Está navegando en la edición del Lunes 11 de Febrero del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

TEMAS PARA HABLAR

Por asociación de ideas: Berna Calvit

11/02/2013 - Hace poco leí un artículo que decía que en el mundo de hoy la frase “pan y circo” ya no tiene sentido; que debería decirse “pan y fútbol”. Al menos en Panamá es cierto; durante los días previos al partido de fútbol Panamá-Costa Rica, parecía que estábamos de finalistas en el Mundial de Fútbol y que Panamá era la sede. Al panameño le salió a flote un “fervor patriótico” que ya lo quisiera ver al servicio de otras causas, además de la defensa del honor deportivo nacional; pocas veces antes había visto tanta demostración de amor a la patria, a la bandera, a la panameñidad.

Como si fuera poco, Panamá, país de gente alegre y aguantadora, también tiene “pan y Carnaval”, una fiesta que se toma muy en serio. Gracias a los miles que salen de la capital, la ciudad queda que parece otra. ¡Qué agradables las calles despejadas, sin olor a combustible, bocinazos ni conductores desesperados por el caos creado por tanta obra simultánea sin orden ni concierto! ¡Y encontrar donde estacionar! Si a Ventura Vega, director general de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) no se le ocurre otra genialidad como la del domingo Ironman, los tranques en la carretera no pasarán de ser lo caóticamente normales; después de todo, “sarna con gusto no pica, y si pica...” los culecos y la parranda quitan la picazón.

Entre la bullaranga del Carnaval y el partido de fútbol, en la Asamblea se instalaba el circo cuyo cierre, con el desfile final, era tan predecible como que el día sigue a la noche: la ratificación de los tres designados por el presidente Martinelli como nuevos directivos de la Autoridad del Canal de Panamá. Solo sigo las sesiones a ratitos, porque mis neuronas no las resisten mucho tiempo; lo poco que vi bastó para que siga en picada mi opinión sobre los diputados y la Asamblea como institución.

No sé si alguna vez se ha puesto a pensar en el proceso mental llamado “asociación de ideas”; que es el que sucede cuando se comienza hablando, pensando o escribiendo sobre un tema y se termina con uno diferente, pero asociado por algún lado.

Por ejemplo, alguien comentaba lo caro que están el litro de leche, el jabón en polvo, la carne, etc.; en cuestión de minutos la conversación pasó a ser sobre los $250 mil al cantante de reggae, Don Omar, para “reguesear” el martes de Carnaval en el “Carnaval de la City”, gran afán del inefable Salo Shamah con $2 millones 750 mil para el jolgorio. Alguien recordó que el candidato Martinelli dijo en campaña que no destinaría fondos del Estado para los carnavales; parece que olvidó que nunca debe decirse “De esta agua no beberé”. Por asociación de ideas la carestía había derivado hacia el Carnaval. Y a propósito, ¿a quién se le habrá ocurrido el nombrecito in English? ¿No encontraron un nombre apropiado in Spanish?

De ese gran depósito de recuerdos que es la memoria, a veces surge una palabra, un aroma, un recuerdo que se empata con la asociación de ideas; mientras veía la sesión en la Asamblea la palabra “circo” me hizo evocar los circos en mi niñez; recuerdo que dejaron de entusiasmarme porque, aunque con nombres diferentes, siempre presentaban lo mismo: payasos con trucos trillados, la misma ropa ancha y deslucida, los zapatos cabezones, las pelucas viejas y las narices rojas; los leones se veían tan aburridos que más parecían gatos con sueño; de vez en cuando un tigre o un león, puyado por el domador, lanzaba un rugido pero de allí no pasaba la cosa, solo era parte del poquito de emoción que había que meter para romper la monotonía del espectáculo; las gracias de los perritos que se sentaban o giraban según les indicaban me daban tristeza; hubiera querido que se escaparan del amo y que se hubieran subido a las gradas donde estaba el público causando un gran alboroto; me entristecía el cautiverio de los animales; la docilidad impuesta quién sabe con qué castigos o argucias me decepcionaba; hasta los animales grandes supuestamente fieros, como el oso, daban pena; de nada le servían la fuerza y el tamaño porque una gruesa cadena de acero le ceñía el cuerpo cuando no estaba en el espectáculo montando una minúscula bicicleta.

En los circos siempre hay monos (chimpancés); vi un trío amaestrado para hacer de monos sabios; el que se tapaba los oídos; el mudo, la boca y el ciego, los ojos (no oigo, no hablo, no veo). De vez en cuando un trapecista audaz nos arrancaba un ¡Ah! El dueño del circo no estaba a la vista. Así, uno y otro circo llegaba y se iba y me dejaban la sensación de haberlos visto antes, nada de cambios ni novedades. Todo esto recordaba mientras veía en el circo legislativo al payaso principal; los amaestrados que echaban flores y alababan la sabiduría de las designaciones; un par con pinta de puma o de tigre sin rayas, no sé, me recordaron los “fieros” tigres del circo con las uñas extirpadas, nada de garra, “pura pinta”. ¿Por qué empecé a escribir sobre la Asamblea y estoy rememorando circos? ¿Será por la llamada “asociación de ideas?


watchman
Hace 1 ao

Mucha gente en el pais piensa que todo se trata de carnaval, bebelatas y los shows que dan muchos durante el carnaval cuando estan en fuego. Otros que no saben nada de futbol, van a los juegos por cuestion de la birria y el relajo y poco les importa el desafio porque saben que Panama juega como nunca y pierde como siempre y muchos se gastan sus salarios al ir al juego. No hay dinero para salud,educacion,los utilies escolares, pero hay para chupar guaro. Vamos bien (mal).

azucena fillo haro
Hace 1 ao

watchman, lo malo de este querido país no es nuestro terruño sino la chusma de gente que tenemos sin conciencia de lo que pasa y que han sido utilizados como hombres/mujeres masas que repiten como loritos lo que este gobierno de imbéciles promueve.

-KAJOL
Hace 1 ao

un pueblo tonto, solo hablamos poco hacemos.

azucena fillo haro
Hace 1 ao

Magnífico artículo que describe a un pueblo adormecido que sólo reacciona cuando el entrenador les dice que pueden ser "patriotas con espíritu carnavalesco" porque eso de patriotismo y de la defensa de los intereses nacionales no es tema para que los panameños lo tomen en serio.

ySigmund
Hace 1 ao

Y los ingenuos que malgastan su dinero para ir a ver eso y al final del camino ser testigos de la chilena del costarricense, ayer dieron en espn juego del santos vs tigres, baloy metio la bola de cabeza al marco pero chiqui dracula se lo anulo por una falta previade el sobre un jugador de tigres, jugando mas de delantero que de defensa ayer, tigres gano 1 a 0.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES