Está navegando en la edición del Viernes 3 de Mayo del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

VIOLENCIA. ATENTADO CONTRA PERIODISTA COLOMBIANO.

El castigo para una voz crítica

Ricardo Calderón, periodista de un medio de comunicación importante en Colombia, fue víctima de un atentado del cual salió ileso.

PERIODISMO. ‘Semana’ es una revista de actualidad que investiga los acontecimientos más importantes en Colombia. LA PRENSA/Notimex

03/05/2013 - Colombia está conmocionada. Después de años de no registrarse un ataque violento contra periodistas de medios importantes, la noche del miércoles el jefe de investigaciones de la revista Semana, Ricardo Calderón, sufrió un atentado del que, por suerte, salió ileso.

El hecho se registró cuando Calderón manejaba entre Melgar e Ibagué, cerca a la base militar y centro de reclusión de uniformados Tolemaida, objeto de serios escándalos de corrupción revelados por Calderón (ver recuadro).

El carro que manejaba –el de su esposa, que no es blindado– recibió cinco impactos de bala. “Él alcanzó a ver que era un carro gris, de vidrios polarizados. Se bajaron dos personas, lo llamaron por su nombre y apenas él contestó comenzaron a dispararle”, contó el director de Semana, Alejandro Santos R. Inmediatamente, se lanzó al borde de la carretera.

Se conoció que hace meses se le ofreció a Calderón un esquema de protección oficial que no aceptó, quizá con el pensamiento que comparten muchos periodistas de que los escoltas interfieren con su labor.

VOCES, EN ALERTA

El atentado tiene en alerta a los periodistas del vecino país. Y es que, según dijo Alejandro Santos a este diario, “este no solo es contra Calderón, Semana y la libertad de prensa, sino también contra el derecho a la sociedad de estar bien informada, sobre todo de los oscuros episodios que ocurren en nuestra democracia”.

Es eso a lo que apunta Catalina Botero, relatora especial por Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos, para quien ese ataque es “extraordinariamente grave”, pues envía a los periodistas un mensaje de inhibición, y a la sociedad colombiana, “que es testigo de la importancia de una prensa plural y libre”.

La prensa en Colombia, destaca Botero en conversación con este medio, “ha sido el gran auxiliar de la justicia, destapando los grandes escándalos de corrupción”.

Por su parte, Fidel Cano, director de El Espectador, expresó que a los periodistas “nos han notificado que hay gente poderosa y sin límites dispuesta a hacer lo que sea para intentar acallarnos”.

Por ello, sostuvo Santos, que el atentado se registre en vísperas del Día Mundial de la Libertad de Prensa es paradójico, pues por un lado revela la cara valiente del periodismo y, por otro, la cara oscura de hacer periodismo en Colombia.

Hacía rato que en Colombia no se atentaba contra un periodista reconocido que trabaja para un gran medio.

Sobre ello, Cano hizo hincapié en que “la situación de los periodistas en las regiones de Colombia no era mucho mejor que antaño”. Era mejor, acepta, pero no sostenible.

Ante eso, Santos destaca que, pese a las dificultades, la Colombia de hoy es distinta a la de los años 80 y 90. “Me rehúso a creer que estemos reeditando un capítulo en la historia que considerábamos superado”.

Sin embargo, tanto Cano como Santos piensan que el atentado no influirá en el día a día periodístico del país.

“El periodismo colombiano ha dado muestras suficientes de que no se amedrenta con la persecución y sabe que su mejor defensa frente a la violencia es la unidad para que, en lugar de callarnos, nuestra voz se multiplique y se escuche más”, piensa Cano.

Sin embargo, Cano destaca que no hay compromiso de las autoridades para investigar estos hechos.

Según él, “la impunidad ha reinado en los casos de uso de la violencia contra periodistas, y dudo que en este caso vaya a ser diferente. Eso es sumamente grave en este caso, en el cual se intuye que pueda haber responsabilidad de miembros de las fuerzas del Estado por el tipo de investigaciones que ha venido realizando Ricardo”.

En tanto, Santos asegura que “Semana seguirá investigando, destapando escándalos, asumiendo posiciones críticas, incomodando a poderosos, denunciando abusos de poder y destapando ollas podridas, siempre tratando de proteger a nuestros periodistas”.

Sin embargo, hace la salvedad que en este episodio “hemos recibido todo el apoyo de las autoridades y la protección del Estado”.

Sobre este punto, Botero sostiene que “el Estado tiene que adelantar todas las investigaciones para encontrar pronto a los responsables y agotar las hipótesis lógicas de la investigación. Y en el caso del periodismo, la hipótesis tiene que ver con lo que el periodista escribe”.

En eso coincide Frank La Rue, relator especial de Naciones Unidas para la Libertad de Opinión y Expresión. “El atentado confirma lo peligroso de practicar el periodismo y la importancia de reafirmar la obligación del Estado de brindar protección a los periodistas e informar lo antes posible de los responsables, porque el problema más grave que he encontrado en la violencia contra periodistas es la impunidad”.

Gremios como Human Rights Watch y la Fundación para la Libertad de Prensa condenaron el hecho. Mientras, el presidente Juan Manuel Santos pidió al director de la Policía que se encargue personalmente del caso. Ministros del vecino país también condenaron el atentado.

¿Quién es Ricardo Calderón?

Ricardo Calderón es reconocido como una de las figuras insignia del periodismo de investigación en Colombia. Sus reportajes han desenmascarado a paramilitares, políticos y poderosos vinculados al ejército.

Recientemente destapó un escándalo que deja ver que, en el centro de reclusión militar de Tolemaida, uniformados condenados por violaciones de derechos humanos han recibido privilegios. Calderón también investigó las “chuzadas” a periodistas y opositores por la extinta agencia de inteligencia colombiana, Departamento Administrativo de Seguridad. Ese caso tiene como principal señalada a María del Pilar Hurtado, exjefa de esa entidad, que está asilada en Panamá, aunque sobre ella pesa una orden de captura en su país.

Según dijo a medios locales Fernando Carrillo, ministro del Interior de Colombia, “sin lugar a dudas” el atentado “tiene que ver con las investigaciones que [Calderón] ha realizado”.


Forrest Gump
Hace 1 ao

Un tema para reflexionar.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES