Está navegando en la edición del Sabado 23 de Marzo del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

Basura en espera

23/03/2013 - El cerro Patacón es una colina de forma redondeada de unos 90 metros de altura que se levanta al nordeste de la ciudad de Panamá. Abajo, en sus faldas, está desde 1985 el relleno sanitario donde se depositan los desperdicios orgánicos e inorgánicos que produce el área metropolitana.

El depósito de basura se mudó allí tras la saturación del crematorio de Panamá Viejo, situado en los terrenos donde hoy se levanta Costa del Este. Había funcionado allí durante 40 años.

En 2003, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA, por sus siglas en inglés) entregó un plan maestro para el manejo de los desechos sólidos para el Municipio de Panamá, que era el que administraba el relleno.

Ese plan resaltaba la urgencia de expandirlo y crear estaciones de transferencia y transporte para reducir costos y ampliar la cobertura.

El Municipio de Panamá comenzó a expandir en 2004 el área destinada al depósito de desechos sólidos del relleno, habilitada desde 1985 y que cubría 11 hectáreas, pues para 2006 su capacidad alcanzaría su límite, según el estudio de la JICA.

Tres años más tarde, en diciembre de 2007, se frustró la intención de traspasar el manejo del relleno a un operador privado, para modernizarlo, operarlo y aprovechar el material reciclable y el biogás resultante del procesamiento de la basura. La Alcaldía de Panamá declaró desierta la licitación.

En mayo de 2008, un incendio en el sitio cubrió de humo tóxico la ciudad. Las autoridades de salud y expertos de la Universidad de Panamá advirtieron a la gente sobre los riesgos. Su extinción tardó una semana.

Por fin, en marzo de 2008 la licitación tuvo un ganador: la empresa Asociación Accidental Urbaser-Plotosa, que ganó en licitación pública la operación del relleno por 15 años. Con el proyecto, el país podría tener acceso a los créditos de carbono. En los primeros meses de operación se invertirían 11 millones de dólares en obras.

Un año más tarde, en junio de 2009, los pepenadores de cerro Patacón cerraron el acceso al relleno sanitario, en protesta por el nuevo esquema de trabajo impuesto por Urbaser-Plotosa. Se les había asignado un sitio fijo para buscar materiales reciclables en vez de dispersarse por el relleno, lo cual podría entorpecer la operación de la empresa. Ellos no estaban de acuerdo.

A inicios de 2011 no se había construido una tina de lixiviados en el relleno. Representantes de Urbaser dijeron que los trabajos se harían pronto y que el retraso se debía a que no había contado a tiempo con la aprobación del estudio de impacto ambiental. Y decían que el Municipio de Panamá les adeudaba más de 10 millones de dólares desde 2009.

Sin embargo, en julio de 2011 el consorcio vendió la concesión.

Todo esto había sucedido en medio del cambio de administración de los desechos urbanos, cuando el Gobierno central retomó esta actividad de manos del municipio capitalino, a través de la Autoridad de Aseo Urbano y domiciliario.

Urbalia Panamá, la firma que se encargó del sitio, dijo a comienzos del año pasado que la planta se construiría y que esperaba tenerla “a mediados de 2012”. Así mismo, avisaba del inicio de la construcción de la nueva tina del relleno sanitario, pues la actual ya estaba saturada. La empresa, que comenzó operaciones el 19 de julio de 2011, señalaba que no había buena compactación de los residuos y se encontró con un manejo de taludes inadecuado, áreas mal operadas y fallas en construcción de estructuras para manejo de residuos.

El martes 19 de marzo de 2013, un incendio 15 veces mayor al de 2008, afectó unas 10 hectáreas de la zona del vertedero y algunas áreas adyacentes.

El incendio, dice la empresa, retrasará los planes de modernización del relleno sanitario mientras se buscan alternativas para que la recolección de basuras no se agrave.

Vidas ligadas al ciclo de la basura

El concepto de relleno sanitario es distinto al de vertedero. En este último, la basura simplemente se concentra en un lugar sin mayor tratamiento; mientras que en un relleno hay un proceso de compactación, soterramiento y clasificación de los desechos, de tal suerte que la operación sea más sostenible desde el punto de vista ambiental. Pero vertedero o relleno, hay personas cuyas vidas dependen, literalmente, de la basura: son los pepenadores, agentes importantes en el proceso de reciclaje, quienes buscan entre la basura objetos que puedan reutilizarse. En torno a cerro Patacón existen comunidades cuyas vidas están ligadas a la operación del relleno. Es el caso, por ejemplo, de los recicladores de Mocambo. Pero en algunos casos, la cercanía del relleno es también una maldición: con la emergencia del incendio reciente los residentes de Guna Nega rechazan que el relleno avance hacia su comunidad.


melfa soy
Hace 2 aos

entonces dile a tujefe corrupto de mentirelli que no robe. todo el dinero del pueblo se lo ha echado el capo corrupto con alibaba y sus 40 ladrones.

Fuerzas independientes....
Hace 2 aos

Ahí no hay que modernizar nada, lo que hay que hacer es una planta de reciclaje capaz de reciclar los desechos tóxicos del vertedero tanto en la parte 1, 2 y 3 y producir con procesos de gas metano lo que es electricidad, reciclaje de agua sucia transformado en agua limpia, reciclaje profesional con resultados de beneficios a la comunidad no lo que los de mocambo llaman reciclaje.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES