Está navegando en la edición del Martes 20 de Agosto del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

PROCESOS. CÓMO SE REPARTEN LOS CASOS EN EL MÁXIMO TRIBUNAL

Doble criterio en la Corte

En tres casos de alto perfil mediático, la Corte no aplica el mismo principio que señala el ´Código Judicial´ para reparto de expedientes.

Rubén Polanco
ruben.polanco@prensa.com
EXPEDIENTES. Como el reparto de casos en la Corte se sigue haciendo manualmente, el presidente de esta corporación, Alejandro Moncada, preside, a su vez, el acto. LA PRENSA/Archivo.

20/08/2013 - Lo dice claramente el artículo 107 del Código Judicial: “todas las veces que un mismo asunto sea elevado al conocimiento de la Corte, conocerá de él, como sustanciador, el Magistrado a quien se repartió la primera vez o a su suplente”.

Se trata del principio jurídico del “conocimiento previo”, de obligatoria aplicación en todos los repartos de recursos -o de asuntos- que llegan a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), pero que a decir de entendidos en la materia se aplica con un doble criterio por parte de la actual directiva de la entidad, que preside el magistrado Alejandro Moncada.

Para muestra, tres casos de alto perfil mediático conocidos recientemente: el de la casa de valores Financial Pacific (FP); el de la empresa Desarrollo Golf Coronado S.A.; y el de la exdefensora del Pueblo Patria Portugal.

DOBLE CRITERIO

En el primero de esos procesos, los entonces directivos de FP West Valdés e Iván Clare interpusieron en noviembre de 2012 un amparo de garantías constitucionales contra la decisión de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) de ordenar su intervención.

El ponente asignado fue Moncada, quien admitió el amparo el 6 de ese mismo mes, pero todavía no ha resuelto el fondo del recurso ni el desistimiento que este año presentaron los nuevos dueños de la compañía.

FP estuvo en el ojo de la tormenta por supuestas violaciones a la ley del sector y el desvío de $12 millones.

Este año, Valdés y Clare presentaron por separado otros amparos de garantías constitucionales contra la Resolución 77-13 dictada por la SMV el 27 de febrero pasado, que les suspendió la licencia de corredores de bolsa, pero en el reparto de casos no se aplicó el “conocimiento previo” que tuvo Moncada y los recursos fueron asignados al vicepresidente de la Corte, Harry Díaz.

En el segundo de los casos, los abogados de la empresa Desarrollo Golf Coronado S.A. han presentado 10 recursos ante la Corte como parte de su defensa en el proceso que se le sigue por liquidación adicional de impuestos por $3 millones 76 mil, y en estos el magistrado Moncada sí ha aplicado el Artículo 107 del Código Judicial y asumido la ponencia de las acciones basado en el “conocimiento previo”, sin importar que en algunas se trataban asuntos diferentes.

Finalmente, en el caso de Portugal, sus abogados presentaron dos amparos relacionados con el proceso que se le sigue y que derivó en su destitución.

El primero, contra la investigación por peculado que le siguió la procuradora, Ana Belfon, fue asignado al magistrado Hernán de León. El segundo, contra la resolución de la Asamblea Nacional que la destituyó, a Luis Ramón Fábrega. En este proceso no se aplicó el “conocimiento previo”.

OPINIONES

De acuerdo con el abogado José Javier Rivera, la subjetividad prima en los magistrados a la hora de interpretar la norma que rige los repartos, cuyas reglas de aplicación, además, son violadas sistemáticamente.

Aunque el Código Judicial establece, entre otros aspectos, que los repartos deben ser públicos, efectuarse tres veces por semana y en horarios anunciados por la Secretaría de la Corte Suprema de Justicia a través de carteles colocados en lugares visibles, nada de esto se cumple, dijo.

“Por ejemplo, el horario de los repartos es el secreto mejor guardado”, afirmó.

Criterio en el que coincidió el secretario general del Colegio Nacional de Abogados, Carlos Herrera Morán, para quien los “repartos en la Corte Suprema son amañados y sospechosos, porque se siguen haciendo manualmente”.

“Los casos de alto perfil son asignados a magistrados afines al Gobierno y uno de ellos, Moncada”, dijo.

Según Herrera Morán, hay repartos que se hacen a puerta cerrada y “de manera sospechosa demoran hasta dos semanas sin hacerlos”.

Juzgados están automatizados

A diferencia de los procesos de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en los juzgados civiles y penales de Panamá, Colón, Chiriquí, La Chorrera y San Miguelito los repartos se hacen a través del sistema informático de Registro Único de Entrada (RUE).

Este sistema consiste en ingresar cada caso a un programa de computación, que reparte los expedientes de manera aleatoria y expedita entre los juzgados.

Una vez el funcionario ingresa en el sistema los datos de un caso, el sistema demora 15 minutos como máximo en asignar el caso a un juzgado.

Desde abril de este año, el RUE fue incluido en los procesos que atiende el Segundo Tribunal Superior.

El RUE comenzó a aplicarse de manera escalonada en 2001 con los juzgados civiles de Panamá.

En el pleno de la CSJ, los repartos se hacen manualmente.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES