Está navegando en la edición del Domingo 3 de Marzo del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

MEDIOCRIDADES DIALÉCTICAS

El ocaso de la filosofía: Xavier Sáez-Llorens

03/03/2013 - La reforma educativa del Meduca busca reforzar la habilidad tecnológica y comunicacional (idioma inglés) del alumno, con el objetivo de generar mano de obra calificada que responda al crecimiento económico del país. Hasta ahí vamos bien. No se introduce, empero, ningún cambio que estimule el pensamiento crítico de nuestra juventud. Se reduce la oportunidad para el aprendizaje de lógica o filosofía y se mantiene la asignatura de religión en su estilo doctrinario. En evaluaciones internacionales, los estudiantes panameños han fallado principalmente en ciencia y matemática. La destreza en ambas materias depende de capacidades reflexivas y razonamientos intuitivos, no de memorización de conceptos o fórmulas. He insistido hasta aburrir que debemos abandonar la enseñanza tradicional del qué y cuándo pensar para adentrarnos en el porqué y en el cómo, si pretendemos adecuarnos con solidez al competitivo siglo XXI.

Sin duda, las políticas de derecha que ejecutan muchos países occidentales, herméticamente aferradas a neoliberalismo y globalización, tienen gran culpa en la génesis de este asimétrico programa curricular. Poco a poco, la filosofía está dejando de ser un saber universal para reducirse a una disciplina que solo dominan pocas personas. En su lugar, se prefiere hablar de “valores” a los jóvenes, una idea típica de mentes dogmáticas más preocupadas por dominar emociones biológicas que por propiciar reflexiones éticas. El mercado laboral se ha vuelto demasiado técnico y consumista. Los egresados de colegios optan por cursar carreras cortas y potencialmente más rentables (turismo, hotelería, gastronomía, periodismo, idiomas) que licenciaturas más complejas y prolongadas que nutran el intelecto.

No todo este descalabro académico debe ser atribuido a la derecha. La comunidad de filósofos, habitualmente repleta de izquierdistas universitarios fosilizados, tiene también mucha culpa de lo que sucede y tendría que ser más autocrítica. Es evidente que si la gente percibe la filosofía como estéril retórica es porque algo se ha hecho muy mal. Los discípulos de Sócrates han dado la espalda a los grandes dilemas del presente y se dedican únicamente a disecar las frases de los sabios del pasado. Cuántas veces no leemos guachos ininteligibles en periódicos en los que se busca apantallar al lector aludiendo a Platón, Descartes, Marx, Kant, Nietzsche, Hegel, Hobbes, Ortega y Gasset, Schopenhauer, entre otros. Apenas existe una creación original en Panamá. Los escasos ensayos publicados son solo resúmenes o compendios de las ideas de otros.

La enseñanza de la filosofía en los recintos educativos está mal planteada. No ha sabido adaptarse al entorno contemporáneo. Debería ser más atractiva, contada en lenguaje sencillo y centrada en adiestrar a pensar, en incitar la cavilación sobre la realidad actual. Es difícil entusiasmar a un adolescente en el análisis biográfico de Santo Tomás de Aquino, Popper o Espinoza, pero estoy seguro de que le interesaría poseer argumentos racionales para debatir sobre ética, moral, aborto, eutanasia, homosexualidad, identidad de género, ateísmo, conflictos de interés, pros y contras del socialismo y capitalismo, corrupción, etc. La filosofía no puede ser solo una herramienta para descifrar abstracciones históricas. Debe demostrar que es también útil para entender el presente y anticipar el futuro. Si esto no se consigue, el ocaso de la asignatura en secundaria y universidad es solo cuestión de tiempo. Y eso será, sin duda, un retroceso para toda la humanidad. Quedaremos en manos de dictadores, fanáticos religiosos, supersticiosos, brujos, síquicos, astrólogos y charlatanes.

Las consecuencias de la profundización del pensamiento instrumental son tangibles. Vargas Llosa magistralmente se refiere a ellas como la civilización del espectáculo. El literato peruano señala que la creciente banalización del arte y la literatura, el triunfo del amarillismo en la prensa y la frivolidad de la política son solo los síntomas de un mal mayor que aqueja a la sociedad moderna: la suicida idea de que el único fin de la vida es pasársela bien, teniendo al entretenimiento y la diversión como prioridades esenciales. Él admite que este proyecto de vida es perfectamente legítimo y que solo un puritano empedernido podría reprochar la búsqueda de esparcimiento, humor y placer a seres humanos fastidiados por rutinas deprimentes y embrutecedoras. Advierte, no obstante, que convertir esa natural propensión al pragmatismo hedonista en un valor supremo puede provocar secuelas inesperadas. Entre ellas la trivialización de la cultura, la generalización de la frivolidad y la proliferación de un periodismo irresponsable que se alimenta de la chismografía y el escándalo. Resulta deprimente observar, por ejemplo, que el panameño supuestamente culto reconoce los actores principales de películas o los integrantes de equipos de fútbol, pero desconoce la identidad de los premios Nobel o los científicos que innovan en su territorio.

A las repercusiones esbozadas por Vargas Llosa, agregaría la vulgarización de las redes sociales. Las opiniones cibernéticas (Twitter, medios en línea) están plagadas de horrores gramaticales, calumnias e insultos, con el autor muchas veces refugiado en el cobarde anonimato. Periodistas y políticos exhiben sus faltas ortográficas sin aparente remordimiento. Los defensores de esta basura lingüística citan a la libertad de expresión para justificar sus mediocridades dialécticas. Esta libertad está mal entendida, solo reclama derechos pero olvida deberes y responsabilidades. Para mí es tan peligroso quien la restringe como quien la ensucia. De paso, si somos de similar calaña, no esperemos gobernantes mejores.

@xsaezll


Edgardo V
Hace 1 ao

cogito ergo sum....y entonces quien te dijo que cogitas? la filosofia, las formas de ver la misma verdad desde diferentes puntos. En l aactualidad algunas formas de ciencia, como el conocimiento de los sistemas emergentes, nos guian hacia las explicaciones filosoficas basicas. Una inteligencia que trata de explicarse a si misma. Creo que xsll haria muy bien en revisar de donde viene la suya, a quien se la debe, o quien se la dio...luego que escupa para arriba como siempre

El Doctor
Hace 1 ao

La sapiencia es tan empalagosa....

AMICUS VERITAS
Hace 1 ao

no, lo que creo es que hay personas que creen ser sabios, olvidando que no eres sabio porque tu lo dices, sino por tus actitudes y aptitudes. algunos creen que por citar 70 textos y a 20 pensadores, por ello son sabios o filósofos o porque nunca están de acuerdo con nada por ello son grandes críticos o lógicos. son solo negativos.

AMICUS VERITAS
Hace 1 ao

la filosofía es amor a la sabiduría, la lógica establece principios para el buen razonamiento. no se es sabio si se estudia filosofía, ni se es lógico porque estudies lógica.si criticas todo, eso no quiere decir que tienes "pensamiento crítico o lógico", el ser reflexivo o analítico, no es ser negativo, pesimista y mucho menos ser agnóstico. a veces creo que lo lógico, analítico, reflexivo y lo sabio, nace con la persona, por lo que, lo que natura no da, las universidades no crean.

camilos
Hace 1 ao

Si te atreves a cuestionar (¡ay de ti si demuestras su error!) a algún "científico" (más que científicos son filósofos cuando se trata sobre la existencia de Dios, el origen del universo y la vida), eres un "atrevido". Un necio. Reaccionan igual a los fanáticos religiosos que se indignan porque alguien cuestiona la existencia de Dios. Por ello mi máxima: el fanatismo es perverso sin importar donde se dé. (2)

Carlos Vargas Vidal
Hace 1 ao

Camilos: un abrazo. Voy saliendo para el yunque (bla, bla, bla). Ni modo. Saludos Templario. Y que la "conversa" sea productiva. Buen día para todos.

camilos
Hace 1 ao

Un abrazo también para ti. No sabía que tenías caballos y que tú mismo les colocas las herraduras. jajaja. Que te vaya bien.

camilos
Hace 1 ao

Me hace gracia que se hable tanto del adoctrinamiento de la religión (al que condeno), pasando por alto el adoctrinamiento político, filosófico, ideológico y naturalista e incluso de las ciencias naturales. Hoy muchos dizque científicos nos atosigan con sus creencias "científicas" y quieren que las traguemos sin decir ni pío. Todo sea por la "ciencia". No de digas.

templario9001
Hace 1 ao

el hecho de que prefieras no creer en un fenòmeno de la naturaleza no significa que este no sea cierto... eso que has dicho bàsicamente es el pensamiento de los ignorantes que estàn en contra de la vacunaciòn, niegan el VIH, niegan el cambio climàtico, etc, etc.... la gente no tiene que creer lo que digan los cientìficos.. perfectamente puedes montar tu propia investigaciòn para poder determinar si esos hallazgos son verdaderos o no.. es màs..

templario9001
Hace 1 ao

ese es la belleza del pensamiento cientìfico moderno.. la capacidad de reproducir una observaciòn... sino te "convence"... entonces repite el experimento... busca fallas.. el hecho de que muchos cientìficos.. por otra parte.. usen el lenguaje.. incorrecto y que muchas personas se dejen llevar por falacias lògicas como el argumento de autoridad no desmeritan el hecho de que estàs usando algo realizado a punta de ese conociento empìrico que cada dìa se trata de mejorar..
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES