Está navegando en la edición del Domingo 5 de Mayo del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

Amador

Thalia S. Morales
elbarrio@prensa.com
Temas:
INSTALACIONES. Encendida de luces en el Biomuseo puente de vida en el mes de enero. El próximo año, abrirán cinco de las ocho galerías de la nueva atracción turística de la zona.La Prensa/David Mesa

05/05/2013 - El Causeway o la Calzada de Amador además de ser uno de los principales atractivos turísticos del país es un sitio histórico, cuyos vestigios aún se aprecian. “Era la zona favorita de anclaje de los bucaneros”, de acuerdo con La historia del Fuerte Amador y Fuerte Grant, de Suzanne P. Johnson.

Patrick Dillon, arquitecto urbanista, fundador de la firma EnSitu, quien ha colaborado con el Plan Maestro de Desarrollo de Ft. Sherman, San Lorenzo y Colón, y con el Biomuseo, cuenta que al dejar las embarcaciones  los exploradores en busca de tesoros, se transportaban en botes pequeños hasta Playa Serena –en donde estaba antes el mercado público debajo del Palacio de las Garzas a–  y allí desembarcaban el oro.

“Es una lástima que con las nuevas construcciones se haya borrado esta playa que fue usada por 500 años. Es un atentado contra el patrimonio nacional”, lamenta.

LA BASE NAVAL

Con la construcción del Canal surge la necesidad de proteger la entrada del Pacífico contra un posible ataque naval. Los Fuertes Amador y Grant serían las dos bases militares destinadas para la defensa. Los  nombres de los fuertes fueron asignados por el secretario de Guerra Henry L. Stimson, en enero de 1912, apunta La historia del Fuerte Amador y Fuerte Grant.

El Fuerte Amador es un relleno que se hizo con el material extraído del Corte Culebra (Gaillard Cut), cuando se construía el Canal, “que se depositó en el Balboa Dump”, señala Dillon. Estaba situado en donde ahora está el Figali Convention Center y sus alrededores. 

Fue creado en 1907 sobre fondo marino. “Toneladas de material excavado del Corte Culebra fueron trasladados por ferrocarril y descargados en esa área” [La Prensa , 3/3/2002].

El 10 de octubre de 1909, se estableció la Junta de Fortificación del Canal de Panamá que recomendó la extensión del rompeolas a las islas Flamenco, Perico, Naos y Culebra, de acuerdo con la publicación.

Además la calzada de unos 3.5 kilómetros de longitud fue construida para bloquear las corrientes de la bahía de Panamá para evitar la sedimentación en la entrada del Canal, según indica el arquitecto Dillon.

El Fuerte Grant era principalmente para la defensa naval que incluía la calzada y las islas Naos, Flamenco, Punta Culebra y Perico, en donde estaban las principales baterías, nombrado en honor del general Ulysses S. Grant, del ejército de Estados Unidos, y presidente  desde 1869 hasta 1877.

La construcción de la calzada fue similar a la de Fuerte Amador y concluida en 1912, cuando se conectó al resto de las islas.

INSTALACIONES

Algunos edificios se mantienen intactos. En donde está la Zona de la Rumba habían casas de los oficiales de alto rango. Otras barracas fueron demolidas, cercanas al antiguo muelle y algunas permanecen en ruinas, como es el caso de las casas propiedad del Seguro Social que eran para soldados que vivían con familias.

Al entrar a la calzada de la ciudad hacia izquierda, después de la salida hacia el puente de las Américas y en frente de los estacionamientos de la Zona de la Rumba estaban ubicadas las oficinas de la fuerza naval (hoy las oficinas de Anati y Catastro).

Durante la construcción del Canal había un campo de golf, el club de oficiales, una casa club (donde está la Playita) campos de béisbol, teatro (en donde está el Centro de Exhibiciones Marinas en Punta Culebra), salones de música, gimnasio y oficina de correos.
Los diseños arquitectónicos de los edificios de las bases estuvieron a cargo del arquitecto estadounidense Samuel M. Hitt, autor del diseño de hospital Gorgas, “con un toque neoclásico y minimalista”, destaca Patrick Dillon.

Reconociendo la importancia de los estudios en ambos océanos, Atlántico y Pacífico, en el siglo XX, el Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian (STRI, por sus siglas en inglés) negocia en 1963 con el ejército norteamericano el uso del muelle y el bunker en isla Naos, denominados Navy Research Laboratory .

“Fueron utilizadas para pruebas de un submarino atómico, pero en ese entonces habían cesado estas investigaciones”, explica Mercedes Arosemena, directora Administrativa del Laboratorio Marino de Naos del STRI, quien trabaja desde hace 25 años en la zona.

CENTRO DE TURISMO

Las bases fueron revertidas por los Tratados Torrijos Carter firmados por el general Omar Torrijos y el presidente de Estados Unidos Jimmy Carter en 1977.

En Amador ocurrió en dos fases. En octubre de 1979, se revirtieron 85 hectáreas, entre las cuales estaban las islas (Naos, Perico, Culebra, Flamenco) que se conocían como Fort Grant. Los panameños podían ir a la Calzada pero con ciertas restricciones y no podían ingresar a las edificaciones que aún eran ocupadas. 

En la segunda fase, en octubre de 1996 se revirtieron unas 55 hectáreas del Fuerte Amador. En las islas Naos y Punta Culebra se ubicó la sede del centro de investigaciones del STRI en 1989.

En 1990 por decreto de gabinete, se declara Fuerte Amador, “Zona Turística Especial” y entonces  se inicia la construcción paulatina de hoteles, bares, comercios, y lugares de recreación.

En las instalaciones de Naos y Punta Culebra todavía se observan  vestigios de las instalaciones militares. “Hace pocas semanas tuvimos la visita de historiadores militares quienes recorrieron todas las baterías realizando un reporte minucioso sobre sus condiciones existentes”, narra la directora administrativa.  “Siento una enorme recarga de energía mientras disfruto el precioso panorama del vasto océano en ambos lados de la calzada”, exclama Arosemena.

EL RESIDENCIAL

Sobre una colina a la derecha, justo antes de entrar al hotel Country Inn hay una calle con 4 edificios y unas 20 casas, y una cancha de tenis conocida como Amador Heights.

Un apartamento de 287 metros cuadrados puede costar $645 mil y el alquiler puede oscilar en unos $2 mil 200 al mes.

Michelle Hatch vive en Amador Heights desde hace tres años. “Es un barrio verde, tranquilo, poco ruidoso, seguro y esperamos que así se mantenga”.

La vecina indica que otra ventaja es la baja densidad a pesar de que hay cuatro condominios cerca. “Es un barrio con un gran futuro. Con un gran potencial para el desarrollo cultural, deportivo, familiar y ambiental”.

Está optimista por la apertura del Biomuseo, “por la amplitud, la exuberancia de su naturaleza  que deslumbra con la presencia de vida silvestre, fauna y flora originarias de la zona”.

Hatch espera que no se construyan “mamotretos de concreto y vidrio de más de 8 pisos ni rellenos que causen problemas o desbalances ecológicos”.

Una de sus preocupaciones es la inseguridad jurídica que pueda permitir el cambio de las definiciones de tierras en la zona. A Michelle le gustaría tener un área con un desarrollo comercial “controlado, acorde al estilo urbanístico del lugar y sobre todo muy respetuoso de la naturaleza”. Como ejemplos menciona el desarrollo “boutique por el tamaño moderado que implica el concepto”.

Otras vecinas de Amador Heights contaron que el exceso de basura es uno de sus principales problemas. Sobre todo en la calzada. “El exceso de basura es producto de “los comercios y los eventos que se organizan en la calzada y nadie se encarga de limpiar”, manifiesta Lesbia Machado, jefa de Proyectos Especiales de la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario (AAUD).

COMERCIANTES

Marisabel Castro opera junto a su esposo Tony’s Bikes desde 2005. “Tenemos la ventaja de trabajar en un lugar paradisiaco con una vista espectacular”, exclama.

A Castro le gustaría que hubiera un mejor mantenimiento del lugar, ya que “la recolección de basura no es la óptima, los basureros  están deteriorados y la basura se acumula”.

Machado recomienda que todos los comercios de la zona de Amador que coordinen con la Autoridad de Aseo la recolección, “pues nadie se ha acercado a ellos”. 

Otro punto negativo según Castro es la falta de baños públicos para los visitantes.

La comerciante añade que el auge de personas locales y turistas “ha aumentado lo cual nos ha convenido para nuestro negocio”; sin embargo, la falta de mantenimiento, las aceras deterioradas, bancas destruidas, la falta de estacionamiento y la preocupación de que eliminen la construcción del nuevo centro de convenciones.

LA MARINA

Ana Sánchez, gerente de mercadeo de Fuerte Amador Resort & Marina, S.A., administradores de la concesión de la Isla Flamenco desde 1998, indica que las bases de esta isla fueron desmanteladas a finales de la década de 1940.

Sánchez tiene un año y medio de trabajar allí. “Estoy rodeada de las mejores vistas marinas de la ciudad de Panamá”, cuenta mientras nos da un tour arriba del cerro Flamenco, zona restringida en donde la Autoridad del Canal de Panamá tiene ubicado un radar.

Arriba, en cerro Flamenco están en pie  algunas estructuras de concreto así como el piso y las paredes en donde colocaban los cañones de largo alcance mirando hacia el mar.

Hay un helipuerto, restos de una casa de Manuel Antonio Noriega  y una estructura en donde había un elevador que llegaba hasta la cima del cerro que da hacia un túnel por donde se cargaban las municiones. Al túnel se entra por detrás del antiguo Barkos y tiene paredes de concreto armado y roca viva y han servido como escenario para filmaciones de realities y comerciales de televisión.

La marina emplea a unas 120 personas y tiene más de 200 dueños de yates. Tienen un astillero y travelift para reparación de naves. Además  es puerto de unos 48 cruceros  al año.

EL BIOMUSEO

Uno de los atractivos principales es la estructura del Biomuseo Puente de vida, diseñado por el arquitecto Frank Gehry, autor del Museo Guggenheim de Bilbao.

Es un proyecto impulsado por la Fundación Amador, con el respaldo del Gobierno de Panamá, con el apoyo científico del Instituto Smithsonian y de la Universidad de Panamá.

El museo contará la historia del surgimiento del istmo hasta que el Atlántico fue separado del Pacífico.

La estructura albergará: ocho galerías de exhibición diseñadas en secuencia por Bruce Mau Design, un atrio, una sala de exhibiciones temporales, una tienda de regalos, una cafetería, un anfiteatro y dos salones para charlas y exhibiciones exteriores en un parque botánico diseñado por la paisajista Edwina von Gal.

El museo tiene 4 mil metros cuadrados. Las galerías que abrirán sus puertas el próximo año son. “Galería de la biodiversidad”, una rampa que dará la bienvenida al visitante. “Panamarama” tendrá un espacio de proyección de 10 pantallas con naturaleza panameña.

“El puente surge”: tres esculturas de 14 metros de altura, en un espacio de encuentro táctil y físico con el mundo geológico de cómo se formó el istmo.

“El gran intercambio”: más de 40 esculturas de animales de todas las épocas. “La huella humana”, un espacio al aire libre, con columnas que contarán la historia de la presencia humana en el istmo.

Las galerías que se inaugurarán después de 2015 por su complejidad son  “Océanos divididos”, dos acuarios semicilíndricos mostrarán cómo el Pacífico y el Caribe evolucionaron.

En “La red viviente”: una escultura que incorpora una planta, animal, insecto y microorganismo. Y “Panamá es el museo”: paneles y pantallas con información sobre las relaciones entre la biodiversidad de Panamá y el mundo con acceso a una red virtual.

Al final de tour, se le dirá al visitante que “todo lo que ha visto es una representación, que vaya a conocer el país que lo conserve, que lo quiera y explore”, según Karen Rodríguez de Fundación Amador.

SEGURIDAD

Marisa Castro sufrió un robo en su local que calculan que se dio en la madrugada después de las 3:00 a.m. que había cerrado el local vecino. A la mañana siguiente descubrieron que las cerraduras traseras de cuatro de sus vecinos habían sido violadas e ingresaron por la parte trasera. Llamaron a la policía y obtuvieron una respuesta rápida.

“Deberían aumentar la cantidad de unidades”, además dice que los fines de semana “hay mucho tráfico y cuando ocurren accidentes a las ambulancias se les hace difícil el acceso”.

Ana Sánchez indica que a pesar de que hay seguridad privada las 24 horas en la marina, se han registrado algunos autos con vidrios rotos. Pero la situación disminuyó “con el incremento de rondas policiales y retenes en la entrada”.

Mercedes Arosemena considera que los problemas de seguridad “no son serios y que casos reportados son los comunes”, relacionados con el incremento de visitantes y turistas, tales como robo de carteras y carros violados para sustraer objetos.

LA VISITA

Durante los recorridos pudimos observar que a pesar de que es una hermosa zona turística, con facilidades de restaurantes, hoteles,  bares hay un fuerte deterioro en la Calzada de Amador y un exceso de basura.

Lesbia Machado dice que a pesar de que no hay comunicación con los comercios y organizadores de los eventos, “la autoridad ha adquirido el compromiso de limpiar los excesos de basura”, informa. Además han destinado la tarea a 15 señoras que hacen recolección diaria de lunes a domingo.

Hay estructuras descuidadas y en abandono como en la isla Naos como el Naos Harbour Island que solo se observa vía aérea o marítima porque la entrada por tierra permanece cerrada con portones.

En la entrada de la calzada a la izquierda, después de las instituciones gubernamentales se ubican 10 casas y 6 edificios con letreros que aparentan estar en abandono y son custodiadas por dos perros dentro de uno de los edificios.

El letrero dice: “El mantenimiento de este globo de terreno es responsabilidad exclusiva de la Caja de Seguro Social”.

El director ejecutivo Nacional de Administración y Finanzas de la Caja de Seguro Social (CSS), Alberto Maggiori, explicó que las casas y edificios pertenecientes a esta institución fueron recibidos a finales de 1999 como parte de la reversión.

Al momento de recibir estas construcciones ya se encontraban abandonadas. Desde entonces, tanto empresas privadas como instituciones públicas se han acercado a conocer la manera de poder ocupar estos edificios.

Sin embargo, como se venden conjuntamente, la CSS “no ha recibido una oferta llamativa y que valga la pena para vender estas propiedades”, explicó el funcionario. Las edificaciones tampoco las alquilan y permanecen vacías.

El muelle de donde zarpan las embarcaciones y ferrys frente al Balboa Yatch Club tiene basura y malos olores. Cientos de turistas utilizan este muelle para ir a las islas de Contadora, Taboga y San José, entre otras.

EL CENTRO DE CONVENCIONES

El centro de convenciones mantiene unas vallas alrededor de las tiendas, la Zona de la Rumba y algunos comercios, sin avances visibles.

Yadira González, directora del plan maestro dentro de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), indicó que en las próximas dos semanas esta institución recibirá los planos del nuevo centro de convenciones de Amador.

El proyecto está a cargo del consorcio HPC-Contrata-P&V a un costo de $193.7 millones en un globo de terreno de 13 hectáreas, señala La Prensa 25/9/2012.

La estructura de 53 mil metros cuadrados deberá estar concluida para el mes de octubre del año 2014.

En el precio se incluye la construcción de un anfiteatro con capacidad para mil 900 butacas.

El nuevo centro de convenciones, explicó González, tendrá capacidad para albergar a 50 mil visitantes en varias salas de reuniones y exhibiciones que podrán tener varios eventos simultáneamente. En cuanto al Centro de Convenciones Atlapa, fuentes de la ATP dijeron que “en estos momentos se está evaluando su venta”.

OTROS PROYECTOS

Aunque los vecinos entrevistados en Amador Heights no mencionaron directamente los proyectos turísticos que los preocupan, hay situaciones que han generado noticias y la atención de los panameños como lo es la ampliación (relleno) de la calzada y construcción de nuevos proyectos.

El 4 de junio de 2012, el presiente Ricardo Martinelli manifestó su intención de extender la zona, según una publicación de este diario.

El pasado 30 de enero La Prensa publicó que Maritime City, S.A. presentó el EIA categoría II (estudio de impacto ambiental).

Maritime City solicitó a la AMP rellenar 36.8 hectáreas de fondo de mar para ubicar 19 rascacielos y 60 lotes para residencias individuales con embarcaderos privados para yates y botes.

La zonificación turística de Amador impide que se construyan edificios para la venta de residencias.

SOBRE AMADOR

Los hospitales más cercanos son Hospital Santo Tomás, el Hospital Oncológico y Hospital Santa Fe. El Supermercado 99 dentro del centro comercial Albrook Mall y el Supermercado Rey en Albrook son los más cercanos con farmacias. Hay una subestación de policía en Balboa en calle La Boca.

La estación de bomberos Segismundo Navarro está ubicada a un costado del auditorio Ascanio Arosemena en Balboa, así como la estafeta de correos más cercana.

Con información de Ángel López.


AmadorLot
Hace 11 mess

facebook.com/AmadorPanama

AmadorLot
Hace 11 mess

Un área con gran potencial. facebook.com/AmadorPanama
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES