Está navegando en la edición del Martes 8 de Enero del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Mundo

Shinzo Abe causa revuelo por himno

En Japón, el himno nacional es un símbolo del imperialismo y militarismo pasado. Abe se inclina por fortalecer el patriotismo.

REUTERS. tokio, japón

08/01/2013 - El primer ministro japonés Shinzo Abe y su partido gobernante iniciaron su primer día completo de trabajo de 2013 cantando el himno nacional, considerado por los críticos como un símbolo del imperialismo y el militarismo japonés del pasado.

El retorno de Abe, de 58 años, al cargo de primer ministro luego de la victoria aplastante de su conservador Partido Liberal Demócrata en una elección el mes pasado, ha generado preocupaciones en el país y el extranjero sobre un giro hacia la derecha en la política japonesa.

El Kimigayo, una breve y melancólica melodía, fue el himno nacional de facto antes de la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial. La oposición pública al himno y al “Hinomaru”, la bandera nacional, a los que sólo se les dio estatus legal en 1999, se ha debilitado en los últimos años y el himno es cantado de manera rutinaria en las escuelas y eventos deportivos.

Pero ambos símbolos patrios aún pueden generar controversia, especialmente cuando la política se involucra. Los maestros en las escuelas públicas han intentado sin éxito demandar a las autoridades por haber sido obligados a ponerse de pie y entonar el himno en eventos oficiales.

Abe ha puesto prioridad en la recuperación de la estancada economía del país desde que asumió el cargo el 26 de diciembre. Pero también quiere flexibilizar los límites de la Constitución pacifista de 1947 contra los militares y modificar la historia bélica japonesa con un tono de menos disculpas.

Durante su período como primer ministro en 2006-2007, Abe revisó una ley de educación clave para que el patriotismo volviera al plan de estudio en las escuelas, y esta vez también ha hecho de la reforma a la educación una prioridad.


Estudiante universitario
Hace 1 ao

Éste señor viene medio radical
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES