Está navegando en la edición del Sabado 10 de Noviembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

INEQUIDAD SOCIAL

Colón: la miseria del país hanseático: Olmedo Beluche

Olmedo Beluche
opinion@prensa.com

10/11/2012 - Diez días de tenaz lucha en las calles, duramente reprimida por la policía, con un saldo de cuatro muertos por bala, decenas de heridos y centenares de detenidos, es el resultado del alzamiento popular del pueblo de Colón, segunda ciudad en importancia económica y demográfica.

Esta sublevación incontenible tuvo dos causas, una inmediata y otra que se hunde en lo profundo de las razones sociales: la primera, la imposición de la Ley 72, que autorizaba la venta de terrenos en la Zona Libre de Colón; la otra, la extrema miseria en que vive la población de esta ciudad que habita al lado del negocio más próspero del país.

Colón es la foto viva del capitalismo panameño con su extrema polarización de la riqueza y la pobreza más insultante. ¿Cómo la Zona Libre va a compartir sus enormes ganancias con los colonenses?

La historia de Panamá está marcada por un determinismo geográfico, el peso de la posición geográfica y su articulación al mercado mundial, resumido en un concepto: transitismo, que describe un país volcado a la zona de tránsito, controlada por ávidos comerciantes agentes de intereses comerciales foráneos. Ese transitismo ha producido un país dislocado, en el que la zona de tránsito concentra la mayor parte de la riqueza, dejando en el olvido al resto del Estado nacional. Un país con el 80% del PIB cargado hacia el comercio y los servicios financieros y de transporte, carente de agricultura e industria, cuyo resultado social es una de las peores polarizaciones de la riqueza.

Las empresas que se establecen en la Zona Libre no pagan ningún tipo de impuestos. Solo pagan un arrendamiento por las instalaciones que usan a un precio catastral subvalorado. En 2012 la Zona Libre de Colón manejará un movimiento comercial de 12 millones 447 mil 646 dólares. En un país cuyo PIB fue ponderado en 2011 en 23 millones 253 mil 6 millones de dólares, estamos hablando de una cifra significativa.

Pese a toda esa riqueza que se mueve dentro de las 240 hectáreas que ocupa la Zona Libre, la ciudad de Colón es, a la vista del peor miope, una urbe paupérrima. A lo cual hay que agregar el desprecio racista de gobiernos, policías y empresarios contra la población, en su mayoría afrodescendiente. Racismo que se expresa no solo en el abandono de la provincia, pese a su importancia económica, sino porque se prefiere contratar a trabajadores de Panamá que de Colón. De ahí que no basta con exigir la derogación de la Ley 72, hay que buscar una propuesta que obligue a esos comerciantes a compartir un pedazo de la riqueza que generan.

Propuesta que, aún manteniendo el negocio capitalista, haga algo de justicia al pueblo colonense y permita resolver las enormes disparidades sociales que padece. Colón es la punta del iceberg, la vanguardia de un conflicto social que atraviesa todo el país. El problema de fondo es el capitalismo transitista panameño y su sueño hanseático, cada vez más inequitativo, injusto y antidemocrático.


Tassh
Hace 1 ao

lo q dice el autor y algunos comentaristas es verdad, la oligarquia simplemente siente desprecio por el colonense (no lo digo porque lo supongo sino porque lo se)y solo los usan para agendas politico-economicas al punto q la semana gente en este foro decian q ellos solo quieren rumba y drogas no decian eso de la gente de curundu? los pobres necesitan oportunidad no lastima ni paternalismo estatal..

Edison
Hace 1 ao

El asunto no está en Capitalismo o no Capitalismo.El socialismo capitalista no hace nada tampoco,observad la miseria en que tienen a los cubanos; no debería existir la pobreza allí, ni en venezuela, ni otros paises en igual condicion y menos en nuestro Colón, pues nada hicieron, las dictaduras, ni otros gobiernos, ni empresarios millonarios foráneos. Hace falta el amor mútuo y fraternal,sin distingos de ninguna naturaleza.

papo
Hace 1 ao

¿Cómo va a ser Colón la foto viva del capitalismo panameño si en el casco de la ciudad de Colón, casi toda la tierra pertenece al Rey (perdón, el estado)? El elemento primordial del capitalismo es la propiedad privada sobre los bienes de producción (entre ellos la tierra) y la tierra en Colón no es privada, sino pública

templario9001
Hace 1 ao

el problema de fondo es que tenemos una oligarquìa egoìsta que detesta la movilidad social.... no le importa que vengan extranjeros.... pero detesta que el local pueda surgir... si les comentara lo difìcil que es meterse en negocios en este paìs sin "contactos".... honestamete no entiendo... la fòrmula del primer mundismo hace rato està establecida... porquè carajo nuestros lìderes se han rehusado a seguirla?.. porquè seguimos atrayendo empresas hoteleras en vez de microsoft o google?..

templario9001
Hace 1 ao

me parece increìble que una ciudad con el trànsito de mercancìas y movimiento econòmico como colòn no sea ni la sombra de lo que es panamà..... es una completa aberraciòn...

rd.cordoba15409
Hace 1 ao

Muy buen artículo, uno de los más claros e ilustrativos que se ha escrito en la prensa sobre la crisis colonense. aunque conozco personalmente a beluche y sé que es trotskysta, creo que su crítica va más bien dirigida a la deformación que provoca el capitalismo transitista panameño, es decir, todo está orientado al servicio y se descuida lo demás y el resto del pueblo...

camilos
Hace 1 ao

Iba bien. Pero es errado culpar al capitalismo en lugar de mirar hacia los seres que se mueven en el capitalismo. Es ver y sentir la fiebre en la manta en vez de hacerlo en el enfermo. La política no es mala. Malos son los politicastros metidos en política para hacerse ricos o más ricos. Dios no es malo, malos son los fanáticos religiosos. Tampoco el mal está en la ciencia sino en los cientificistas por su fanatismo. La razón es buena, malos son los racionalistas.

templario9001
Hace 1 ao

capitalismo panameño... que realmente no es capitalismo pues aquì se inhibe la competencia.....
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES