Está navegando en la edición del Sabado 13 de Julio del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

CHALECOS PARA MOTORIZADOS

Más improvisación en 4 años que en 40: Ernesto Alvarado

13/07/2013 - Para ninguno es un secreto que los funcionarios de este gobierno están acostumbrados a improvisar. Se les ocurre algo, lo implementan sin consultar y sin pensar y cuando todos los afectados reaccionan, reculan, suspenden la ley o decreto y luego conversan. La última de estas improvisaciones fue del director del Tránsito con el tema de los chalecos a los motorizados. Simplemente reaccionó a un tuit del señor Presidente, y como buen “yes man”, desempolvó la ley de los chalecos de 2010 y simplemente dijo “en 15 días se aplica”.

Cabe destacar que en el año 2010 se suspendió la implementación de esta ley, a la que no se le hicieron modificaciones, ni aportes que la mejoraran. Siendo así, la pregunta obligada es: si era mala en 2010 y se suspendió, ¿qué la hace buena ahora?

Y es que si nos ponemos a analizar, todos los funcionarios encargados de la seguridad ciudadana repiten hasta la saciedad que el tema del aumento de la violencia y los crímenes es pura percepción, y que la realidad es que están disminuyendo. Entonces, si es así, ¿por qué implementar una medida tan discriminatoria como esta? ¿Será que las autoridades se han quedado sin creatividad para asumir su rol? ¿Será que los encargados de la seguridad ya no dan bola? ¿O que los pocos delincuentes son más hábiles y astutos que los 17 mil policías del país?

Utilizar chalecos con colores llamativos o cintas reflectantes con el número de matrícula de la moto o los mismos números en un casco ni hará que el sicariato se acabe ni eliminará los accidentes de tránsito en que se vean involucradas las motos.

El panameño de por sí es despistado o poco malicioso. Pongamos un ejemplo. Hay un asalto o un asesinato y usted le pregunta a los testigos cómo era el carro en que escaparon los delincuentes, y tal vez le respondan: “un taxi amarillo, pero no vi la placa, no sé el modelo, menos el año del vehículo”. Imagínese ahora el mismo caso, pero esta vez en moto. Le van a responder: “eran dos tipos en moto con chalecos amarillos. No vi los números del chaleco”. Y, en el caso que lo hayan visto, ¿cree usted que un sicario utilizará un chaleco con los números reales? ¿O utilizará uno falso?

Ahora entiendo por qué el director del Tránsito fue subdirector por muchos años... Como director no ha sido capaz de ordenar el tema del Metro Bus; no ha puesto el punto sobre la “i” en el asunto de las paradas; no ha sido capaz de ordenar el caso de los transportes pirata o solidarios; no ha sido capaz de eliminar el uso de los hombros o el mal llamado tercer carril en los corredores, sobre todo, en el norte, y mucho menos sacar de circulación autos con placas vencidas de dos o tres años atrasados; no puede agilizar el tráfico en las horas pico, y ahora dice que podrá controlar que las motos y los chalecos coincidan en el número.

No es un secreto que para entrar al país, algunos turistas muestran 500 dólares o una tarjeta de crédito, eso es su visa. Pues bien, esos mismos 500 dólares son reciclables, es decir, van y vienen, pues el que ingresa al país los transfiere nuevamente a su país de origen y con ese mismo dinero viene otra persona, es un ciclo, y el que gana es el prestamista. Siendo ese único control, los sicarios vienen en la mañana, cumplen el encargo y se regresan por la tarde o al día siguiente. Eso lo saben las autoridades mejor que yo. Así entran al país sicarios, clonadores de tarjetas y hasta prostitutas. Entonces, ¿un chaleco acabará con esto? ¿O será que hay que poner visas y que el Consejo de Seguridad haga su trabajo?

Y si el tema se justifica por la supuesta cantidad de accidentes en que se ven involucradas las motos, habrá que hacer campañas de seguridad vial, prevención y respeto en el manejo de parte y parte. Los ciclistas hicieron su campaña de “respeta al ciclista”. ¿Será que hay que ponerle chalecos a ellos también? ¿Cuántos atropellos hay? ¿A todo el que cruza una avenida habrá que ponerle chalecos?

Tal vez sea un buen negocio el alquiler de chalecos reflectantes a 10 centésimos, te lo pones en un extremo de la calle y cuando cruzas, lo entregas en el otro lado. Les paso el dato.

Conclusión, por qué hay que etiquetar a todos los motociclistas como “posible delincuente” o “delincuente en potencia” cuando el problema es de las autoridades. Señores, en vez de tanta propaganda política, vamos a crear campañas de seguridad vial y civismo. Si se quedaron sin ideas, con mucho gusto les paso un par. Por cierto, cobro 250 mil por asesoría. ¿Le cayó la teja a alguien? Un sicario cumple su encargo a pie o en moto, con o sin chaleco. ¡Basta de improvisación!

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES