Está navegando en la edición del Jueves 15 de Noviembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

INSCONTITUCIONALIDAD

La reelección presidencial: Ítalo Antinori Bolaños

15/11/2012 - Desde hace más de 30 años hemos expresado en nuestros textos y explicaciones constitucionales que la Constitución panameña es clara y rotunda, al establecer (Art. 178) que en Panamá no se permite la reelección presidencial. La Constitución va más allá (Art. 192, numeral 2), al impedir también que puedan ser candidatos a la Presidencia de la República, los parientes del Presidente en ejercicio, que estén comprendidos dentro del cuarto grado de consanguinidad (padres, hermanos, tíos y primos) y segundo de afinidad (suegros, cuñados). Quien quiera interpretar lo contrario comete una atrocidad constitucional. Y es que nos parece un verdadero despropósito haber intentado que un fiscal electoral –quien no tiene competencia para estos menesteres– resolviera una consulta en torno a dos expresiones semánticas que se introdujeron por un desafortunado error litográfico. Que el artículo 178 deba decir “ciudadano” cuando por error dice “funcionario”, en términos interpretativos no tiene trascendencia alguna, porque el sentido de la norma es claro, contundente, categórico y rotundo: no hay lugar a la reelección presidencial en Panamá.

Por otra parte, también es un desacierto constitucional, asegurar que existe un vacío constitucional, cuando no es así, a menos que, por subjetivas y muy convenientes interpretaciones, se quiera meter, de todas maneras, la norma en un trapiche y hacer un trapicheo constitucional para obtener una interpretación antojadiza y arbitraria, contraria al sentimiento constitucional –como decía nuestro fallecido profesor Pablo Lucas Verdú– e imponer una reelección presidencial que no permite la Constitución Política de Panamá. Cuando el sentido de una norma es claro, no se desatenderá su tenor literal so pretexto de consultar su espíritu, dice un principio general de derecho, que se irradió desde 1916 en el artículo 9 del Código Civil. La historia constitucional de Panamá, en lo que respecta a la reelección, está fundamentada en no permitirla, por herencia recibida de la Constitución colombiana de Cúcuta de 1821, que rigió en Panamá y que constituye la primera referencia constitucional latinoamericana. La primera Constitución de 1904 permitía que un Presidente se presentara nuevamente a una elección, pero debía separarse un año y medio antes (Art. 82). Pero una oportuna reforma constitucional de 1928, echó por tierra esa posibilidad y a partir de entonces, Panamá ha mantenido la férrea postura de impedir la reelección presidencial, sin excepciones de ninguna naturaleza. Por tal razón, en agosto de 1998, con acierto jurídico y respeto a la institucionalidad democrática –sin mezquindades hay que reconocerlo– el entonces presidente Ernesto Pérez Balladares comprendió que la única manera de establecer la reelección presidencial, era mediante una reforma constitucional que intentó por la vía democrática del referendo constitucional.

En esa ocasión, el 63% de los panameños la rechazaron. Pese a la historia, a los precedentes y al claro sentimiento constitucional, resulta peligroso que todavía haya quienes insistan en “interpretar” lo que está muy claro y quieran llevar la norma constitucional a un moderno trapiche, hacer trapicheo constitucional y sacar guarapo constitucional para fomentar, con antojadizas interpretaciones, lo que no está permitido: la reelección presidencial.


Alfredo Sanchez
Hace 2 aos

en nicaragua no se permitia la reeleccion, pero los magistrados de daniel ortega, declararon inconstitucional el articulo que la prohibia y de fidanque a toledano el hombre se reelijio, se robo las elecciones y alli esta como presidente vitalicio, los politicos son capaces de todo!!

Carla15
Hace 2 aos

Como es posible que el nuevo Magistrado hable de vacios en la Constitucion cuando la norma constitucional esta tan clara! Que tristeza. Al menos respete la Constitucion. Pero es que, como aqui lo dicen varias personas, cuando lo que hay es mediocridad y poca preparacion en el tema, lo que queda es un puesto regalado a una persona para que les haga un gran favor...

Carla15
Hace 2 aos

Estoy muy de acuerdo con todo lo que expone el Dr. Italo Antinori en este articulo que en verdad esta muy bueno. Y esa frase de trapicheo constitucional esta buenisima!

Lissyy
Hace 2 aos

Muy buena y tan clara la forma en que explica el señor Italo Antinori Bolaños que le he entendido mejor que a mis profesores. Se nota que es un Doctor en Derecho Constitucional de verdad! :)

Carla15
Hace 2 aos

al Lcdo. Heriberto Arauz lo han puesto de Magistrado por un motivo muy fuerte.

Boris
Hace 2 aos

Extraordinario. Felicitamos a La Prensa por publicar articulos de tanto contenido. Esperamos tener la oportunidad de seguir leyendo otros articulos de Italo Antinori.

TatsJan
Hace 2 aos

Creo que esta es una advertencia de lo que viene...

TatsJan
Hace 2 aos

Pienso que el Dr. Italo Antinori nos esta enviando un mensaje de que esa es la linea y la razon por la que hombres tan preparados como el o como el ex Magistrado Guillermo Marquez Amado no los designaron en el TE. Pusieron, en cambio, a un mediocre que le consulta al Fiscal Electoral si cabe la reeleccion. Jajajajaja! Que imbecil!

Miguel Soberon
Hace 2 aos

La estulticia de la turba martinellista es monumental. No solo este articulo de caracter juridico, que aplaudo por claro en su exposicion y conclusiones, sino un sinfin de otras intervenciones lo han dejado establecido: no es no. Llevar a la ciudadania a una consulta sobre algo que no merece ni dos minutos de debate es tirar dinero de todos a la basura. Por su nula moral y poca cordura martinelli es el peor presidente de la historia panameña, superando con creces a militares, prd y oligarquia.

PATRIOTA
Hace 2 aos

Vamos Miguelito... tienes razón en que seria una perdida de tiempo y dinero e igual seria un NO rotundo.. Pero no estoy ni tan seguro de que Martinelli es el peor presidente que hemos tenido. Aquí han habido auténticos títeres y mucho asesino que nunca vio un juzgado... Seria tapar a los demás e insultar a las victimas si este fuese el peor *con creces* aunque de bueno tiene muy poco.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES