Está navegando en la edición del Martes 8 de Enero del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

PRESUNTAS ANOMALÍAS EN PROGRAMA ´MI PRIMERA OPORTUNIDAD´

Diputada de CD acusa a Burillo

SANTIAGO CUMBRERA
scumbrera@prensa.com

08/01/2013 - En junio de 2011 estalló el escándalo del programa “Mi primer empleo” –en ese entonces bajo la tutela de la ministra de Trabajo, Alma Cortés–, que fue convertido por avispados emprendedores sin experiencia en el campo de la capacitación en una forma de hacer dinero fácil.

Antes de empezar el proceso de selección de las empresas, se crearon sociedades –presuntamente conectadas con funcionarios del Ministerio de Trabajo (Mitradel)– que lograron alzarse sin dificultad con los jugosos contratos de capacitación o de asesoría.

Por cada curso –para grupos de 200 a 240 estudiantes– el Mitradel pagaba 175 mil dólares y, según documentos obtenidos por este medio, las sociedades que hacían el trabajo contratado lograban una utilidad promedio de unos 90 mil dólares por curso.

Fue así como en un período menor de dos años, 11 empresas –la mayoría recién creada y sin experiencia en el área de la capacitación– facturaron 4 millones de dólares a través del programa (Ver ´La Prensa´ del 18 y 19 de junio de 2011).

Varios de los cursos fueron gerenciados por Jaime Moreno, exministro de Trabajo del gobierno de Mireya Moscoso, quien se mostró impresionado por el elevado margen de ganancias en este programa.

“Amigos/socios si logramos esta operación y repetirla durante cuatro años, deberemos escribir un libro de cómo, sin oficinas, plata, carro, secretarias, experiencia, nos hicimos millonarios”, fue el mensaje que envió Moreno a los “emprendedores” que lo contrataron.

“Yo lo dije como una forma jocosa... me siento como el más tonto de este grupo”, dijo en ese entonces Moreno sin dar más detalles de la lucrativa operación.

CONTINÚA EL ESCÁNDALO

17 meses después, bajo la administración de Giselle Burillo, ministra de la Autoridad de la Micro y Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme) y con nuevo nombre –Mi primera oportunidad–, la antigua situación del programa no ha variado mucho.

Al menos así lo ve la diputada Marylín Vallarino (8-1), del oficialista Cambio Democrático (CD), que cuestionó en duros términos el manejo que la ministra le ha dado al programa.

Burillo –que aspira a ser candidata presidencial en 2014 por CD– asumió las riendas del programa el 26 de julio de 2011, luego que el presidente, Ricardo Martinelli, firmó un decreto despojando del programa a la ministra Alma Cortés.

Vallarino asegura que la práctica de favorecer a empresas “de maletín y papelillo, que no tienen instalaciones ni personal ni buscan a los estudiantes”, ha continuado con Burillo.

Y así se lo ha hecho saber al presidente, Ricardo Martinelli, aseguró.

“[Presidente, Ricardo Martinelli], usted le quitó el programa ´Mi primer empleo´ a una niña de pecho [Alma Cortés] y se lo dio a un monstruo [Giselle Burillo]”, dijo la diputada, parafraseando un mensaje de texto que le envió al gobernante.

“Giselle Burillo sabe muy bien cómo se manejan las cosas... los demás están haciendo las cosas mal y a uno, que actúa como Dios manda, nos perjudica”, dijo la diputada.

Burillo informó que no haría comentarios sobre las acusaciones de la diputada Vallarino. “Mi trabajo y resultados obtenidos dan fe de que todos los programas y proyectos los manejamos bajo estricto apego a las normas y leyes que dicta nuestro marco de intervención...”, sostuvo Burillo en un correo electrónico, pues se negó a dar una entrevista cara a cara a este diario.

Agregó que desconoce el término “papelillo”, usado por Vallarino, y sustentó que en los actos públicos de Ampyme solo participan empresas que cumplen con los requisitos establecidos por PanamáCompra.

Entre 2011 y 2012, Ampyme convocó a 41 licitaciones por $6 millones, de las cuales, las primeras nueve curiosamente las ganó de forma consecutiva una sola empresa; Panamá Tech International Institute, por más de $1.5 millón, es decir, el 25% del valor licitado.

LA DISPUTA

Hace más de una década, Vallarino creó la Fundación para el Desarrollo Integral de la Mujer y la Familia (Fundader), que dicta cursos a mujeres del distrito de Arraiján y áreas aledañas.

Aunque los cursos están dirigidos a mujeres adultas, Fundader se involucró en capacitaciones a jóvenes cuando el otrora programa “Mi primer empleo” lo manejó Cortés. En ese período dictaron dos cursos por un monto de más de $300 mil.

Una vez el programa pasó a manos de Burillo, la fundación de Vallarino continuó participando en licitaciones y ganó dos: una de ellas para capacitar a jóvenes en inglés empresarial, camareras, cocina y belleza. Este curso le fue adjudicado el 27 de julio de 2012, pero cuatro meses después, Burillo firmó la resolución 009-2012 dejando sin efecto el contrato. “Por contención del gasto presupuestario, no se pudo culminar la obligación contraída...”, afirmó la ministra (ver nota relacionada).

A juicio de Vallarino, la resolución es una “burla”, toda vez que el presupuesto de Ampyme para el renglón de publicidad este año fue de unos $600 mil. “¿De qué contención [de gastos] estamos hablando?”, se preguntó visiblemente molesta Vallarino, mientras advertía con que llevará este caso “hasta las últimas consecuencias”.

Tras la decisión de Burillo, el esposo y suplente de la diputada –Agustín Sellhorn– impugnó la resolución ante el Tribunal Administrativo de Contrataciones Públicas.

Acusó a Burillo de atentar contra la seguridad jurídica de la fundación, por dejar sin efecto el contrato “sin ninguna fundamentación y sin llamarlos siquiera para una negociación”. “Las acciones públicas exigen seriedad y respetabilidad, y esos dos conceptos están huérfanos en la resolución que anuló el contrato”, sostuvo Sellhorn.

“No es verdad que ella [Burillo] nos va a cancelar un contrato que ganamos en buena lid, para dárselo a otro”, se quejó Vallarino, sin precisar nombres.

“Nuestra propuesta incluye 240 horas de capacitación y el resto de las propuestas [empresas que contrata Ampyme] solo dan 60 horas de habilidades y destrezas y nos pagan lo mismo”, acotó la diputada, al tiempo que dijo que los cursos son dictados para que la fundación sea sostenible.

El caso fue analizado durante tres meses por el Tribunal de Contrataciones Públicas . El pasado 2 de enero, los magistrados del organismo Manuel Cupas y Anabelle Padilla fallaron a favor de Burillo y ordenaron compensar a Fundader por los gastos incurridos. En tanto, la magistrada Zaira Latorraca no estuvo de acuerdo con la decisión de sus colegas, y salvó su voto.

Burillo: ´Hay contención del gasto´

La ministra de Ampyme, Giselle Burillo, justificó la cancelación de un curso de 170 mil dólares a Fundader –creada por la diputada oficialista Marylín Vallarino– argumentando que Ampyme implementó un “plan de contención del gasto público”.

Según Burillo, Fundader, a través del esposo de la diputada Vallarino –Agustín Sellhorn–, está haciendo un señalamiento “erróneo” al denunciarla a ella, ya que la Ley 22 le permite anular contratos antes del refrendo de Contraloría.

La contralora, Gioconda de Bianchini, emitió una certificación dirigida a Contrataciones Públicas anunciando que el citado contrato no ha sido refrendado. Sin embargo, Sellhorn argumentó que “la decisión de Ampyme viola directamente el precepto constitucional que señala que se deben asegurar la disponibilidad de los derechos...”.

Burillo también resaltó que maneja correctamente el programa, bajo estricto apego a las normas y leyes vigentes. Para ratificar esa afirmación, dijo que en los últimos dos años ha recibido el premio “Prisma a la transparencia y excelencia”, que otorga el Consejo Nacional de Transparencia contra la Corrupción, un organismo adscrito a la Presidencia de la República.

Burillo reiteró que aplica un plan de contención del gasto y afirmó que el renglón de publicidad en el presupuesto para 2012 (casi $600 mil), apenas representa el 1.2% de su totalidad.

SANTIAGO CUMBRERA


Fer
Hace 1 ao

a mi me consta que le dan a los estudiantes una bicoca ( para ysigmund, una porqueria) y los instructores que subcontratan las empresas de papelillo cobran otra minucia ( para poncio, porqueria) y los grandes gestores como moreno se reparten los millones. Es la manera mas facil de robar.

Facundo
Hace 1 ao

canibalismo pirañesco por el money, ni más ni menos

Juan manuel
Hace 1 ao

De esta ralea es que le gustan a martinelli las mujeres.

Juan manuel
Hace 1 ao

De esta ralea es que le gustan a martinelli las mujeres.

jsucre21
Hace 1 ao

La ignorancia y falsedad de los medios ponen que este gobierno es muy malo, pero se equivocan pues el pueblo sabe que este gobierno esta trabajando mucho por el país.

Ricardo
Hace 1 ao

jajaj ya en esa foto se ven que se odiannn

Joseph Goebbels
Hace 1 ao

vulgar robadera a través de licitaciones para programillas de cursillos baratos sin pensum académico ni aval del meduca, esa pelirroja es una ladrona!!

Navybay
Hace 1 ao

ese programa ha sido solo un frente para robar dinero del fisco y para lavar dinero del narcotrafico. muchas de las empresas mal establecidas para adjudicarse contratos, son frentes del narcotrafico internacional que utilizan testaferros del actual gobierno para limpiar sus ganancias ilicitas y en el camino robar dineros de todos los panameños. todo esto ocurre bajo la responsabilidad de Ricardo martinelli berrocal. lavitola sabia muy bien porque lo llamaba capo.

Carlos Montúfar Talavera
Hace 1 ao

radiografía de nuestra clase política, lo peor de lo peor, qué asco!

El Cholo caricho
Hace 1 ao

Esos son los resultados de la regaladera de plata y cursillos vacios. Corrupcion generalisada. Ellos mismos lo reconocen y celebran semejante desorden administrativo. Hasta se pelean el pastel.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES