Está navegando en la edición del Viernes 21 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

POLÍTICOS

El patriota, el animal, el tránsfuga: Alcibiades Atencio Corrales

Alcibiades Atencio Corrales
opinion@prensa.com

21/12/2012 - “Si los caballos cabalgan, es porque andamos”. Implica esta máxima que si los caballos cabalgan, es porque estamos gobernados por animales, vg. aquel que se cree búfalo y mora entre canguros y pavipollos, por no decir entre mercenarios. Pero veamos qué dice el diccionario sobre el mercenario: es aquel que lucha o participa en un conflicto bélico por su beneficio económico y personal, por lo general, carece de ideología, nacionalidad o preferencia política con el bando por el cual lucha. Generalmente, es un asesino a sueldo, apátrida, sicario, etc.

El patriota, por el contrario, ama y representa a su nación y está dispuesto a morir por una causa que es de su comunidad o país, sin embargo, el mercenario lo hace solo con el ánimo de lucro, también se le llama soldado de fortuna.

He aquí una clara analogía descriptiva de lo que es un tránsfuga político. En el fondo es un traidor que no puede ser comparado con el mercenario, pero veamos qué dice respecto al mercenario el protocolo de la Convención de Ginebra, del 12 de agosto de 1949, numeral 3: “Su motivación es principalmente el deseo de beneficio personal y de hecho se les promete recompensa materiales excediendo de forma al combatiente regular o nacional”. ¿Acaso no ocurre así con los pavipollos y canguros? Sabemos que son muy costosos. Numeral 4: “No es nacional de ninguna de las dos partes en conflicto”. Numeral 5: “No es miembro de las fuerzas armadas de ninguna de las dos partes en conflicto”.

Sin duda, estos numerales son los más tétricos porque indican que el tránsfuga es peor que un mercenario, pues actúa como una hiena caníbal, oportunista para atacar al más débil (su pueblo) es un desertor, antipatria o traidor; patentiza todo esto lo ocurrido con el gobierno actual y Colón. Sin duda, los verdaderos culpables de esta tragedia son los tránsfugas que actuaron como sicarios contra esa provincia.

Sin esa mayoría de sicarios (pavipollos) en la Asamblea Nacional (por no decir chiquero) las imposiciones del Ejecutivo serían casi nulas. Afortunadamente, la provincia de Colón mantuvo una posición estoica ante lo imposible y reacciona cual pantera negra cuando le agreden a sus cachorros (futuro), he hizo retroceder al infortunado o tristemente célebre “búfalo sexual” y a su manada de tránsfugas. El apoyo nacional ha demostrado, con creces, que todavía nuestro espíritu patriótico está tan vigente como el de los próceres que arriesgaron la vida por nuestra Nación.


antonio
Hace 1 ao

Lo felicito por este escrito,pero esto pasa por la falta de civismo,cuando recibes el salario no te importa un carajo los destinos del pais, el dinero es el aceite que afloja todos los tornillos,la falta de educacion la ignorancia del destino de la patria,y el desamor por la misma causa estas situaciones insuperables,con el perdon de mis coterraneos,la ignorancia y la falta de madurez politica ha llevado al pais al despenadero,vivir por vivir,es la meta de los despreocupados.....

Navybay
Hace 1 ao

gracias por proveer mas analogias a utilizar contra este cancer publico que se llama "diputado de la nacion"

Casas Viejas
Hace 1 ao

el cáncer #cd99 acabó con este pobre pueblo.

Amigo
Hace 1 ao

tambien hay vegetales como los gladiolas.

ferispan
Hace 1 ao

Este gobierno siempre ha tenido un carácter circense. Esta lleno de payasos y animales. Las últimas adiciones son las de un can amaestrado y un profesional del ilusionismo, experto en aparentar

Imparcializado
Hace 1 ao

Llamar animales a esos personajes de la asamblea (y políticos titiriteros que les manejan fuera de ella) es un claro insulto a los animales. Pese a que los animales se comportan por instinto, estos saben que es orden y disciplina para lograr bien común, cosa que esos organismos que nosotros mismos ponemos a gobernarnos no saben lo que son.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES