Está navegando en la edición del Lunes 22 de Julio del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Nacionales

Viaje rumbo a Taboga

22/07/2013 - El traslado de la ciudad capital a la isla de Taboga ya es en sí un primer paseo, que dura entre 20 y 45 minutos según la embarcación que lo lleve a su destino.

Usted disfrutará de un viaje agradable, mientras se deleita al admirar la peculiar belleza que ofrece el golfo de Panamá, con el volar bajo de las aves y los barcos que esperan silenciosos transitar por el Canal.

Dos empresas se encargan de la travesía. La compañía Caliypso ofrece el boleto de ida y vuelta a 13 dólares adultos y 9 dólares para niños y jubilados. Mientras que la National Tours S.A. cobra por el transporte 14 dólares para adultos y 10 dólares chicos y jubilados.

La Isla de las Flores está a 20 kilómetros de la Playita de Amador, en el Causeway, donde se abordan los barcos que hacen los traslados durante los siete días de la semana. Los sábados, domingos y días feriados hay tres viajes, entre las 8:00 a.m. y las 5:00 p.m.

Taboga, fundada en 1524, sedujo en el pasado a conquistadores como los españoles Francisco Pizarro y Vasco Núñez de Balboa, así como al pintor francés Paul Gauguin. En tiempos más cercanos al presente fue el refugio ideal para escritores nacionales de la talla de Rogelio Sinán y Raúl Leis.

Su población, estimada en unas 700 personas, es servicial con los visitantes, los que principalmente durante los fines de semana llegan en busca de playa, sol y diversión.

Unos 600 turistas desembarcan cada sábado y domingo, cuando la paz de la isla se ve alterada con la presencia de nacionales y extranjeros que buscan alejarse de los escollos vehiculares y las avenidas cerradas, aunque a veces son ellos los que trasladan el ruido de la metrópolis a Taboga.

Cuando usted ha cumplido con su cuota de arena, mar y viento, recorra las estrechas calles de una isla que se hizo famosa por tener una variada flora tropical.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES