Está navegando en la edición del Jueves 3 de Enero del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

INTROMISIÓN

Los gladiadores del COI: Carmina de Alemán

03/01/2013 - Panamá formó parte del imperio español desde su descubrimiento, en el siglo XVI, y permaneció leal a España hasta su independencia, en 1821. El legendario Simón Bolívar, con su confederación libre de naciones, logró que Panamá, voluntariamente, se uniera. Lastimosamente, por las grandes diferencias culturales entre sus miembros, esta confederación se disolvió. Al darse la desintegración, Panamá permaneció unida a Colombia como un “departamento”, durante 82 años.

Hoy, la República de Panamá es un Estado soberano e independiente, pero pareciera que a los panameños nos gustan las intervenciones foráneas; las permitimos y las aplaudimos. En el caso del deporte, una vez más, hemos sido conquistados por los españoles... Pere Miró, Andreu Camps, Alejandro Blanco Bravo, tres gladiadores con una hoja de ruta. Representantes, según ellos, del Comité Olímpico Internacional (COI), han irrespetado nuestra soberanía y leyes, imponiendo sus condiciones por encima de todo argumento legal y del respeto que merecemos muchos panameños, me incluyo en esto. Inaceptable, a todas luces, el tira y jala o el quita y pon, con la vinculación de nuestro gobierno, a través de Pandeportes, bajo el argumento de que es “por el bien de los atletas...”.

El hecho de que el COI sea el que decida y dicte las leyes, con el consentimiento de nuestros gobernantes, no deja de ser una vergüenza nacional. Los extranjeros imponen las pautas y nosotros, los panameños, lo permitimos, una y otra vez. Nos amenazan, de otra forma nadie obliga a que Panamá esté suscrito al COI. Así de sencillo. Se ha querido hacer ver que su junta directiva (periodo 2008-2012) no satisfacía sus intereses, a pesar de que era reconocida por ellos; su presidente, a quien han querido demonizar, para decirlo claramente, no cometió ninguna ofensa contra el COI; él ha sido honesto y respetuoso de las leyes panameñas y, por esto, lo han irrespetado. Fue electo democráticamente y reconocido por esos mismos “gladiadores” que llegaron a nuestro país, según dicen “a poner orden”, porque los panameños somos incapaces.

¿Y los atletas? Todos dicen que es por los atletas... cuando ellos, realmente, deben ser motivo de preocupación del ente que rige el deporte en nuestro país, llámese Pandeportes. El Comité Olímpico de Panamá no tiene atletas. ¿Y las federaciones y sus dirigentes? Algunos llevan más de 20 años al frente de determinada disciplina, pero no han logrado absolutamente nada para esos atletas que tanto ponderan.

Nuestro deporte experimenta la misma situación que la educación, la salud, la seguridad, etcétera, muchas confrontaciones, pero son nuestras, de los panameños, y somos nosotros los que debemos resolverlas, no los foráneos. Ya la época de los conquistadores quedó atrás. Yo, como panameña, iré a los tribunales a pedir mis derechos si siento que han sido vulnerados. Así de sencillo.

¡Respeto, por favor!


ehjulio
Hace 2 aos

La autora no menciona que ella formo parte de la improvisada junta directiva de Sanchiz, como vocal. Junta directiva que resulto de la desesperacion de Sanchiz y sus secuaces, al saber que el COI les habia retirado el apoyo. Es un descaro que la autora repudie el poder del COI, del cual usufructaron por tantos anyos y que ahora piense en los atletas que ignoraron durante ese mismo tiempo.

Rey Negro
Hace 2 aos

Pereza de artículo. Creo que de trasfondo indica que eres una de las que tiene el comité olímpico de Panamá en la situación caótica en la que se encuentra.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES