Está navegando en la edición del Martes 6 de Agosto del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

FACHADA. PASADO, PRESENTE Y FUTURO DE UNA CASA DEL SÉPTIMO ARTE.

Cine Metro se transforma

Varios de los viejos cines/teatros de la ciudad se han sacudido el polvo para ser sede de nuevas actividades, mientras otros esperan su turno.

REMODELACIÓN. El cine Metro se prepara para acoger la quinta edición de Casa Cor; los trabajos empezaron hace seis meses. LA PRENSA/Ana Rentería.

06/08/2013 - No hay pantallas, sillas ni proyectores. Hace tiempo no están. Del cine Metro solo queda su estructura externa y los recuerdos de quienes lo frecuentaban.

Funcionó entre 1980 y 2002 y tras poco más de una década de mostrar una deslucida fachada, el sitio cobra vida por estos días. Obreros reparan, sellan y pintan cualquier ápice de abandono; el otrora cine se pone guapo para ser la sede de Casa Cor 2013 por un mes, desde el 14 de agosto.

HISTORIA

En la década de 1970, el estudio Metro Goldwyn Mayer (MGM) producía, distribuía y también proyectaba películas en sus salas alrededor del mundo. Todos sus cines se llamaban Metro, en alusión a su marca.

Se fijaron en Panamá y en noviembre de 1975 compraron dos terrenos en la avenida Balboa por 280 mil dólares, según documentos del Registro Público.

En aquella transacción participó el expresidente Guillermo Endara, en calidad de representante legal del comprador, Cinema Internacional Corporation, sociedad que agrupaba en Panamá a los estudios Paramount y Universal, además de MGM.

El cine Metro de Panamá abrió en 1980 cuando todavía reinaba el concepto de una sala, recuerda José Victoria, por esos años gerente de United International Pictures, empresa que administraba las operaciones de MGM y el resto de los estudios de Cinema Internacional Corporation.

Más adelante las multisalas empezaron a estar de moda y el Metro no se quedó atrás; se acondicionó su espacio para albergar otra pantalla, cuenta Victoria.

Así funcionó hasta que llegaron tiempos difíciles para los cines pequeños, aquellos que muchos llamaban teatros de barrio. Uno a uno fueron cerrando y el turno del Metro llegó en 2002.

Las propiedades se pusieron en venta y fueron adquiridas por 500 mil dólares por Intercross World Services Inc., que convirtió el cine en un depósito para información electrónica.

En mayo de 2006 el lugar cambió una vez más de manos. Grupo Olloqui Panamá lo compró y no le ha dado uso hasta ahora que Casa Cor hará su presentación.

CAMBIOS

Varios añejos cines/teatros de la ciudad de Panamá han cambiado de piel recientemente o se preparan para la metamorfosis.

Pasó con el teatro Amador, en San Felipe, que fue remodelado hace unos meses para acoger eventos artísticos, mientras que el cine Bella Vista aún espera por el proyecto inmobiliario de 37 pisos de AGB Realtors que lo reemplazará.

En lo que respecta al cine Metro, el plan es aprovechar la exposición consecuente por Casa Cor, y hay al menos dos propuestas sobre la mesa, adelanta Adolfo Olloqui Domínguez.

Un canal de televisión tiene interés en poner un estudio y unos empresarios proponen usarlo como local para eventos artísticos, detalla Olloqui Domínguez. La idea, recalca, es cerrar alguno de los proyectos cuanto antes.

104 años de película en Panamá

La historia de las salas de cine en Panamá empezó en el ocaso del siglo XIX con pequeñas carpas, emulando el estilo de los circos errantes, reseña el libro Breve historia del cine panameño, de César Del Vasto y Edgar Soberón Torchía.

La primera sala como tal llegó en 1909, hace 104 años. Se llamó La Aurora. En aquellos primeros años de vida republicana también figuraron el Sara Bernard (1910) y el Dorado (1913), detalla la obra. Se proyectaban cortometrajes que llegaban de Europa y Estados Unidos.

Luego fueron apareciendo más y más cines/teatros en diferentes partes del país. Se podían contar entre 15 y 20 salas de cine, hasta que años después fueron apareciendo las multisalas. Ahora la exhibición en la ciudad corre por cuenta de las cadenas internacionales Cinépolis y Cinemark, con multisalas dentro de los centros comerciales.

 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES