Está navegando en la edición del Sabado 27 de Julio del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

¿RESPALDO CIENTÍFICO?

La ´evolución´ según R. Dawkins: J. Enrique Cáceres-Arrieta

27/07/2013 - Si analizamos desapasionadamente la teoría de la evolución, notamos ciertas dificultades que han provocado que científicos duden de la hipótesis evolucionista y adviertan ser “escépticos de las afirmaciones sobre la habilidad de la mutación aleatoria y la selección natural para tomarse en cuenta para la complejidad de la vida”. La teoría, para empezar, contradice la ¡ley! de la biogénesis, que enseña que la vida surge solo de vida preexistente, y perpetuará solamente su propia especie. Si no se toma en cuenta ese hecho, lo que sigue es pensamiento mágico. La abiogénesis es mera filosofía.

Pocos creyentes de la teoría de la evolución y de la evolución a través de la selección natural de Darwin saben que la primera crítica que debe hacérsele al evolucionismo es que adoptó la premisa incorrecta, aplicando el criterio de la ciencia de las operaciones (estudia causas secundarias que gobiernan la manera en que operan las cosas usualmente) al estudio de los orígenes. Además, busca causas regulares y repetidas de hechos que ocurrieron una sola vez, cogiendo por los cabellos las operaciones que funcionan hoy en el mundo para explicar cómo fue por primera vez (orígenes). Usando esa metodología arriba a una conclusión previa originada por un proceso, que es precisamente el campo de estudio de la ciencia de las operaciones. Por consiguiente, confunde la realidad al presuponer que hechos únicos (irrepetibles) y singulares –como el origen del universo y la vida– deban estudiarse en términos de un proceso regular y repetitivo. Pasa por alto que para entender los orígenes de la vida debemos usar la ciencia de los orígenes (estudia causas primarias: hechos que suceden solo una vez y carecen de explicación naturalista), no la ciencia de las operaciones.

Richard Dawkins escribió: “Cuanto más entiendes el significado de la evolución, más te alejas de una posición agnóstica y te diriges hacia el ateísmo”. Pasteur, quien refutó la generación espontánea, piedra angular del credo naturalista, sostiene: “Un poco de ciencia aleja de Dios; mucha ciencia acerca de nuevo a Dios”. Dawkins afirma: “La evolución se ha observado. Solo que no se ha observado mientras ocurría”. Si es tan cierta como cree, y hubo testigos oculares, ¿por qué el credo del naturalismo no puede ser confirmado en laboratorio? Dawkins embolata microevolución (variación horizontal), observable en el campo para mejorar ciertas especies, con la macroevolución (transformación vertical) propuesta por el naturalismo.

Recordemos las creencias del naturalismo: “De la nada ha surgido todo de forma exclusivamente natural. La materia inerte ha producido vida. El azar origina precisión. El caos genera información. La inconsciencia crea conciencia. La irracionalidad da lugar a la razón”. ¿Cuánto se ha podido probar en laboratorio? ¡Nada!

Una de las explicaciones más crédulas sobre origen y continuación de la vida es el gen egoísta de Dawkins: “Nosotros, al igual que otros animales, somos máquinas creadas por nuestros genes”. Filosofa para hacer declaraciones dogmáticas que cataloga “científicas”. Si los humanos somos máquinas, cualquier aberración contra ella está plenamente justificada.

Añade: “Ellos [genes] están en ti y en mí; nos han creado, cuerpo y mente; y su preservación es la causa racional de nuestra existencia”. Dawkins concede a los genes la creación y preservación de la vida. “De la nada ha surgido todo de forma exclusivamente natural”, reza el credo. Dicha creencia es antiquísima. Indígenas americanos hablan de Pachamama, “Madre tierra”. El naturalismo cree que la “madre Naturaleza” nos parió. “Somos sus hijos”. El naturalismo, asimismo, transfiere a la naturaleza, materia y energía los poderes que teístas judeocristianos atribuyen al Dios de la Biblia.

¿Quién o qué creó los genes? Dawkins no lo explica científicamente. Filosofa. “Esos duplicadores vienen de muy lejos. Ahora tienen el nombre de genes, y nosotros somos sus máquinas supervivientes”. ¿Vienen de París? ¿Los trae la cigüeña? No sé si llorar o reír por los disparates que inventan los ateos con tal de intentar sacar a Dios del escenario del origen de la vida y del universo. (En “El universo de Hawking” escribí sobre sus creencias). Es tan fenomenal el esfuerzo y el descomunal desgaste de energía, que terminan expresando pavadas.

Dawkins no demuestra cuanto asegura. Nadie –incluido él– ha podido explicar cómo se duplica un gen. Su planteamiento carece, por tanto, de respaldo científico como suele ocurrir con otras afirmaciones suyas. No pocos planteamientos naturalistas son especulaciones indemostrables en laboratorio. En mucha literatura evolucionista encuentras repetidas veces científicos que describen sistemas biológicos entrelazados y complejos, y preguntan crédulamente: “¿acaso no es maravillosa la forma por medio de la cual la selección natural dispuso todo esto?”. Mas el cómo ocurrió siempre estará ausente.

Dawkins escamotea que cuando un gen se duplica no consigue una nueva proteína con nuevas propiedades. Obtiene la misma proteína que antes. Y ese es un gran inconveniente. John Bryant, biólogo celular y molecular, asegura: “Es un fracaso tratar de entender que genes, proteínas y alguna compleja estructura pueden tener más de una función, o que una proteína u otro componente se convierta en otra para cumplir una nueva función”. La “ciencia” de muchos está tullida. @earrieta

 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES