Está navegando en la edición del Domingo 19 de Mayo del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

PANORAMA POLÍTICO

Algebra 2014: 2JC +JD=0: Daniel R. Pichel

19/05/2013 - Después de las primarias, y faltando un año para las elecciones, comienza a aclararse el panorama de los candidatos a la Presidencia. Eso sí, no confundamos saber quiénes son los candidatos, con saber por quién debemos votar. En lo personal, cada vez me convenzo más que, si se ejerce el voto “a conciencia”, lo más honesto será votar en blanco, pues ninguna de las opciones inspira, hasta ahora, el más mínimo entusiasmo. Pero repasemos un poco lo que ha pasado hasta ahora.

Primeramente, no me queda muy claro por qué las primarias presidenciales tienen que hacerse con tanta anticipación a las elecciones. Y menos aún, por qué no se pueden hacer el mismo día las votaciones para escoger a los candidatos a todos los cargos de elección. Los argumentos (o mejor sería llamarle las excusas) son muy variados pero, en general, hace pensar que persiguen que el tiempo cicatrice las profundas divisiones que suelen quedar después de las campañas internas y mantener algunos espacios para negociar trapisondas (digo, alianzas) que permitan repartirse la papa lo mejor posible.

El caso es que habiendo elegido candidato los tres partidos más grandes, y que supuestamente tienen opción de triunfo en mayo de 2014, el futuro no pinta muy halagador. El PRD se adelantó a todos a escoger candidato, en unas primarias que parecían ser un mero trámite administrativo. Las posibilidades de triunfo de cualquier candidato que no fuera el secretario general del partido eran prácticamente imaginarias.

El férreo control de todos los estamentos del partido que ha logrado el señor Navarro le garantizaba una victoria muy holgada. A pesar de lo que el PRD se jacta de su organización interna y disciplina partidaria, la participación en la elección primaria fue muy pobre, llegando apenas a superar el tercio de los inscritos.

El Partido Panameñista siguió la senda, con una primaria en que la victoria de Juan Carlos Varela era aún más segura que la de Navarro, pues era el único candidato. Resultó un “ejercicio” de bajo impacto para cumplir con el requisito de las primarias y poder comenzar la campaña con más anticipación de la que el más elemental sentido común justificaría. Del total de inscritos en el partido, en una elección con un solo candidato, hacía bastante lógico que la participación sería muy poca. De malas votó la cuarta parte de la membresía.

Ya definidos los candidatos opositores, solamente faltaba elegir al representante del partido de gobierno. Pero esa primaria parecía ser diferente a las otras dos. Aquí sí había varios candidatos. Arias y Roux hicieron una campaña abierta, sin que se percibiera claramente una ventaja para ninguno de los dos. Burillo, también hizo ruido, aunque era evidente que sus posibilidades eran menores. Interesante que, para sorpresa de todos, el Presidente no se manifestó abiertamente a favor de ninguno de los candidatos.

Sin embargo, siendo una elección que parecía mucho más competitiva, la participación fue también muy escasa para lo que se esperaba, superando apenas el 40%. A pesar de que las autoridades del partido pronosticaban mucha más afluencia de votantes, no fue posible concretarlo ese día. Eso, aun teniendo en cuenta de que se alegaban amenazas de despido a quienes no asistieran a votar.

Esta escasa participación de electores puede ser vista de varias maneras. Los partidos (para curarse en salud) tratarán de quitarle importancia con el cuento de que la participación en elecciones internas siempre es poca. Sin embargo, es un hecho que el poder de convocatoria de diputados, alcaldes y representantes queda bastante en entredicho, pues se supone que son ellos los responsables de garantizar la participación. La otra interpretación es mucho más básica. En un país donde la inscripción en los partidos se basa simplemente en clientelismo y en promesas vacías, el entusiasmo para participar en este tipo de actividades electorales es prácticamente nula.

Además, el grado de hastío de un alto porcentaje de la población ante todo lo que pueda oler a politiquería, puede explicar perfectamente la razón del desinterés en las primarias. El caso es que ya tenemos tres candidatos. Navarro tiene que lidiar con 10 años irrelevantes en la alcaldía. Además, su pobre discurso, premeditado y falto de espontaneidad, genera dudas de cuáles serán sus planes en caso de llegar al gobierno. Varela no ha sido capaz de sacudirse los 26 meses en que participó de la gestión de gobierno para luego convertirse en un acérrimo crítico como parte de una metamorfosis política que hace dudar seriamente de sus convicciones. Además, su alianza con el Partido Popular no parece ser un elemento que fortalezca sus oportunidades electorales.

Arias es un gran misterio. Si bien no tiene antecedentes que cuestionar, tampoco cuenta con ejecutorias que le sirvan de presentación. Además, muchos analistas piensan que, si no aumenta en las encuestas, perfectamente pudiera ser reemplazado por alguien más, a través de algún arreglo basado en la alianza con Molirena. Amanecerá y veremos... mientras, el balance de nuestra ecuación, sigue dando cero...


egeorge
Hace 1 ao

No estoy de acuerdo con la lógica de algunos aquí que dice algo como esto: Candidato 1: usted va a matar, robar y engañar al pueblo. Candidato 2: usted va a robar y engañar al pueblo. candidato 3: usted va a engañar al pueblo. Conclusión: voy a votar por el candidato 3 por ser el menos malo. no way josé... si esas son las opciones votaré en blanco.

RP
Hace 1 ao

Bin Bin sí ha robado al estar 10 años en la alcaldía y no hacer nada, al estar en Ancon lo sacaron por incompetente, y ahora es un fraude anticipado. Los del cd le han robado la esperanza de vida a todos con el alza del costo de la vida en todos los aspectos, abandonado el agro y endeudarnos a todos. El otro, JCV, que yo sepa no ha robado ni $ ni esperanzas. Es el más honesto. SI esas son las opciones deberé votar por JCV.

Forrest Gump
Hace 1 ao

Llego la hora de la confesión...ya veo sus verdaderos argumentos. Si su estrategia es convencer a los indecisos de que Varela es el menos malo, tienen que hacerlo mejor que eso.

Viendoclaro
Hace 1 ao

Forrest gump, tu no te confesaste ya tu te declaraste que eres unos del call center de Varela, que esta asolapado, oculto, tratando de distrae a los que opinan aquí, ya te analice que eres del mismo bando que no an salido del CLOSET, GRITO NUEVAMENTE FORREST GUMP, SALTE DEL CLOSET, PORQUE TE VAS A MORIR DE LA RABIA, JA,JA,JA

Forrest Gump
Hace 1 ao

Oye si te mandaron a seguirme, al menos lee mis comentarios para que sepas lo que pienso. Tas bien perdía....perris.

RP
Hace 1 ao

es simple y lógica la elección, se trata de escoger al mejor entre los elegibles. Yo preferirñia un laico, un ateo humanista, un realista que le importe el desarrollo cultural y social en base a realidades. Pero eso es lo que hay.

Forrest Gump
Hace 1 ao

Todo el derecho le cabe si usted quiere apoyar a un candidato, pero insinuar que debemos votar por el menos malo porque es "lo que hay" porque sino seremos "irresponsables" es una burda manipulación. Eso no merece llamarse le argumento, sino propaganda barata.

Forrest Gump
Hace 1 ao

Completamente de acuerdo. Es su derecho. Ahora tenemos aún tiempo para oír lo que tienen que decirnos para convencernos, pero yo nos veo muy bien parados a ninguno.

Viendoclaro
Hace 1 ao

Forrest gump, sólo tu vez bien parado a tu jefecito boby eisnman el capo de coronado, el que te manda a escribir awebasones

RP
Hace 1 ao

Estimado columnista activo del diario La Prensa, su primer párrafo me bloqueó continuar la lectura al decir que su opción sería el voto en blanco para el 2014 porque no se siente inspirado por ninguno. Eso es una irresponsabilidad por salir de un presupuesto irreal. Se vota responsablemente y se debe ejercer por la mejor de las opciones. EL voto en blanco no es una opción de elección, sino la de precisamente lo contrario: no elegir. Es dejar que los demás escoger.
 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES