Está navegando en la edición del Miercoles 16 de Mayo del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

MANIFIESTO FEMENINO

El país que queremos las panameñas: Ana Elena Porras

Ana Elena Porras
opinion@prensa.com

16/05/2012 - Somos las mujeres el grupo humano más numeroso que haya sido oprimido y por el tiempo más prolongado. Los estudios de la historia y la antropología han revelado que el descubrimiento de la agricultura, hace 10 mil años, condujo a la humanidad a construir el concepto de propiedad, acompañado de normas sobre la tenencia y herencia de la tierra y otros medios que generan riqueza. Surgió entonces la necesidad de los hombres por controlar la sexualidad de las mujeres, con el fin de no compartir ni dejar en herencia propiedad a los hijos ajenos. Y también surgieron los ejércitos para incrementar la riqueza, ocupar nuevos territorios y defender la propiedad. Así surgió la sociedad patriarcal.

Pero no siempre fue así. La historia y la antropología también explican que nuestra especie, conocida como Homo Sapiens, tiene una existencia de aproximadamente 200 mil años. De los cuales, los últimos 10 mil (apenas 5% del total de vida de nuestra especie en este mundo) son cruciales en la creación y desarrollo de culturas patriarcales, las cuales crearon múltiples modalidades de la desigualdad de género.

Las ciencias sociales distinguen el concepto de género del de sexo. El primero es un concepto cultural, que identifica los roles sociales y los significados culturales que una sociedad construye y asigna de manera diferenciada a hombres y mujeres; el segundo es un concepto biológico y se orienta hacia la función del sistema reproductivo y de los órganos genitales de hombres y mujeres.

En el presente, no obstante, vivimos tiempos de crisis en el mundo: desde el calentamiento global, la crisis financiera internacional y las manifestaciones de indignados contra el capitalismo, hasta las revoluciones árabes contra el totalitarismo parecen confirmar el agotamiento de una época.

Y esto representa, por otra parte, el inicio de grandes cambios: una nueva era. Una oportunidad para la humanidad nueva, con cultura de paz y sociedades incluyentes, participativas, sostenibles. En este contexto histórico hacemos las mujeres panameñas una reflexión del país que queremos desde la perspectiva de género.

Una “visión del país que queremos” responde a un ideal, a una utopía, que se construye con imaginación, inteligencia y sentimiento con la esperanza de mejorar nuestra sociedad, corrigiendo las experiencias del pasado. La visión de país de las mujeres se apoya en la ideología de la equidad de género y en el interés de las panameñas por acceder, con igualdad de oportunidades que los hombres, a la cultura, la tecnología, la ciencia, la política, la sexualidad, a la economía y a la religión en nuestro país. Las mujeres aspiramos a ser personas completas y dignas de respeto en nuestra sociedad.

Con este entendimiento, la visión de la mujer panameña es pensada desde el punto de vista de las mujeres, con largo alcance, para que nos beneficie a todas desde ahora, pero también a nuestras hijas y a las futuras generaciones de niñas, jóvenes mujeres y mujeres mayores de nuestro país.

¿Cuál es el país que anhelamos? Las mujeres deseamos desarrollar una sociedad que nos garantice la seguridad de género. Es decir, las garantías de nuestros derechos a ser protegidas, respetadas, valoradas, amadas. Desde que somos niñas hasta cuando alcanzamos nuestra vejez.

Anhelamos un país donde los hombres nos consideren sus iguales, nos vean como compañeras en el género humano. Que atesoren nuestra capacidad reproductiva, con amor y responsabilidad compartida, considerándonos personas, incluso más allá de la función de madres. Deseamos que nos reconozcan los hombres como sus compañeras de especie: somos sus madres, sus hermanas, sus amigas, sus esposas y amantes, sus hijas. No aspiramos a la supremacía femenina, en un mundo o una sociedad donde las mujeres dominemos a los hombres, ni queremos que todo gire alrededor nuestro. Deseamos la armonía en la pareja humana.

Para ello, debemos todos poner más empeño en corregir flagelos, verdaderos crímenes contra las mujeres, que nos agreden, causándonos sufrimiento e inseguridad en el presente. Mañana, en una segunda entrega, profundizaré cuáles son estos crímenes y los ámbitos o espacios en que se desarrollan.


Heliogalvan
Hace 2 aos

...esta comprometida o no esta comprometida?, Seria interesante que en su siguiente articulo tome posición. La revolución silenciosa en la educación universitaria de la mujer panameña, esta en marcha pero para TODAS no para un grupo social.

Miguel Espino
Hace 2 aos

recuerdo a las feministas que hace dos mil años Dios decidió encarnar a su hijo en una mujer (no en un gay) qay. así la elevó a lo más sublime y privilegiado del mundo y de la historia. Claro, hay que ser católico para creerlo. Pero, hasta los musulmanes tienen en alta estima a María, la madre del "profeta" Jesús. Los católicos también cuentan con una lista de mujeres ejemplares desde María Magdalena hasta teresa de calcuta. Y podemos incluir a Sor Juana Inés de la Cruz.

Indigo
Hace 2 aos

siendo abogada del diablo, usted no estaba ahí y no sabe. Si hoy en día a usted le hablan de un hombre de 33 años, a quien no se le ha conocido mujer, que anda de traje y pelo largo, parkeando solo con hombres y esparciendo amor y usando sustancias que resultan en alucinaciones, usted sería el primero en tirarle la primera piedra por sospecha de gay.

Carlos Montúfar Talavera
Hace 2 aos

miguel, no seas tan desubicado con tu comentario, te recomiendo Leer el maravilloso trabajo sobre Sor juana de octavio paz, como siempre, eres muy atrevido y desinformado. precisamente, sor juana, es un claro ejemplo de la misoginia de la iglesia católica

templario9001
Hace 2 aos

sor juana se.enfrento.contra la jerarquis misogina... igual.a como.ahora se enfrentan las monjas y catolicas quebquieren mas.participacion dentro de.esta.... sin las mujeres la.iglesia catolica.colapsa...

Carlos Montúfar Talavera
Hace 2 aos

Sor Juana debe abandonar LA LITERATURA. DEBE ANULARSE, no sólo debe callar sino que además tiene que confesar su error y arrepentirse.

Carlos Montúfar Talavera
Hace 2 aos

se enfrentó a la ortodoxia y a la jerarquia de la iglesia, sufre en sí misma la colaboración de la propia ideología con sus acusadores hasta llegar a autoacusarse!

Carlos Montúfar Talavera
Hace 2 aos

se enfrentó a la ortodoxia y al poder de esa jerarquía, sufre en sí misma la colaboración de la propia ideología con sus acusadores hasta llegar a autoacusarse!

templario9001
Hace 2 aos

NO entendì para nada este comentario... como jesùs fue hombre eso es prueba de que las mujeres no pueden tener los mismos derechos?.. que somos mejores que ellas?.. no toy entendiendo bien..

templario9001
Hace 2 aos

pèsimo comentario... y ejemplos??.. la pobre sor juana que luchò para la educaciòn delas mujeres... pero teresa de calcuta que luchò contra la "pobreza"... invirtiendo millones de dòlares, muchos venidos de fuentes.... no muy legales para abrir màs sucursales.... digo conventos.. por suerte ya muriò y el daño que hizo se ha atenuado...
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES