Está navegando en la edición del Jueves 6 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

ESPAÑA. aprueban LEY PARA FRENAR DESALOJOS.

¿El apartamento o la vida?

En los últimos 60 días, tres personas se han quitado la vida cuando jueces han intentado desalojarlos de sus hogares por morosidad.

ÁNGEL LÓPEZ GUÍA
alopez@prensa.com

06/12/2012 - La crisis económica mundial se ha ensañado particularmente con España.

Estadísticas de la economía de este país europeo señalan que la tasa de desempleo ya alcanza el 25%.

Como resultado de esta contracción económica, cada vez más personas no pueden pagar sus hipotecas.

De acuerdo con cifras publicadas por el diario español El País, solo en el primer trimestre de este año se registraron 46 mil 559 desalojos, a un promedio de 517 diarios.

Los jueces, que finalmente son los encargados de ejecutar los desalojos, han emitido recientemente un informe criticando las leyes vigentes.

“Cada procedimiento encierra un auténtico drama que lleva casi inexorablemente a la exclusión social de familias que, impotentes tras haber quedado en el paro (desempleo) o sufrir una drástica reducción de sus ingresos, se ven incapaces de satisfacer las cuotas de unos préstamos que concertaron en época de bonanza económica”, señalaban.

El problema ha alcanzado tal magnitud, que en los últimos 60 días tres personas se han quitado la vida minutos antes de que funcionarios de un juzgado tocaran a su puerta para desalojarlos por impago.

Una de estas muertes fue la de Amaya Egaña, una exconcejal socialista de 53 años, quien se tiró del balcón de su apartamento cuando una comisión judicial tocaba a la puerta de su hogar para desalojarla por impago.

Su muerte condujo a un acuerdo entre gobierno y oposición para tratar de frenar los desalojos.

Mediante un decreto ley, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, propuso una moratoria de dos años para los desalojos de aquellas familias especialmente vulnerables.

Con esta ley, el Gobierno intenta que 120 mil familias no pierdan su hogar por no poder pagarlo, señalaba el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Algunas de las familias que se verán beneficiadas con la reforma son aquellas en las que solo un adulto sea el que cuide a los niños, familias con menores de tres años, los que tengan a su cargo un pariente con discapacidad y víctimas de violencia de género.

Además de esta medida, un grupo de alcaldes de la oposición socialista ha anunciado que retirará los fondos municipales de aquellos bancos que continúen efectuando desalojos.

Diferentes organizaciones ciudadanas han calificado las medidas tomadas como insuficientes, debido a que no son retroactivas y, por tanto, miles de familias continuarán en la calle.

En el otro extremo de esta situación, ciudadanos de China y Rusia se han acercado en los últimos meses a España para adquirir algunas de las cientos de viviendas que día a día son rematadas a bajos precios.

De hecho, recientemente el Gobierno español anunció que estudia un cambio en las leyes migratorias que permitirían obtener la ciudadanía a las personas que compren una vivienda superior a los 208 mil dólares.

¿Qué tan grave es la crisis?

Un estudio de la empresa Manpower, citado por el diario El País, señala que el 10% de las 17.5 millones de familias (1.7 millón) que viven en España, no tiene ningún ingreso económico. El desempleo en total alcanza una tasa de 25%, mientras que en los últimos cinco años se perdieron 4 millones de empleos. Del total de desempleados, solo el 63.4% obtiene algún subsidio de la Seguridad Social.

Cifras publicadas por este rotativo señalan que, en la actualidad, existen 16.3 millones de personas trabajando y cotizando en la Seguridad Social; 8.2 millones de jubilados, mientras que el total de la población suma 46.2 millones de personas. Un informe de la oficina estadística comunitaria de la Unión Europea señala que “el 27% de los españoles está en riesgo de pobreza o exclusión social” lo que sumaría un total de 12.4 millones de personas.


azucena fillo haro
Hace 1 ao

Gobierno fascista. ¿qué otra cosa podemos esperar?
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES