Página del lector

[FOTODENUNCIA]

MIRADOR DEL MONTE

 

 

La primera impresión que tiene el lector es que esta foto recoge alguno de los parajes de la región selvática de Darién. La equivocación es válida por lo exuberante de la vegetación; sin embargo, debemos aclarar que se trata del mirador del puente de las Américas, sitio muy frecuentado por personas que llegan a recrearse en las riberas del Canal de Panamá. El monumento, donado por la Oficina de Desarrollo Comercial Chino-Panameño (China Continental), se ha convertido en el hábitat ideal de alimañas como serpientes, ratas, arañas y mosquitos, que ponen en peligro a panameños y extranjeros que visitan el lugar. El municipio capitalino tiene la palabra.

 

 



 


Réplica del empresario David Virzi

 

En mi condición de víctima de los daños causados a mi imagen como persona, como profesional y como empresario, a mi personalidad y a mi reputación, le exijo el derecho de réplica que me corresponde, con la misma prominencia otorgada por su medio de comunicación social al reportaje elaborado por el periodista Santiago Cumbrera, publicado hoy (29 de julio de 2014), en la sección Panorama del diario La Prensa, cuyo titular fue “Dueño de constructora denuncia extorsión por negocios en Portobelo”.

Dicha publicación es tendenciosa, y conduce a la opinión pública a señalarme como responsable de hechos con los cuales no tengo absolutamente ninguna relación.

Publicaron mi foto sin mi autorización para vincularme injustamente a dichos hechos, y por esa vía afectaron mi personalidad, mi honra y mi reputación, además del daño moral causado a mis familiares, todo lo cual constituye el delito de injuria.

En la misma nota de réplica, a rango de titulares, debe indicarse que la Corporación La Prensa se disculpa con este servidor, toda vez que dichas disculpas constituyen el primer paso para el resarcimiento de los daños causados de acuerdo con la ley.

Igualmente, al concederme el derecho a réplica que me otorga la ley, deben publicarse mis respuestas al cuestionario elaborado por el periodista Cumbrera y entregadas ya a dicho señor.

DAVID VIRZI
EMPRESARIO


Rechazan afirmaciones sobre Cerro Quema

Señores
Corporación La Prensa, S.A.
Ciudad

Atte. Luis Navarro

Re. Artículo "Minera en Azuero opera sin controles-Cerro Quema, Mina de irregularidades"  Edición de julio 18 de 2014

Estimado Navarro:

Me dijo a usted a raíz de la publicación del artículo denominado "Minera en Azuero opera sin Controles-Cerro Quema, mina de irregularidades", publicado por la "Unidad de investigación" de LA PRENSA en la primera plana de la edición del pasado 18 de julio de 2014.

Con mucho asombro he visto cómo  la periodista Mary Triny Zea ha utilizado mi nombre y el de prestigiosos abogados de la familia del exmandatario Ricardo Martinelli, quienes en períodos diferentes trabajaron, el primero en la firma forense denominada De La Guardia Arosemena & Benedetti, firma esta que dejó de practicar el derecho desde el año 1991 y la segunda, en la firma Benedetti & Benedetti, quien desde al año 2003 se desvinculó de Benedetti & Benedetti para abrir su propia practica forense en la firma Law Services PC.

La periodista Mary Triny Zea en su reportaje investigativo sobre el desarrollo minero de Cerro Quema, incurre en toda clase de inexactitudes, omisiones e imprecisiones, y adicionalmente distorosina y tergiversa los  hechos, lo cual denota, entre otras cosas, un interés oscuro en resaltar una "conexión" y un tráfico de influencias por parte de mi primo Julio Benedetti y de mi persona en la obtención de permisos y "avales" cuando afirma: "una investigación de este medio reveló que la Minera Cerro Quema consiguió permisos de exploración metálica a través de directivos que estaban bien conectados con la pasada administración".

La forma tan burda en que la periodista ha manipulado la información que obtuvo de parte del extrabajador de la Minera Cerro Quema, reflejada por la forma en que mezcla en el tiempo las concesiones de exploración, extracción y el estudio de impacto ambiental.

Para su rápida, referencia las concesiones tanto de exploración como extracción son identificada entre otras cosas con su fecha de aplicación,  por ello, en el caso de la consesión de explotación, la misma se distingue con el símbolo CEMSA-EXPLO (ORO Y OTROS) 88-01, ya que, por si ella no lo sabe, la concesión fue presentada ante la Dirección General de Recursos Minerales del Ministerio de Comercio e Industrias en el año de 1988, año en que Panamá imperaba una dictadura militar y la firma de abogados que solicitó dicha concesión de exploración fue la firma forense Arias y Fábrega. Más aun, una revisión objetiva de los registros de la sociedad anónima en referencia, demuestran que cuando se "consiguió el permiso de exploración metálico", la suscrita No ostentaba ningún tipo de puesto en la junta directiva de la Compañía de Exploración Mineral S.A.

Para su información, la Compañía de Exploración Mineral S.A. luego de haber sido declarada "Elegible" para la exploración de minerales por medio de la Resolución No.  88-25 fechada el 23 de marzo de 1988, la cual fue debidamente publicada en la Gaceta Oficial No, 21,033 de 21 de abril de 1988, solicitó una concesión de exploración de minerales en la clase IV (oro y otros), la cual fue acogida favorablemente, y luego de cumplir con todos los requisitos que exigían las leyes de esa época, se le otorgó una concesión de exploración mediante el contrato de Exploración No 29 de 20 de noviembre de 1989 publicado en la Gaceta Oficial 21,472 de 9 de febrero de 1990.

Con posterioridad, y ya en el año de 1996, la concesión de exploración arriba  indicada fue debidamente enajenada a favor de la compañía "Minera Cerro Quema S.A.", por medio de la Resolución No.133 de 20 de agosto de 1996 de la Dirección General de Recursos Minerales, publicada en la Gaceta Oficial No.23,135 de 2 de octubre de 1996, quedando de esta forma la Compañía de Exploración Mineral, S.A. desvinculada totalmente de la concesión minera e inactiva desde el año 1994.

Finalizado el proceso de exploración y de conformidad con lo estipulado en el Código de Recursos Minerales, Minera Cerro Quema S.A. procedió a solicitar en el año 1996, las respectivas concesiones de extracción sobre parte de las áreas que contemplaba la concesión de exploración antes descrita, a través de tres (3) diferentes concesiones de extracción, las cuales fueron otorgadas por medio de los siguientes contratos:

1. Contrato No, 19 de 13 de febrero de 1997 para minerales de la Clase IV e identificado como MCOSA-EXTR (oro y otros) 96-63 publicado en la Gaceta Oficial No. 23,233 de 26 de febrero de 1997 en un área de 500 hectáreas.

2. Contrato No. 20 de 13 febrero de 1997 para  minerales de la clase IV e identificada como MCOSA-EXTR (oro y otros) 96-62 publicado en la Gaceta Oficial No. 23,233 de 26 de febrero de 1997 en un  área de 5000 hectáreas.

3. Contrato No, 21 de 13 de febrero de 1997 para materiales de la Clase IV e identificada como MCQSA-EXTR (oro y otros) 96-64 publicado en la Gaceta Oficial No. 23,236 de 3 de marzo de 1997 en un área de 4,893 hectáreas.

Solo como ayuda de memoria para la periodista, los estudios de impacto ambiental (EIA) no se encontraban regulados en  esa época, ya que la Ley No. 41 General de Ambiente fue adoptada en 1998,  un año después de otorgadas las concesiones de extracción.

Por otro lado, resulta llamativa la forma en que la periodista en su "infografía" denominada "Directivos de Minera Cerro Quema cuando se solicitaron los avales de exploración y explotación", incluye mi nombre, a pesar de no formar parte de la Junta Directiva de Minera Cerro Quema S.A., ni mucho menos de Compañía de Exploración Mineral S.A., en la época en que se obtuvieron las concesiones o "avales" como erróneamente los denomina la periodista. Siendo ello así, nos queda claro que lo hizo con premeditación y alevosía con el único objetivo de vincularme y utilizarme como nexo con dos abogados de apellido Martinelli, que, como expresé anteriormente, a principios de sus carreras prestaron sus servicios profesionales a la misma firma de abogados en la que yo trabajaba.

La maraña de conexiones imaginarias y desfasadas que incluyen en su "infografía", nos demuestran claramente cómo La Prensa manipula información para conseguir un objetivo. Como si fuera poco, entrelaza una serie de sociedades anónimas que nada tienen que ver con Minera Cerro Quema S.A. y/o su actividad minera como lo son:

1. Minera Central S.A., sociedad esta que mi padre y yo constituimos en el bufete De la Guardia Arosemena & Benedetti en el año 1990 como parte de nuestra práctica profesional de abogados para un cliente de la firma, y quien no guarda ningún tipo de relación con la Mina de Cerro Quema. Una investigación bien hecha hubiese demostrado  que, de conformidad con los récords del Ministerio de Economía y Finanzas, la misma se encuentra inactiva desde al año 1998.

2. Compañía Minera Tabasará S.A., constituida por la firma De la Guardia, Arosemena & Benedetti en 1988 para uno de sus clientes. Igualmente, no guarda ningún tipo de relación con Minera Cerro Quema S.A. o alguna exploración minera en la República de Panamá, por lo que claramente se desprende la forma en que la periodista ha manipulado los archivos de la Oficina del Registro Público de Panamá con el propósito de sembrar en los lectores un morbo y escándalo que solo guarda relación con sus oscuros intereses.

3. Geo Finance Corp.,  cuyo nombre correcto es Geo Financial Corp., fue constituida en febrero de 1992, en la época en que el Licdo. Guido J. Martinelli Jr. prestaba sus servicios profesionales como abogado en la firma De la Guardia, Arosemena & Benedetti. Dicha sociedad fue constituida como parte de nuestra práctica profesional para un cliente de firma, quien nunca tuvo ningún tipo de relación con Minera Cerro Quema S.A., o sus afiliadas. La falta de objetividad de la periodista queda demostrada una vez más cuando una breve búsqueda en los récords del Ministerio de Economía y Finanzas nos revelan que se encuentra inactiva desde al año 2003.

Un ejemplo adicional de la forma tendenciosa en que la periodista ha manipulado la información que aparece en la Oficina del Registro Público de Panamá, lo constituye el compartimiento en el que plasma lo siguiente: "Alida Benedetti y Guido Martinelli Jr. aparecen como directores en decena de sociedades anónimas", como si ello fuese pecaminoso, buscando con dicha aseveración inducir a los lectores a inexactitudes y equivocaciones con respecto a la práctica de nuestra actividad profesional.

No tengo por qué justificar ante La Prensa mi proceder profesional, ya que la Constitución y las leyes de las República de Panamá me otorgan el derecho a practicar la profesión de abogado, algo que con honestidad y profesionalismo ejerzo desde el año de 1977, sin tener que recurrir para ello a supuestas "conexiones" inexistentes. Los ataques infundados contra mi persona aparecidos en la primera plana de La Prensa el 18 de julio pasado atentan con el buen nombre e imagen que, con mucho esfuerzo y sacrificio, he sabido ganarme tanto en este país como internacionalmente, ejerciendo con responsabilidad el derecho como parte del legado de mi padre en esta digna profesión y en este despacho de abogados.

Atentamente,
Alida Benedetti
Idoneidad No. 381 de 9 de noviembre de 1977

c.c. I. Roberto Eisenmann
     Junta Directiva Corporación La Prensa S.A.
     Licdo. Guido J. Martinelli Jr.
     Licdo. Julie Martinelli Lince
     Ing. Julio Benedetti
     Ing. Alfredo Burgos
     Cámara Minera de Panamá


Rechazan afirmaciones sobre Cerro Quema

 

“La periodista Mary Triny Zea, en su reportaje sobre el desarrollo minero de Cerro Quema, incurre en toda clase de inexactitudes, omisiones e imprecisiones, y adicionalmente tergiversa los hechos”.

Así lo expresa la abogada Alida Benedetti, de la firma Benedetti & Benedetti, en nota enviada a la Corporación La Prensa, en la que refuta el contenido del reportaje “Minera en Azuero opera sin controles-Cerro Quema, mina de irregularidades”, publicado el 18 de julio de 2014 en la primera plana de La Prensa.

Según Benedetti, en la publicación hay un interés oscuro en resaltar una “conexión” y un tráfico de influencias por parte de su primo Julio Benedetti y de su persona en la obtención de permisos y “avales” cuando se afirma: “Una investigación de este medio reveló que la Minera Cerro Quema consiguió permisos de exploración metálica a través de directivos que estaban bien conectados con la pasada administración”.

“Con mucho asombro he visto cómo la periodista Mary Triny Zea ha utilizado mi nombre y el de prestigiosos abogados de la familia del exmandatario Ricardo Martinelli, quienes en períodos diferentes trabajaron el primero en la firma forense denominada De la Guardia, Arosemena & Benedetti, firma esta que dejó de practicar el derecho desde el año 1991, y la segunda, en la firma Benedetti & Benedetti, quien desde el año de 2003 se desvinculó de Benedetti & Benedetti para abrir su propia práctica forense en la firma Law Service PC”.

Agregó que “la forma tan burda en que la periodista ha manipulado la información que obtuvo de parte del extrabajador de la Minera Cerro Quema, queda reflejada por la forma en que mezcla en el tiempo las concesiones de exploración, extracción y el estudio de impacto ambiental”.

Nota del defensor

Lo antes expuesto es un extracto de la carta enviada por Benedetti. Debido a lo extenso de la misiva, recurrimos a la alternativa de publicar la versión completa en prensa.com, página 12A, Página del Lector.
HERMES SUCRE SERRANO. DEFENSOR DEL LECTOR

 



 


 

EDICIONES ANTERIORES