Está navegando en la edición del Viernes 30 de Noviembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

ALTO COSTO DE LA VIDA

La gota que puede desbordar la copa: Roberto Alfaro Estripeaut

30/11/2012 - A inicios de 2002, en calidad de embajador en la ciudad de Roma, me tocó la difícil experiencia del cambio de uso forzoso del euro en la República de Italia. Por más que, desde el año 1999, se había permitido el uso paralelo del euro en las transacciones comerciales, el ciudadano italiano continuó utilizando liras y, por lo tanto, los precios de los productos y servicios en los comercios y abarrotes se presentaban, usualmente, en esa moneda tradicional.

La lira se estableció de manera permanente en Roma desde 1861, durante el reinado de Víctor Manuel, pero anteriormente también se había usado por unas décadas durante la era napoleónica; o sea, que por siglo y medio representó un símbolo para los italianos.

Cuando llegué a Roma con mi familia, a finales de 1999, el cambio de la lira con referencia al dólar era aproximadamente de 2 mil por uno y, más o menos, se mantuvo igual hasta la entrada formal del euro, dos años después. Los italianos son muy parecidos a los panameños, nos gusta dejar las cosas para última hora y después nos quejamos cuando nos amonestan. Así, pues, cuando el Gobierno anunció que tenían un mes para convertir sus billetes al euro, las quejas se hicieron sentir.

Concluido el plazo, los parroquianos (as) se quejaban, con vehemencia, en todos los comercios, insistían en pagar con liras de todas maneras y no aceptaban la nueva moneda. Era común presenciar trifulcas acaloradas por todas partes. Lo que más me impresionó fue la manera cómo los comerciantes calcularon a su favor los cambios de precios para reemplazar la vieja moneda; una fruta que costaba mil 500 liras quedó en un euro, el café expreso de 2 mil 800 liras quedó en dos euros, la entrada al cinema de 5 mil liras quedó en tres euros.

Todos los ajustes se fueron redondeando hacia el alza, en algunos casos sobrepasando un 25%, lo que terminó en un importante incremento del costo de la vida y una inflación extraordinaria ese año.

Se han anunciado, en nuestro país para el próximo año, cambios forzosos en las medidas y pesos de productos esenciales a los que los panameños hemos estado acostumbrados por más de un siglo, y me temo que habrá, al igual que en Italia, muchas quejas y trifulcas, especialmente con la ecuación precio-peso de los productos de primera necesidad.

Si las autoridades permiten que los ajustes en las fracciones sean calculados a discreción de los productores o comerciantes, me temo que habrá un alza aún mayor en la canasta básica y, por ende, en el costo de la vida en general. Mi humilde consejo es que se tomen parte de los fondos destinados a la actual campaña que se realiza a favor del Gobierno y se lance, cuanto antes, otra dirigida a explicar las fórmulas sobre cómo calcular las nuevas tarifas y, paralelamente, en forma masiva proveer al consumidor de tablas de conversión impresas con sus equivalentes de libras a kilos y de galones a litros. Soy enemigo del control de precios, pero recomiendo que, al menos, durante unos seis meses después de implantada la medida, la Autoridad de Protección del Consumidor y Defensa de la Competencia efectúe controles diarios para que los canjes se hagan correctamente, según el último precio marcado, y que mantengan informado al consumidor.

Las últimas encuestas, sin excepción, indican por amplio margen que el problema número uno del panameño es el alto costo de la vida. Las recientes manifestaciones en las ciudades de Panamá y Colón estuvieron a punto de romper el orden constitucional. No permitamos, bajo ninguna circunstancia, que esta sea la gota que desborde la copa.


watchman
Hace 2 aos

A pesar del alto costo de la vida, hay personas que desperdician el dinero en cosas que no les combiene. Gastan mucho dinero en loteria, alcohol, vicios y cigarillos. Compran rifas que nunca se van a ganar y no tienen dinero para comprar los utiles escolares de sus hijos y siempre se la pasan quejandose y pidiendo. Veo muchas mujeres con un poco de chiquillos de padres diferentes y nunca trabajaron, ni piensan hacerlo y piden que les den de todo y el gobierno a cambio de votos los complace.

ferispan
Hace 2 aos

este nuevo sistema me resulta un verdadero enredo. lo curioso del asunto es que yo antes pedia las cosas por su peso, pero debido al aumento de los precios, los pido por su valor. por ejemplo yo antes pedia 2 libras de carne, ahora pido 5 dolares de carne, que es lo que puedo costearme.

yiyo
Hace 2 aos

est artículo padece de déficit intelectual. una transición entre sistemas de medidas universalmente aceptados y de conversión invariable, no debería representar traumas mayores entre el público, ni oportunidad para que comerciantes inescrupulosos, nos suban los costos de la canasta básica. no es válida la comparación con la transición a una moneda, que tiene tasas de conversión que se modifican diariamente.

Pablito
Hace 2 aos

Su argumento de la variación de los cambios no vale en el caso Lira - Euro porque la relación entre las dos monedas era fija. Y sí, hay el riesgo que abusen del cambio de la libra al quilogramo porque la relación entre los dos no es un numero sencillo que facilitaría la relación entre los precios. 1 lb = = 0.45359237 quilogramos osea un kg es 2.205 lb. Mucha gente no logrará calcular / controlar rapidamente el precio nuevo. Eso puede llevar a abusos.

yiyo
Hace 2 aos

eso se controla haciendo aritmética simple. se necesitará que la acodeco intervenga donde se detecten abusos. en la conversión, los comerciantes tratarán de favorecerse a sí mismos en el redondeo, pero no será nada que represente lo que propone el autor. te garantizo que se podrá seguir comprando en libras, solo que te darán de vuelta el monto pesado en kilos. la ley solo obliga a mostrar los precios en base al sistema internacional de medidas.

Pablito
Hace 2 aos

Imagino que usted sabe hacer bien los calculos. Yo tambien. Pero mucha gente ni sabe multiplicar números sencillos, tanto menos números a 3 o 4 digitos y honestamente, cuando voy a hacer compras generalmente hago solo una calculo aproximativo. los 5 o 10% de aumento escapano facilmente. En serio, cuantas amas de casa saben usar la regla de tres? Así no me diga que no habrá abuso. Es otra cosa si dan los precios de las dos medidas. Lo haran todos?. Otra cosa es otra cosa, lol.

templario9001
Hace 2 aos

me asombra que usted confìen en la oligarqùia criolla... le apuesto que habrà incrementos de 10-15 centavos en todos los productos.......

yiyo
Hace 2 aos

yo no confío en ellos tampoco, pero tampoco acepto argumentos tan baladíes como el que plantea el articulista.

Tenista
Hace 2 aos

El ejemplo utilizado probablemente no es el mejor, esa se la doy. Pero la intencion tiene que ver con la familiaridad de los precios. Si usted esta acostumbrado a ver el precio de la gasolina por galones usted de inmediato identifica cual es el mejor precio. Durante un periodo de transicion que es lo que recomienda el autor, usted no podra distinguir con la misma experiencia si le subieron el precio al precio por litro.

yiyo
Hace 2 aos

la aritmética de este cambio es muy simple y no admite complicaciones. te concedo que habrá algo de confusión entre el público por la falta de costumbre, pero en pocos meses, dejaremos atrás esta discusión, como una curiosidad histórica. es importante notar que los precios en libras, subirán cuando se expresen en kilos, y los precios en galones, se rebajarán cuando se expresen en litros.
 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES