Está navegando en la edición del Jueves 22 de Noviembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

EMPRESARIO ITALIANO MAURO VELOCCI RECHAZA ACUSACIONES

´Este caso es una vergüenza´

El representante de Svemark en Panamá afirmó que nunca violó el ´email´ del presidente Martinelli, y aclaró que los correos se los dio Valter Lavítola.

Rafael Luna Noguera
rluna@prensa.com

22/11/2012 - El empresario italiano Mauro Velocci, acusado junto con la dirigente del Partido Revolucionario Democrático (PRD) Balbina Herrera por la supuesta difusión de correos electrónicos del presidente de la República, Ricardo Martinelli, calificó los cargos formulados en su contra por la Fiscalía Séptima de Circuito como una “vergüenza para un país que busca nombrarse democrático”, que “no persigue al denunciado por cosas grandes, sino al denunciante por cosas pequeñas”.

Velocci, sobre quien pesan cargos por la supuesta comisión del delito contra la inviolabilidad del secreto y el derecho a la intimidad, contestó ayer un cuestionario enviado por este diario a su correo electrónico y coincidió con los políticos de oposición que sostienen que, a través del Ministerio Público, el gobierno busca “matar” al mensajero y con ello, a la vez, eliminar a “un oponente político peligroso” como Balbina Herrera.

“Veo que [el presidente, Ricardo] Martinelli está desplegando todas las armas a su alcance para neutralizar a un “adversario político” valiente como Herrera y a un testigo peligroso, como me imagino me ve a mí”, señaló.

Velocci fue el representante en Panamá del consorcio italiano Svemark y quien negoció, infructuosamente, la construcción de cuatro cárceles modulares en el país por $176 millones.

También figura como testigo clave de la investigación por corrupción internacional que adelantan las autoridades judiciales italianas al empresario Valter Lavítola, precisamente por el supuesto pago de sobornos a funcionarios panameños dentro de la fallida negociación de las cárceles modulares.

Lavítola, preso en Nápoles, a su vez fue clave en la negociación suscrita entre Panamá y el conglomerado Finmeccanica por $250 millones.

El 19 de abril pasado, luego de la entrega de Lavítola en Italia, el presidente Martinelli se refirió a Velocci como una persona sin credibilidad, debido a que según su chofer consumía drogas y contrataba prostitutas en Panamá.

Herrera, que el pasado martes acudió al Ministerio Público, pero no rindió declaración indagatoria porque no estaba asistida por un abogado, ha dicho que los correos electrónicos que difundió en diciembre de 2011 a través de Telemetro y TVN se los dio Velocci.

¿Qué detalles nos puede dar usted al respecto? ¿Qué decían esos mensajes?

El único comentario que puedo hacer es que ni yo ni la señora Balbina Herrera hemos revelado el correo electrónico de [Ricardo] Martinelli. Si acaso, publicamos el email del señor Valter Lavítola.

Le explico: cuando salió la primera orden de arresto contra Lavítola, en septiembre de 2011, él se encontraba en Panamá y vivía al lado de la Presidencia, escoltado por la policía, que actuaba como su conductor y también acompañaba a su señora, Karen, a hacer compras en el supermercado, todo ello por órdenes de su amigo Martinelli.

Estos policías sabían bien manejar el computador, pero Lavítola desconfiaba, y como no sabía manejar el ordenador y no podía acceder a su email, me preguntó si yo le podía ayudar con su correo electrónico y para ello me dio su contraseña.

En los días siguientes, me pidió poner en orden toda su correspondencia y que la moviera a un archivo, que me rogó mantener, porque tenía miedo de represalias de parte de Martinelli después de que salieran en Italia todas las porquerías en su contra y contra el Gobierno de Panamá.

Como ya he explicado, Lavítola me dio todo el archivo de buzones de su correo electrónico, por lo que difícilmente se puede hablar de infracción. El correo de Lavítola estaba protegido por una clave de acceso que él me dio para que lo ayudara a protegerse de las acusaciones que salían de Italia. Nadie hizo un acceso ilícito a su buzón de correo. Tanto es así, que no he recibido ninguna queja de Lavítola.

Con respecto al contenido de los mensajes de Lavítola, no puedo entrar en detalles porque como ustedes saben en Italia hay una importante investigación sobre corrupción internacional, y no por una revelación de las letras del [ex primer ministro Silvio] Berlusconi, que incluye órdenes de captura contra Lavítola, Angelo Capriotti, Claudio Fagiano, Paolo Passalacqua y Paolo Pozzessere.

Sin embargo, en el computador de Lavítola hay informes que sintetizan los correos enviados por él a su “hermano” Martinelli, en los que, por ejemplo, solicita al secretario del Presidente, Adolfo De Obarrio, que lo trasladen en helicóptero después de pasar un fin de semana en el mar. También hay solicitudes de citas a Rica Martinelli [el hijo del Presidente], para discutir sobre las cárceles; y hay órdenes dadas por [la entonces ministra de Gobierno] Roxana Méndez.

Así que hay algunas cosas muy extrañas que pertenecen a Lavítola.

Entendemos que usted consignó una fianza de $100 mil para no ser detenido por este proceso. ¿Ya se esperaba usted una decisión en su contra?

Nunca he consignado en Panamá una fianza, ni de $100 mil ni de $5, porque yo sabía de este proceso por la prensa. Después de escuchar las tonterías de Martinelli en la primera conferencia de prensa que hizo inmediatamente después del escándalo, ya que no había podido neutralizarme controlando el testimonio de mi exchofer, yo esperaba a los sicarios. Me fue mejor con una medida de detención.

¿Piensa viajar a Panamá para enfrentar los cargos que le imputa la Fiscalía Séptima de Circuito?

En Panamá hay amos y sirvientes. Me parece que el poder judicial no es independiente del poder político. Así que creo que en Panamá todo es posible, inclusive impedir que un ciudadano honesto, que solo busca la transparencia, como es la señora Balbina Herrera, pueda salir del país. Tampoco soy un corrupto. Es evidente que hasta que en Panamá no se garantice el derecho de defensa de los extranjeros, no pienso poner los pies en su país.

¿Tiene información sobre el proceso por corrupción internacional que se sigue en su país y cuyo expediente pasó de Nápoles a Roma? Se tenía previsto que las audiencias empezaran el 14 de este mes, pero entiendo que las suspendieron por la huelga. ¿Fue así, ya se fijó una nueva fecha? ¿Sigue siendo usted testigo de la Fiscalía de Nápoles?

La información que tengo acerca de este proceso es la que ha sido publicada en la prensa. No estoy investigando. Soy simplemente un testigo, así que voy a ser llamado como testigo, pero no me mantienen informado de la evolución del proceso judicial.

Represalias

Luego de que la Fiscalía Séptima de Circuito le impusiera una medida cautelar de prohibición de salida del país, el pasado martes, Herrera dijo que todo el caso es una persecución en su contra, debido a sus aspiraciones políticas.

Ayer añadió que la justicia panameña está al servicio de la política y del Presidente. “Las cosas aquí están peor [...] esto está cogiendo un ribete peligroso. En Italia cuatro personas están detenidas por el caso de Finmeccanica”, añadió.

Casi un año de investigación

Este caso se inició el5 de diciembre de 2011, luego de que la abogada de la Presidencia de la República, Ana Belfon, presentara una denuncia en el Ministerio Público después de que la dirigente del PRD divulgara ese mismo día, en un noticiero matutino de Canal 13, el contenido de unos correos electrónicos de conversaciones del presidente, Ricardo Martinelli, con el empresario italiano Valter Lavítola.

Herrera también divulgó los correos en TVN al día siguiente.

En ellos, el Presidente y Lavítola supuestamente hablan del pago de sobornos a funcionarios panameños dentro de la negociación fallida para la construcción de cárceles modulares en el país, por parte del consorcio Svemark.

Herrera admitió que los correos se los suministró Mauro Velocci, representante de Svemark.

El 15 de junio pasado, Martinelli, a través de su abogado Rosendo Rivera, presentó una querella penal contra Herrera y Velocci por inviolabilidad del secreto y el derecho a la intimidad.

El Juzgado Undécimo Penal admitió un incidente de controversia a la defensa legal de Herrera, y el 7 de septiembre ordenó concluir la investigación.

La Fiscalía Séptima de Circuito pidió el sobreseimiento provisional el 20 de septiembre, pero luego el juzgado, en fallo del 25 de octubre, ordenó ampliar la investigación y tomar declaración indagatoria a Herrera y a Velocci.

Mediante resolución del 15 de noviembre, la fiscalía formuló cargos a Herrera y a Velocci, y ordenó indagarlos.

Rubén Polanco

´Martinelli está en su derecho´

Rosendo Rivera, abogado en este proceso del presidente, Ricardo Martinelli, dijo ayer que no importa si el contenido de los correos es verdadero o falso, pues lo que se ha reclamado es que se divulgó información privada sin autorización, lo que es un delito.

Rivera salió al paso a Balbina Herrera, quien dijo ayer que la medida cautelar que le impuso la fiscalía era para evitar que viajara a Italia.

Según el abogado, el que ella vaya a Italia no perjudica el caso. “Para ir a ese país no se necesita visa, por lo que ella podía ir cuando le diera la gana”, dijo.

Negó, asimismo, que el Presidente haya “metido la mano” en la investigación, como lo denunció Herrera. “Es obvio que esto será usado políticamente. Es muy conveniente para ella decir ahora que hay persecución”, acotó. “Martinelli está haciendo uso de su derecho y prueba de ello es que el Tribunal Electoral le levantó el fuero a Herrera, porque no se trata de un delito político”, agregó.

Rubén Polanco


Heliogalvan
Hace 1 ao

El que entrego el correo a terceros es Laviota a través de Velocci ya que le dio su clave y autorización para entrar a sus correos. Matineli debió demandar a es Laviota, y no a Veloci o a Balvina que son los mensajeros. Solo vean la caso deWikiLeaks, los gobiernos están demandando al dueño de WikiLeaks y no a los medios de comunicación que recibieron y divulgaron esos emai. En todo caso el que debió demandar a Velocci es Laviota.l

alberto quiroz
Hace 1 ao

heliogalvan esta en lo correcto.

brandy perdita
Hace 1 ao

si hubo cruce de correos, tanto lavitola como martinelli pueden demandar "a balbina" que fue quién los presentó en la televisión, velocci no los publicó, para eso utilizaron a la chola estúpida, con ansias de protagonismo.

Casija
Hace 1 ao

espero que este caso se investigue hasta las ultimas consecuencias. el que no la debe no la teme. y si balbina cometio su error, lo debe pagar. pero de comprobar que esos correos son cierto y lo que se estaba logrando era cerrar un tremendo negociado para sus beneficios. espero que la justicia hago lo suyo. porque ya estamos cansados los panameños de ver libres a los delincuentes de cuello blanco.

Sergio Sanchez
Hace 1 ao

No se debe uno guiar por las apariencias, pero el tipo parece una basurita. No es muy creíble cuando dice que quieren "eliminar a “un oponente político peligroso” como Balbina Herrera" ¿Oponente político que no marca en las encuestas y que no la quieren ni en su partido y que es recordada por abrazar hoy a quien traiciona mañana?.

GANDHI
Hace 1 ao

LO QUE PASA ES QUE PANAMA ES UN PAIS DE MARAVILLAS, AQUI CON PLATA SE COMPRA TODO!, LOS OPOSITORES NO HACEN NADA, NO TENEMOS JUSTICIA SOLO UNA CORTE JUDICIAL MANDADA POR EL DE TURNO!, SOMOS UN PAIS CORRUPTO Y PUNTO!.

alberto quiroz
Hace 1 ao

Con plata se compra todo en la zona libre de colon.

jhabacuq
Hace 1 ao

bueno y como pintan las cosas en panamá lo mas seguro que no pase nada y todo mundo inocente como los hermanos de la guardia, viva panamá.

brandy perdita
Hace 1 ao

¿El consorcio italiano Svemark? ¿una empresa con 30,000.ºº dólares en el banco, pretendía negociar un contrato por 176 millones? este fuma de la mala.... o las prostitutas le pegaron una sífilis, que le destruyó las neuronas.

brandy perdita
Hace 1 ao

Definitivamente se juntó el hambre con las ganas de comer. Sólo en la cabeza de éste maleante y ana Matilde gómez, (igualmente delincuente), cabe eso de que yo no he tocado tu equipo, teléfono o laptop , sino el de otra persona que se comunicó contigo. ¡¡¡¡coño no entienden que no tienen el permiso de una de las partes!!! Balbina no puede estar publicando correos que no fueron dirigidos a ella. Balbina cometió un delito y debe ir presa.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES