Está navegando en la edición del Lunes 26 de Noviembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

ECONOMÍA

Protesta fiscal, gasto e inflación: Martín Krause

Martín Krause
opinion@prensa.com

26/11/2012 - Hace pocos días, por primera vez los gremios argentinos realizaron un paro general contra las políticas implementadas por ambos presidentes Kirchner, Néstor antes y ahora Cristina. Es curioso que la gran protesta hiciera su centro en la carga del impuesto a las ganancias sobre los salarios de los trabajadores. Es que con una inflación anual que supera el 20% cada vez más son los que sobrepasan el mínimo para pagarlo. Los trabajadores, sin embargo, deberían mirar un poco más allá de este pedido específico.

En buena medida, todas las grandes transformaciones institucionales que han ocurrido en la historia, al menos la de occidente, son el fruto de una rebelión fiscal, o al menos esta ha sido un componente importante.

Según Edward Gibbon (The Decline and Fall of the Roman Empire), si bien fueron las invasiones bárbaras las que dieron fin al imperio romano, la verdadera causa de su extrema debilidad se explica por el aumento del gasto público, los controles a la economía y la degradación de la moneda durante el imperio de Diocleciano y la consiguiente y generalizada evasión impositiva.

Algunas historias que nos resultan familiares tienen un trasfondo de rebelión fiscal. Según Charles Adams (For Good and Evil: The Impact of Taxes in the Course of Civilization), lady Godiva se paseó desnuda sobre un caballo a través del pueblo de Coventry apelando a su marido para que redujera los impuestos que había introducido en el condado. Este, cansado de su insistencia, le dijo que solo lo haría si ella se paseaba desnuda.

Godiva obtuvo la eliminación del impuesto.

También es famosa la puntería de Guillermo Tell, quien disparara con su arco a la manzana sobre la cabeza de su hijo. En 1240, los cantones de Schwyz y Uri fueron liberados de las obligaciones fiscales con el sacro imperio romano, pero unos años más tarde los Habsburgos desconocieron la independencia de estos cantones y en 1273 enviaron a los recolectores de impuestos.

Guillermo Tell encabezó entonces la rebelión fiscal contra los recolectores de impuestos.

Las “cartas” que restringían los poderes fiscales eran muy comunes en la Edad Media. Pero, sin duda, la más importante de todas ellas es la Carta Magna. El rey inglés Juan sin Tierra tenía serios problemas fiscales. El Papa lo había excomulgado por apropiarse de tierras de la Iglesia, había sido expulsado del norte de Francia y su hermano, Ricardo Corazón de León, había sido secuestrado al regresar de las Cruzadas y se pedía un importante rescate por él. Juan incrementó el impuesto a la tierra (tallage) y el que permitía evitar el servicio militar a favor del rey (scutage), pero los barones lo enfrentaron en Runnymede, en las afueras de Londres, y lo obligaron a firmar la Carta Magna el 15 de junio de 1215.

Este documento se convirtió en un paso esencial para la evolución de la democracia moderna, fue el nacimiento de un incipiente parlamento, incluía buena parte de los que ahora llamamos “derechos humanos” y, para el caso, estableció esa ahora famosa sentencia “no taxation without representation” (no habrá impuestos sin que los voten los representantes).

Los trabajadores latinoamericanos deberían también condenar el elevado gasto público, ya que es el que lleva a estos altos impuestos y a la resistencia del Gobierno a reducirlos. Y también deberían reclamar contra la inflación que los empuja por sobre el mínimo.

Por último, y más importante, es esta una dura lección respecto a los límites al poder y la calidad institucional. Los gremios nunca se han preocupado por ello, pero lo que ahora motiva su protesta tiene su raíz en la ausencia de instituciones y límites al poder del gobernante.


danielrr
Hace 1 ao

Martin Krause y sus similares no aceptan que la economía es un proceso político que envuelve los intereses de las clases sociales y pretenden colocarse por encima de la izquierda y la derecha. El ejemplo de Argentina es el mas inapropiado. Cuando Carlos Menen era presidente despidio a un famoso economista que contrato porque este le dijo que las cúpulas económicas de argentina no pagaban los impuestos que tenían que pagar.

Tenista
Hace 1 ao

Pues la planificacion central tampoco tiene muchos exitos que mostrar. Yo no creo que la respuesta esta en la ideologia pura de ambos bandos. En el caso de Argentina contrario a lo que usted piensa es el mejor caso que sirve de ejemplo. Los Kichner han gobernado Argentina con un populismo tipico de los peronistas de antaño-antaño y pues como suele suceder esas burbujas "estatales" explotan al gobierno que sigue.

danielrr
Hace 1 ao

una de las utopías de los neoliberales es pretender que un orden económico puede sustentarse sin la intervención del estado. En este sentido el gasto publico se ejecuta en función de las necesidades de la coyuntura económica y que se complementa con los intereses del bloque político gobernante en un momento dado. Por esta razón los primeros economistas entre ello Adam Smith y David Ricardo hablaban de Economía Política y no de economía.

templario9001
Hace 1 ao

corea del sur fue un paìs con planificaciòn central.. singapur, taiwàn... incluso los paìses àrabes.... el error de la planificaciòn central es coger un paìs inmenso como rusia, china, india, etc... y entonces usar ese tipo de metodologìa para desarrollar una economìa... pero como usted dijo... ni el leseferismo ni el comunismo totalitario..

Robespier
Hace 1 ao

== 1: MANEJO EFICIENTE DE LAS ARCAS DEL ESTADO (la CONTRALORIA NO EXISTE). 2: CAstigar a todo funcionario por peculado, mal manejo de fondos y desfalco (No se esta haciendo). 3: UN IMPUESTO UNIVERSAL BAJO PARA LA POBLACION DE TAL MANERA QUE NADIE LO EVITARA Y PODRA PAGARLO (NO INLCUYE A LAS EMPRESAS, SON LAS QUE DEBERIAN PAGAR MAS) - 4:ACABAR CON MUCHOS SUBSIDIOS (HAY QUE HACER PESCADORES, NO DARLE SIEMPRE EL PESCADO) - 5:BAJAR LA PLANILLA ESTATAL!! =====

Robespier
Hace 1 ao

== 1: MANEJO EFICIENTE DE LAS ARCAS DEL ESTADO (la CONTRALORIA NO EXISTE). 2: CAstigar a todo funcionario por peculado, mal manejo de fondos y desfalco (No se esta haciendo). 3: UN IMPUESTO UNIVERSAL BAJO PARA LA POBLACION DE TAL MANERA QUE NADIE LO EVITARA Y PODRA PAGARLO (NO INLCUYE A LAS EMPRESAS, SON LAS QUE DEBERIAN PAGAR MAS) - 4:ACABAR CON MUCHOS SUBSIDIOS (HAY QUE HACER PESCADORES, NO DARLE SIEMPRE EL PESCADO) - 5:BAJAR LA PLANILLA ESTATAL!! =====

budhi
Hace 1 ao

Los malos gobiernos, que no generan soluciones por falta de capacidad e iniciativa viven refugiándose en los impuestos, la explotación y sometimiento de los pueblos.

Poncio
Hace 1 ao

Qué bárbaros estos foristas! Uno creería que han aprobado cursos de lectura comprensiva y sus comentarios lo desmienten! El artículo más claro no puede ser. Remítanse de nuevo a los párrafos iniciales y finales del artículo y encontrarán los conceptos principales. Si en panamá -en contraste con suecia, por ejemplo - no se hubiera disparado la deuda pública para que los allegados pudieran hacer negociados, uno entendería las objeciones de los foristas...

templario9001
Hace 1 ao

si usted es asiduo a la columna de opiniòn de la prensa me imagino que habrà leìdo las... bellezas que escriben estos seudolibertarios... el articulista bàsicamente transmite que debido a la mayorìa de los gobiernos tercermundistas suben los impuestos para poder financiar sus metidas de pata, gastos superfluos y robar; entonces deberìamos en todo el mundo eliminar los impuestos cuando ese no es el problema.. el problema son los gobernantes..

Tenista
Hace 1 ao

Pues yo si veo el mensaje clarisimo y paso a resumirlo citando lo siguiente "Los trabajadores latinoamericanos deberían también condenar el elevado gasto público, ya que es el que lleva a estos altos impuestos y a la resistencia del Gobierno a reducirlos. Y también deberían reclamar contra la inflación que los empuja por sobre el mínimo". Una sociedad solo pueden "tener" el gobierno que pueda costear, ni mas ni menos.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES