Está navegando en la edición del Domingo 10 de Febrero del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

NARCOTRÁFICO Y PANDILLAS EN CENTROAMÉRICA

´La zona sin conflicto bélico más violenta del mundo´

De las 900 toneladas de cocaína que transitan anualmente por los países de la región, solo 85 son decomisadas por las autoridades.

10/02/2013 - Aunque la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés) resaltó en su informe mundial de 2012 que el uso de sustancias ilícitas “parece haberse estabilizado en todo el mundo”, también destacó que la asociación de los carteles del narcotráfico y las pandillas para la distribución de los narcóticos situó a Centroamérica, al terminar el año pasado, como “la zona sin conflicto bélico más violenta del mundo”.

Un reportaje difundido a finales del pasado mes de enero por la agencia de noticias AFP, que entre otras fuentes citó a la Unodc, ejemplifica lo anterior con las elevadas tasas de homicidios por cada 100 mil habitantes reportadas en la región, que en el caso de Honduras llegó a 85.5 casos, en el de Belice a 44, en Guatemala a 32, El Salvador 24, Panamá 18, Nicaragua 12 y en Costa Rica se mantuvo en 10.

De acuerdo con las fuentes consultadas por AFP, por Centroamérica y México pasa el 90% de la cocaína que consume Estados Unidos.

Pero de ese enorme volumen de drogas, calculado en 900 toneladas, según el ministro de Seguridad de Costa Rica, Mario Zamora, las autoridades apenas decomisan 85 toneladas, es decir, menos del 10%.

Esta situación, y la cada vez más evidente penetración en la región de los narcocarteles mexicanos, configuran el panorama violento descrito.

“Cuerpos tirados en lotes baldíos, algunos decapitados –macabro método de los carteles de México–, aparecieron en Honduras el año pasado; y en Guatemala hace poco fueron quemadas vivas una fiscal y otras seis personas por luchas territoriales entre Los Zetas y el cartel de Sinaloa”, destacó la AFP, citando a “autoridades en Washington”.

“Cuarenta años después de haber declarado la guerra a los narcotraficantes (...) hemos visto cómo han crecido esos grupos y se han extendido a otras actividades, como secuestro, sicariato y extorsiones”, declaró recientemente el presidente de Guatemala, Otto Pérez, a la agencia de noticias.

Guerra perdida

Y fue Pérez quien en 2012 encendió –infructuosamente– el debate sobre la legalización de las drogas como método alterno frente a la violencia desatada por los narcocarteles y las maras.

La respuesta de Washington fue contundente: no solo mantuvo a Centroamérica en la lista negra del narcotráfico, sino que además rebajó de 100 a 86.2 millones de dólares la ayuda a los países de la región en la guerra contra las drogas.

Como “casi nada” fue calificada dicha ayuda estadounidense por el comisionado de Honduras para los derechos humanos, Ramón Custodio, citado por la AFP. Y, mientras tanto, “Centroamérica se ha convertido en nido del narcotráfico”, dijo.

Sobre la eventual legalización de las drogas, el Gobierno de Panamá también fue contundente: “...no estamos de acuerdo, y si algún día eso llegase a ocurrir, debe estar basada en el contexto de todos los países afectados”, declaró en febrero de 2012 el entonces canciller y hoy ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez.

Para el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino,la propuesta encierra una “complejidad de aspectos”, por lo que no resulta viable.

Realidad aparte

Firme en su política de combate al narcotráfico, el Gobierno panameño reforzó en 2012 la instalación de bases aeronavales en las costas del Pacífico y del Atlántico, y con ello el país dejó de ser el primer puerto de entrada de las drogas procedentes de Colombia con rumbo a México y Estados Unidos.

Ahora lo es Honduras, de acuerdo con informes del Comando Sur del Ejército estadounidense.

En 2012, Panamá decomisó 34.9 toneladas de diferentes drogas, especialmente cocaína, mientras que Honduras sacó de circulación otras 22 toneladas, Costa Rica hizo lo propio con 15 toneladas, Nicaragua confiscó 13, Guatemala 3.5 y El Salvador 380 kilos.

Aunque lideró la región, el decomiso de drogas de Panamá, en 2012, fue menor al de 2011, cuando fueron 43.7 las toneladas retiradas de las calles.

Para las autoridades, sin embargo, dicha disminución da cuenta de que cada vez ingresan menos drogas al territorio nacional.

Amplia penetración

Caso contrario al que vive Guatemala, que al compartir casi mil kilómetros de frontera selvática con México, se ha convertido –junto a Honduras– en los dos principales puntos de tráfico de drogas de Centroamérica.

No obstante, informes de la ONU destacan que los restantes países de la región están “mapeados” de rutas para el narcotráfico y, en su conjunto, “están desplazando a México como primer frente del tráfico”.

Como otras novedades, las autoridades locales reportaron un incremento en el flujo de precursores químicos procedentes de China, sobre todo de productos usados para la elaboración de anfetaminas y otras drogas sintéticas.

De hecho, al noroeste de Guatemala fueron desmantelados el año pasado varios laboratorios clandestinos que habían sido instalados por los narcocarteles mexicanos y operaban en asociación con las maras.

Los medios de comunicación de Guatemala, Nicaragua y Honduras reportaron en 2012 tres episodios que confirman esa amplia penetración de los narcos en la región reportada por las Naciones Unidas.

Uno de esos casos fue el de la captura de los supuestos autores intelectuales del homicidio del cantautor argentino Facundo Cabral, perpetrado en 2011.

Alejandro Jiménez, alias El Palidejo, detenido en Guatemala, y Henry Fariñas, apresado en Nicaragua, fueron señalados también como líderes de redes que prestaban apoyo a los narcocarteles mexicanos, con ramificaciones en Centroamérica.

Por otra parte, los medios de Nicaragua resaltaron la condena a 30 años de cárcel de 18 mexicanos acusados de pertenecer a un grupo de lavadores de dólares y traficantes de cocaína que usaba la fachada de periodistas de Televisa para trasladarse a través de Centroamérica sin “levantar sospechas”. Fueron detenidos con 9.2 millones de dólares en efectivo.

Finalmente, la prensa hondureña desplegó noticias relacionadas con el decomiso de un arsenal, en el que había un fusil AK-47 bañado en oro y con incrustaciones de esmeraldas y diamantes, al mejor estilo de las excentricidades de los grandes capos colombianos de la droga, aunque el arma pertenecía, según la policía, a un jefe del cartel de Los Zetas.


Coldblood
Hace 2 aos

y aqui dejamos entrar mexicanos por la izquierda y la derecha sin control..... yo les pediría tres visas, la panameña, la gringa y la europea para dejarlos entrar...

sinpantuflas
Hace 2 aos

... y si en vez de estar malgastando energias le cobramos dos mil dolares por kilo transportado al cartel de cali, en el 2012 nos hubieramos hecho de 62 millones pal carnaval de la city papa!!

Rafael
Hace 2 aos

Pensamiento de niño sin cerebro

sinpantuflas
Hace 2 aos

... era un chiste, pedazo de aburrido! ! En todo caso, la prohibicion no es la solucion! Hay que desligar la droga del delito porque son calamidades sociales con causas y de circunstancias distintas
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES