratados Torrijos-Carter y su fiel cumplimiento integral realizado durante la histórica ceremonia oficial de la “Transferencia del Canal a Panamá” el 31 de diciembre de 1999; así, “alcanzamos por fin la victoria en el campo feliz de la unión”.

 



PAULINO ROMERO C.
Educador


El perfil del próximo contralor

 

Artículos recientes relacionados con la posición del próximo contralor o contralora de la República indican, desde ya, preocupación ciudadana sobre los candidatos que han de aspirar para tal posición. Esta es una señal muy saludable en vista del vergonzoso, triste y costosísimo (para el pueblo) desempeño de la actual contralora, Gioconda de Bianchini.

La preocupación de la sociedad civil, en general, se ha leído en varios artículos que expresan con mayores detalles el despiadado atraco financiero que perpetuó el pasado desgobierno autocrático de Cambio Democrático (CD) y todo su engranaje. Desde el más alto mando hasta “empleados públicos en mandos medios, jefes de compras, alcaldes, etc... “La cadena de “gordos” (no hubo, casi, negociados que bajaran de $1 millón) desmanes del jefe de CD y servidores es larga. Todos los artículos publicados sobre el tema son valiosos, valga mencionar: “¡Nunca Jamás!”, Carlos E. Galán (La Prensa, 19/8/2014), “Indultos e Impunidad”, Vitelio de Gracia Perigault (La Prensa, 29/8/2014), “La bolsa del PAN”, Berna Calvit (La Prensa, 8/9/2014). Por la importancia que cobran todas las “grandes joyas” cuyos costos arrasaron con una jugosa parte del erario del pueblo, es nuestra obligación elevar la voz en la próxima designación de un contralor, quien debe llenar requisitos indispensables para ejercer esa vital posición. Este funcionario debe cumplir, como mínimo, con el siguiente perfil:

1. Idoneidad, título universitario, especialidad en contabilidad/finanzas.

2. Un mínimo de 10 años de experiencia en posiciones ejecutivas de contabilidad o como contralor de reputable empresa privada.

3. Probada honestidad, integridad y transparencia (cartas de referencia).

4. Estar consciente del entorno económico del país y tener conocimiento del mismo en la región.

5. Conocer el significado de la palabra ahorro.

6. No ser político y mucho menos político de carrera (las razones sobran).

Los primeros cuatro requisitos son los que exige, con singular énfasis, una importante empresa privada. Para la República se suman los puntos 5 y 6. ¿Por qué la República de Panamá ha de exigir menos?

En estos momentos se propone a Leandro Ávila, del PRD, para esa posición. Él fue el primer diputado que salió a defender a De Bianchini, durante la audiencia que se le hizo en la Asamblea Nacional. Ávila dijo que la resolución de destitución leída por el diputado Luis Barría (Panameñista) era una “bofetada” a la contralora. ¿Qué mensaje nos envió Ávila? ¿Y, las mil “bofetadas” que la contralora le ha dado a un pueblo que clama por salud, agua, comida, sin respuesta, debido a su servil obediencia y cinco años de “poco importa” con las necesidades básicas del pueblo?

Ahora, con la publicación “Corrupción: la caída del país” (Y. Leis Alvarado (La Prensa, 13/9/2014, Pág. 4A), serias razones nos da la degradación abismal de los indicadores financieros-económicos, según el Foro Económico Mundial, estrechamente ligados a la Contraloría en específico (y el Ministerio de Economía y Finanzas, Poder Judicial, y otros).

Urge exigir un profesional con el perfil descrito (como mínimo) que trabaje para ayudar a “rescatarnos” del desprestigio financiero, legado de la frenética malversación del pasado gobierno CD. Exhortamos, desde ya, a los miembros de las 14 organizaciones de la sociedad civil (Agenda, La Prensa, 13/8/2014) a tener mayor proactividad, don de mando, y voz más alta y clara contra cualquier desacertado nombramiento en esa estratégica posición. De no ocurrir así, hoy más que nunca, veremos las funestas consecuencias económicas para el país y la administración Varela. La Contraloría no es un “pastel” para dividirse entre los partidos políticos.

 



José Guillermo González
Contador


EDICIONES ANTERIORES