Está navegando en la edición del Lunes 18 de Marzo del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

PRIMARIAS PRESIDENCIALES DEL PARTIDO PANAMEÑISTA

´No fue una victoria para mí´: Juan C. Varela

18/03/2013 - Con un largo discurso en el que intentó alejarse de los políticos tradicionales, criticó al gobierno y recitó un rosario de promesas, Juan Carlos Varela aceptó la candidatura presidencial del Partido Panameñista.

59 mil 147 militantes del colectivo opositor le dieron su voto en una jornada que estuvo marcada por urnas vacías en la mayoría de los centros de votación del país. Estaban habilitados para votar 239 mil 397 personas.

Varela, ingeniero industrial de 49 años, se mostró anoche convencido de ganar en 2014. “Hoy no fue una victoria para mí, fue una victoria para todos los panameños”, afirmó.

Recordó su paso por el gobierno del presidente, Ricardo Martinelli, del que salió expulsado junto con su partido en agosto de 2011. Los proyectos 100 a los 70, la beca universal y el proyecto Curundú fueron mencionados en el discurso de siete páginas.

“Panamá necesita un Presidente que respete y reconozca que el único dueño de los tesoros del Estado, como lo son el Canal, el aeropuerto y la Zona Libre, es el pueblo panameño”, dijo.

Prometió reducir la pobreza, combatir la delincuencia y asegurar el acceso al agua potable.

El momento era casi un Déjà vu . Casi cinco años después, Varela volvía a ganar unas primarias, y en el hotel El Panamá daba su discurso de agradecimiento. Este año no contó con una multitud de su partido detrás de él, y en esta oportunidad dejó a un lado el color amarillo y optó por un minimalista blanco, con apenas toques de negro. A su izquierda, ayer solo estaban su esposa y sus tres hijos. Durante su discurso se notó la ausencia de figuras históricas del panameñismo.

Luego de casi una hora, la inmensa pantalla ubicada detrás del podio empezó a mostrar una y otra vez el momento en el que el ahora candidato presidencial ejercía su voto en Pesé, Herrera.

Comenzó a hablar a las 6:45 p.m., frente a una vista despejada luego de que el locutor solicitara a los que llevaban banderas que se hicieran a un lado, ya que “las cámaras de televisión tenían que captar el momento” en que él llegaba.

Mientras el nuevo aspirante a la Presidencia se dirigía a sus seguidores, su esposa, Lorena Castillo, siempre con una sonrisa, saludaba y hacía gestos de aprobación de las palabras de su marido. Sus hijos, en cambio, miraban con extrañeza al público que había acudido al centro de convenciones Vasco Núñez de Balboa, y solo saludaban cuando su madre, con risa discreta, se los solicitaba.

Luego de unas palabras en las que atacó al actual gobierno, y en las que no mencionó nombres ni hizo agradecimientos personales, Varela se despedía de su gente. Una canción de tono marcial con tinte de dramatismo señaló el final de la velada, mientras que el candidato presidencial se inclinaba a estrechar manos y a besar bebés.

Fue el final de una jornada que empezó bien temprano con la imagen de centros de votación vacíos y poco entusiasmo. En Don Bosco, en el corregimiento de Juan Díaz, lo vivieron en primer plano. “Parecemos billeteras en minisuper del interior” se quejaba ayer al mediodía un grupo de mujeres ante la escasa presencia de votantes en el Instituto Profesional y Técnico (IPT) Don Bosco.

Las cuatro damas, encargadas de verificar los datos de los panameñistas que fuero a votar, tuvieron períodos de hasta 15 minutos sin que ningún elector les presentara su cédula para que le indicaran en qué mesa votar.

Metros más allá, sedienta y sudando de tanto ajetreo, Indira Araúz, precandidata a representante de Juan Díaz, supervisaba cómo trasladaban a este centro a los votantes en un colegial y un taxi que alquiló por $160.

A este lugar se presentó el exvicecanciller Melitón Arrocha, quien indicó que sería “una sorpresa” si el partido conseguía una participación superior al 15%.

Kilómetros más allá, en el IPT Jeptha B. Duncan, el diputado Alcibiades Vásquez confirmaba que a pesar de que el 42% del padrón electoral de este partido está constituido por personas menores de 35 años, quienes acudieron a votar ayer, en su mayoría, eran personas jubiladas.

Coordinando la movilización de las personas que llegaban a este centro, Vásquez comentó que ante esta situación profundizará la formación política de jóvenes a partir de los 12 años para que se incorporen al panameñismo.

EL IMPACTO DEL TRANSFUGuISMO

En San Miguelito el proceso también fue lento. De un total de 20 mil adherentes que se esperaba que votaran en esa zona, llegaron a votar solo 4 mil.

Por ejemplo, en la escuela República de Alemania, cerca de las 2:00 p.m. apenas habían votado unas 100 personas de un total de mil.

La realidad fue bastante parecida en los centros educativos Martin Luther King, en Mano de Piedra, y centro educativo Don Bosco, en Belisario Porras. En el pasado este lugar contaba con unos 30 mil votantes, sin embargo, con el salto del diputado Francisco Pancho Alemán a las filas de Movimiento Liberal Republicano Nacionalista, hubo una masiva fuga de miembros del panameñismo al colectivo del gallo.

Alemán era la única figura de la agrupación política de Varela, elegida por el voto popular en San Miguelito. Su suplente José Antonio Serracín no cuenta la misma historia. Decidió quedarse en el colectivo que fundó Arnulfo Arias, y ayer mientras votaba, contó que esperan recuperar adherentes.

LOS GRANDES AUSENTES

La gran ausente de la jornada electoral, fue la expresidenta Mireya Moscoso, quien había manifestado que no votaría. Moscoso es una de las más duras críticas de Varela, a quien acusa de fraccionar el colectivo. Otro que no participó de la fiesta política del partido de Arnufo Arias fue el expresidente del panameñismo Marco Ameglio. “Está de viaje, regresa mañana [hoy]”, respondió la voz de un hombre cuando se le llamó a su celular, ayer a eso de las 6:00 p.m. Por el contrario, Alberto Vallarino, el exministro de Economía que también es directivo del panameñismo, acudió a emitir su voto al final de la jornada electoral. Vallarino y Varela tuvieron una larga conversación el pasado viernes, según contó el ahora candidato, en la que hablaron del futuro del panameñismo (ver relacionada), y hasta de propuestas para el plan de gobierno del Vicepresidente.

Vallarino sufragó en la escuela Belisario Porras, donde otras figuras del colectivo amarillo, morado y rojo se aproximaron puntuales a las mesa de votación. Entre ellos, el exdirector de la Policía Carlos Barés, y José Antonio Domínguez, exdirector de Migración en el período gubernamental de Mireya Moscoso.

(Con información de Luis Burón-Barahona, Ángel López, María Cristina Ramírez, Alicia Mon y Ohigginis Arcia)

La fe y la soledad varelista

Antes de aterrizar en Penonomé, tierra natal del Arnulfo Arias, fundador del Partido Pananeñista, Juan Carlos Varela se refirió al encuentro con Alberto Vallarino, su rival en la fragosa contienda de 2008. “Por largo rato, el viernes nos reunimos para evaluar las primarias y la situación política. Es un gran amigo que tiene que seguir aportando al país. Votará en la tarde”.

Apenas el helicóptero se detuvo en el aeropuerto de Penonomé, Varela se dirigió a la camioneta del diputado de esa colectividad, Jorge Arrocha. Este lo recibió con el grito de “¡Presidente!”. La camioneta arrancó con Arrocha al volante, Varela de copiloto y su esposa Lorena en el asiento de atrás.

Sin prisas y con las ventanas abajo, para que el candidato enviara sus saludos, el auto se desplazó por las calles caniculares por donde alguna vez caminó Arnulfo Arias y todo el colectivo político que llevó a Mireya Moscoso a la primera magistratura.

El recorrido se detuvo a la entrada de la escuela Simeón Conte. Allí se hallaba la mesa de votación que le correspondía a Arrocha. Una comparsa de música de tamborito y tres parejas de danza recibieron a los Varela. Juan Carlos soltó de la mano a Lorena y empezaron a bailar, él con cierto garbo versallesco y ella con la frescura de una garota. De nuevo en el helicóptero, rumbo a Panamá, Varela le envió un mensaje a Moscoso: “Que tenga fe en esta causa”. El recado tiene un leve cariz de ruego, y de hacerse realidad equivaldría a homologar lo hecho por Juan Carlos Navarro. El logro del opositor va más allá de haberse impuesto en las primarias del Partido Revolucionario Democrático. El triunfo definitivo fue agrupar a su alrededor a las diferentes fuerzas de ese colectivo.

Con Vallarino al lado, el apoyo de José Miguel Alemán, obtenido la semana pasada, un posible respaldo de Marco Ameglio, “gran amigo que debe estar muy atento a lo que pase en el Canal”, al candidato del panameñismo solo le faltaría sumar el voto de Moscoso.

“Las mismas bases que la distinguieron a ella como Presidenta [1999-2004] son las que luchan a mi lado”, expresa con calma.

Era la misma tranquilidad que tenía Varela ayer, bien temprano en la mañana cuando ya intuía su victoria. Pese a ello salió a las 7:00 a.m. de la hacienda San Isidro, en el distrito de Pesé, Herrera. Con la cara impecablemente afeitada, una camisa blanca que al mediodía estaba empapada de sudor, el candidato cargó en sus brazos al hijo de un trabajador del ingenio de Varela Hermanos, S.A.

Después habló con los periodistas y se dirigió a la iglesia San José, en Pesé. Lo acompañó su hermano José Luis Popy Varela. Al llegar, varias decenas de lugareños se acercaron a saludarlo y desearle algo más que suerte para llegar a la Presidencia.

Eran, en su mayoría, ancianos sin dientes, olorosos a cobre, leales por generaciones a la familia Varela. Al salir de la iglesia se detuvo por unos instantes cuando Lorena le dijo que un párroco asignado a zonas peligrosas llamaba por teléfono móvil para darles la bendición. Acercaron su oído y se tomaron de la mano en forma de canasta, como dos adolescentes, y con los párpados bien cerrados repitieron el Padre Nuestro.

Juan Carlos y Popy se dirigieron a pie hasta la mesa de votación en la escuela Ildaura Vieto.

Después de votar, los dos hermanos saludaron a otros vecinos y regresaron a la hacienda, lugar que saltó a las primeras planas de los diarios en enero de 2009 cuando Varela cedió la cabeza de la alianza política opositora en favor de Ricardo Martinelli.

A Varela y su esposa y el menor de sus hijos, Estefan, los esperaba un helicóptero alquilado y de propiedad del beisbolista Carlos Lee. Las hélices empezaron a girar y elevaron el aparato de sillas de cuero. Todo un lujo en los aires de una hacienda de mil hectáreas, con sus cañas de azúcar erguidas y sus ríos y sus cerros que se bifurcan. Primero hacia las tierras inocentes de Penonomé, donde nació Arnulfo Arias. Y antes del mediodía, con un Varela de camisa sudada, camino al helipuerto del hotel Miramar Intercontinental de la capital.

En la ciudad, el panameñismo esperaba por Varela. Y él todavía no pierde la esperanza de la unidad. Con paciencia, y el tiempo en marcha, aspira a que Mireya Moscoso no pierda la fe.

Oscar castaño Llorente

La primaria en el interior del país

En el interior del país, la jornada electoral panameñista también fue lenta. En David, Chiriquí, por ejemplo, participó el 20% de los habilitados para sufragar, según personal del colectivo. Juan Serrano, presidente del Partido Panameñista en esa provincia, dijo que la fiesta electoral interna se desarrolló con normalidad. Solo hubo quejas porque algunas personas no aparecían en el padrón electoral, agregó.

Mientras que en los 61 centros de votación en Veraguas, el proceso se desarrolló de acuerdo con lo esperado. En la escuela anexa El Canadá, de Santiago, donde estaban registrados mil 300 panameñistas, solo ejercieron el sufragio 426. Por el contrario, en el corregimiento de San Pedro, (El Espino), directivos de este colectivo revelaron que más del 57% de los inscritos fueron a las urnas.

Por otro lado, en Colón, más de 400 panameñistas no pudieron votar para escoger a su candidato presidencial porque no aparecieron en el padrón electoral, denunció Federico Policani, presidente del Partido Panamenista en esa provincia.

Flor Bocharel
Víctor E.
Rodríguez Migdalia Grenald

ENFOQUE

 Una formalidad necesaria

Ana Matilde Gómez*
[email protected]

DEMOCRACIA. El evento de hoy [ayer] es importante porque es una formalidad necesaria para la legalidad de la candidatura, y además porque todo proceso en el que se ejerce libremente el derecho al voto, fortalece la democracia. El triunfo de Juan Carlos Varela no estaba en juego, porque él no ha tenido ningún contendor de peso. Lo de hoy [ayer] era una formalidad necesaria para la legalidad de la candidatura de Varela.

Era la reafirmación de una candidatura que desde hace tiempo estaba en la mente de algunos panameñistas. Sobre la baja participación, estoy segura de que los panameñistas van a salir a votar en 2014. Han obligado a mucha gente a inscribirse en el partido de gobierno, a cambio de conservar su trabajo, y ese es un grupo que no se iba a mover hoy [ayer].

Y, por el otro lado, creo definitivamente que la actitud de la señora Mireya Moscoso le ha hecho merma a la afluencia de votantes. Su comportamiento, aunque no es edificante, puede ser imitado por sus seguidores.

*La autora es exprocuradora


amira cabalo
Hace 1 ao

ES un hecho que la victoria de juan c Varela fue con sabor amargo ya que hubo poca afluencia en las mesas de votación y esto es un indicativo de que para el 2014 tendrá el mismo ausentismo a lo que a votación se refiere y al apoyo de sus copartidario ya que los mismos se sienten diseccionados de él.

ySigmund
Hace 1 ao

Mientras no renuncie a su puestito se mantendrán las sospechas de que utiliza fondos estatales para politiquear, mientras siga tratando de atribuirse obras que no ha hecho nunca y que si hicieron en ejecutorias el gobierno cd/molirena, mientras siga mintiendo con promesas similares a la patria boba de piardi de eliminar corrupción = al cero corrupción del piardi torrijo 2004-2009, este seco no va subir la loma al contrario, perderá puntos.

ySigmund
Hace 1 ao

2 años como arrastrado yes man, 3 años como un vago botella que nunca va a consejos de gabinete siendo eso parte de sus funciones no las cumple, utiliza fondos estatales para hacer politiquería, habla 2 veces mal de país fuera de fronteras, no paga salario mínimo a sus empleados. Es blanco fácil para ataques de campañas negativas en su contra pues su pasado es reciente excepto cuando se fue a estrella verde a finales de los '90 por eso es el padre del transfuguismo.

budhi
Hace 1 ao

Bueno, ponte los pantalones, habla con propiedad, convence al pueblo...y sobretodo, desaparece a la tulivieja que está como un alma (una especie de poltergeist) en pena por allí.

ernesto07
Hace 1 ao

votaron 60mil... sabe q llegará tercero. la única interrogante: sobrevivirá el panameñismo? como partido relevante o minúsculo recuerdo de otros tiempos? y eso q la campaña aún no empezó en serio, cdo sienta la prensa prd/cd, perderá buena parte de los votos con los q parte...

realpana
Hace 1 ao

el panameñismo, varela gano es cierto pero incluyendo el interior solo votaron un 25% del total de los inscritos en el Panameñismo, por tanto quedaron por debajo de el prd que tambien fue bajo ya que solo botaron un 33% de los inscritos, definitivamente que ya los panameños no creen en politicos tradicionales, ya no hay duda señores, no se puede tapar el sol con un dedo.

vicky
Hace 1 ao

que tristeza con este candidato y vicepresidente que no sirve para nada el mismo discurso de siempre preocupado por lo que hace el gobierno siendo el parte del mismo y nunca hizo nada solo toma méritos que no les corresponde.

jack hammer 3
Hace 1 ao

El mismo discurso de siempre, mentiras y mentiras, decir que todos los programas y obras que hace el gobierno actual, fueron ideas de el, me parece una falta de respeto, porque en el discurso no hablo de los negocios de el cuando era canciller

alanis23
Hace 1 ao

Varela parece un Disco rayado, dice lo mismo, adema no veo ninguna propuestas serias para el pueblo. La verdad no votaría por el ya que se le ve que tiene una doble moral,veo que solo quiere ser presidente para joder Martinelli.

Laura Yee
Hace 1 ao

Que podemos esperar de un político como JCV que en sus discursos no hace más que repetir las mismas cosas promesas que jamás cumplirá porque no tiene capacidad mental para ejercerlas
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES