Está navegando en la edición del Viernes 19 de Julio del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

REQUERIDO POR LA JUSTICIA ITALIANA

Arrestan a exespía

Una fuente oficial confirmó a este diario que Roberto Seldon Lady andaba en compañía de una ciudadana de nacionalidad colombiana.

Rafael Luna Noguera
rluna@prensa.com
CLÉRIGO. Robert Seldon Lady fue condenado este año por el secuestro, en 2003, del imán Abu Omar (en la foto). AP/Amr Nabil

19/07/2013 - Roberto Seldon Lady, exjefe en Milán, Italia, de la Oficina Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés), que es requerido por la justicia italiana tras ser condenado por el secuestro, en 2003, del imán Abu Omar, fue aprehendido el pasado miércoles por las autoridades migratorias de Costa Rica en el puesto fronterizo de Guabito, en Bocas del Toro, confirmó una fuente oficial.

Seldon se encontraba en compañía de una ciudadana de nacionalidad colombiana –cuya identidad no fue revelada– y ambos pernoctaban en Panamá en calidad de turistas, con todos sus documentos en regla, aunque no se especificó desde cuándo.

De acuerdo con la fuente, el exespía cruzó a Costa Rica por el puesto fronterizo de Guabito, en Bocas del Toro, pero fue devuelto a Panamá y entregado a las autoridades del Servicio Nacional de Migración (SNM), debido a que tuvo algún tipo de dificultad –que no se detalló– con el pago de una tasa de turismo exigida por las autoridades del vecino país.

Una vez en Panamá, los funcionarios del SNM contactaron a las autoridades de Interpol por tratarse de dos extranjeros y en la policía internacional les informaron que, en efecto, Seldon es buscado por la justicia italiana.

La fuente consultada por este diario dijo que después de dicha comprobación el ciudadano estadounidense fue escoltado hasta las oficinas del SNM en la ciudad de Panamá.

Sin embargo, el director del SNM, Javier Carrillo, aseguró a este medio en horas de la tarde de ayer que desconocía por completo el caso. Es más, afirmó que “no le sonaban” los apellidos Seldon Lady y que en los albergues de esa entidad no había nadie con esa identidad.

Previamente, el ministro de Seguridad Pública, José Raúl Mulino, dijo a la agencia de noticias AP que no estaba enterado de la detención de Seldon.

En la Cancillería panameña se indicó que no darían ningún tipo de información sobre este caso.

A su vez, las oficinas de prensa de la Policía Nacional (PN) y de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ), a las que se preguntó sobre el arresto, no contestaron posteriormente los llamados de este diario.

La detención de Seldon fue confirmada originalmente por el Ministerio de Justicia italiano, de acuerdo con informaciones divulgadas por diferentes agencias internacionales de noticias, entre estas AP, Reuters y la italiana ANSA.

Según las agencias internacionales de noticias, Seldon fue condenado a nueve años de cárcel a comienzos de este año por el secuestro, en 2003, del clérigo musulmán Osama Mustafa Hassan Nasr, también conocido como Abu Omar.

ANSA reportó que la ministra de Justicia de Italia, Anna María Cancelleri, firmó ayer mismo la orden de arresto provisorio, en espera de la presentación de extradición, proceso para el que tiene dos meses.

Después de ser secuestrado en una calle de Milán, el imán Abu Omar, sospechoso de terrorismo, fue llevado a Egipto como parte de una operación que incluyó varios “vuelos ilegales desde Europa con detenidos requeridos por la CIA”.

El caso derivó en una investigación de la Fiscalía de Milán, que convocó a los servicios de inteligencia italianos y juzgó a 23 agentes estadounidenses, los cuales recibieron penas de siete años de prisión, en ausencia.

El juicio a Seldon –que ya se retiró de la CIA– y a otros dos estadounidenses en el caso dio como resultado las primeras condenas en todo el mundo en contra de agentes que participaron en el programa de entregas extraordinarias de la agencia, una práctica que supuestamente implicó torturas, apuntó AP.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES