Está navegando en la edición del Sabado 20 de Julio del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

PATRIA VERDE

´Ni yeyesitos ni vagos, somos ciudadanos´: Roberto Robert

20/07/2013 - El movimiento Patria Verde está conformado por jóvenes cuyos ideales han logrado la atención de los ciudadanos panameños. El objetivo que los mueve a empuñar una escoba y caminar hacia las instituciones del Estado es claro: “limpiar la política, limpiar la patria”.

Las reacciones no se hicieron esperar. En poco tiempo Patria Verde entró en la opinión pública, generando la aceptación inmediata de muchos panameños. Sin embargo, a pesar de que el simbolismo de barrer en una institución se interpreta como aquella lucha contra la corrupción que somete por completo a la administración de la cosa pública, nuestras autoridades y su equipo de propaganda han respondido al movimiento con insultos y razonamientos fuera de contexto, como tildarnos de “yeyesitos y vagos, que no saben barrer y lastiman sus manos al tomar una escoba”.

Independientemente de lo pobre del argumento, me llama la atención un aspecto importante que salta a la vista y es el hecho de que nadie dentro de las esferas del poder ha rechazado las acusaciones de peculado, sobrecostos y demás malos manejos del Estado, sino que en una extraña parafernalia de insultos se limitan a cuestionar aspectos tan irrelevantes que nada tienen que ver con lo que Patria Verde plantea, y lejos de poner en duda la legitimidad del movimiento, le dan la razón.

El movimiento invita a la población a unirse en franca solidaridad para remover de las esferas del poder ese flagelo que castiga nuestra ya malherida institucionalidad.

No es a nosotros a quienes se debe atacar, sino a lo que barremos, pues lo grave aquí es el alto nivel de corrupción e impunidad en la administración de Ricardo Martinelli, no si la escoba se agarra de tal o cual manera, o si se limpia o no en el hogar. No dudo que quienes cuestionan nuestra forma de barrer sepan hacerlo mejor en sus casas, lo que pongo en duda es si realmente tienen la intención de detener la ola de escándalos en el Estado, a través de los cuales se enriquecen los funcionarios de alto nivel, con la más absoluta impunidad y cinismo oficial.

El Gobierno no ha podido generar contenido serio a la hora de defenderse de las barridas, en su lugar se dedica a insultar la inteligencia colectiva de los panameños con sus estériles ataques. Las escobas seguirán barriendo y, poco a poco, se acercarán a la fuente de todos los escándalos.

A pesar del insulto y de la diatriba, seguiremos limpiando la política y, con ello, la patria, porque quienes así lo creemos no somos ni yeyesitos ni vagos, somos ciudadanos.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES