Está navegando en la edición del Miercoles 13 de Marzo del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

PARTICIPACIÓN

Juventud, apática a la política: Jorge Chang Villarreal

Jorge Chang Villarreal
opinion@prensa.com

13/03/2013 - La realidad es que, en términos generales, el problema de la poca participación ciudadana va en aumento y puede ocurrir por distintas razones, entre ellas la corrupción, la falta de rendición de cuentas y la demagogia electoral; este fenómeno va tomando mayor fuerza en los jóvenes.

Según las estadísticas que se manejan en América Latina, los jóvenes son tres veces menos propensos a ejercer el voto que los adultos. Entre 1932 y 2002, la tasa de votación juvenil bajó en un 50%. Esto preocupa, porque ellos son el pilar fundamental del crecimiento económico y social de cualquier país, los futuros líderes de la sociedad y, por su naturaleza, son combativos, sin embargo, cada vez son menos los interesados en participar en los procesos electorales. Debemos hacer algo para volver a encender en ellos ese fervor democrático de participación.

Cuando observamos algunos acontecimientos recientes liderados por gente joven en otras latitudes, mantenemos el optimismo. En Chile, por ejemplo, surgió “la revolución de los pingüinos” por parte de una juventud activa que lucha por la trasformación de la educación; en África, sobre todo, con el despertar de la primavera árabe, fueron ellos los que tomaron la batuta en el proceso de cambio social y, en Venezuela, vemos a muchos con deseos de participar en el ámbito electoral.

En Panamá, los jóvenes fueron los protagonistas del movimiento que permitió la obtención de nuestro mayor activo, el Canal; fue una generación gloriosa dispuesta a entregar su vida por esta noble causa. Pero tras conseguir ese objetivo ha sido poca su participación en los cambios socio-políticos del país.

Según las estadísticas del Tribunal Electoral, en 2004 votaron 307 mil 16 jóvenes, cifra que se redujo aproximadamente al 6%, con relación al año 2009 cuando solo votaron 299 mil 469. Si no comenzamos a utilizar nuevas estrategias que incrementen su participación en las elecciones, en la política y en la toma de decisiones, enfrentaremos profundos problemas para mantener la democracia a futuro. Debemos seguir fomentando su participación social, porque lo señalaba Mao Tse-Tung: “La Juventud es la fuerza más activa y vital de la sociedad, los jóvenes son los más ansiosos de aprender y los menos conservadores en su pensamiento”. Uno de los más grandes autores José Ingenieros menciona que: “La juventud sin rebeldía es servidumbre precoz”. Para lograr esto, debemos unirnos; no podemos decir que no hay participación, sino se abren los espacios para que expresemos nuestras ideas. Por eso elogiamos a los Jóvenes Unidos por el diálogo, que han dicho presente en esta coyuntura, al igual que a los que conforman el Voto Joven 507, que tiene por objetivo dejar de ser espectadores y convertirse en protagonistas de los grandes cambios, electorales, sociales y políticos de Panamá, entendiendo que la única forma de lograrlo es por medio de la formación de los valores cívicos-políticos.


Casas Viejas
Hace 1 ao

tantas veces los jóvenes se inician con las mejores intenciones, con loables ideales, con metas nobles y altruístas, sólo para recibir del típico y común "adulto" una patada en los dientes y el peor de los ejemplos. y no hay que ir muy lejos para encontrar éste tipo de persona pequeña en cuerpo y alma, ruin, vil, de sangre mala y peor corazón.

ySigmund
Hace 1 ao

El descontento de las bases con su dirigente, el hacer un forfeit disimulado jugando con la inteligencia de las personas, el mentir constantemente prometiendo cosas que nunca podrá cumplir si en 10 años no hizo nada menos en cinco en palacio de las garzas.

ferispan
Hace 1 ao

¿Pero de que mierda estás hablando? Tú siempre andas perdido en la nebulosa

ySigmund
Hace 1 ao

hazte el chivo loco, mejor abstente de dar replica.

ferispan
Hace 1 ao

por el amor de dios. lee los artículos antes de hacer algún comentario. no hagas el ridiculo
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES