Está navegando en la edición del Jueves 6 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

PROCURADOR DEJA la PROTECCIÓN DE TESTIGO EN MANOS DE PERSONERO

Envían a una personería expediente del bloqueo

El caso fue remitido a la esfera municipal el pa-sado martes; cuatro meses después de que Corprensa presentara una querella por la acción de TCT.

06/12/2012 - El procurador de la Nación, José Ayú Prado, remitió el pasado martes a una personería municipal el proceso que se les sigue a colaboradores de la empresa Transcaribe Trading, S.A. (TCT), acusados de delitos contra la libertad de prensa tras el bloqueo que hicieron a las instalaciones de Corporación La Prensa, S.A. (Corprensa) la noche del 2 y madrugada del 3 de agosto pasado.

El propio Procurador informó que junto con el expediente también fue enviada a la personería la solicitud hecha por los abogados de Corprensa para que se le brinde protección a un extrabajador de TCT que afirmó haber recibido amenazas contra su vida, luego de que la semana pasada rindiera declaración jurada ante la Procuraduría y afirmara que el dueño de esa constructora, David Ochy, ordenó el bloqueo.

“La solicitud escrita del presidente de La Prensa [Luis Navarro], pidiendo protección de un testigo en el caso de Corprensa versus TCT, luego que el testigo comunicara a este diario ser víctima de amenazas que le profirieron varios días después de haber declarado, pero que él no ha denunciado personalmente ante las autoridades, le puedo informar que el expediente fue enviado a la personería municipal de turno, para ser sometido a reparto”, dijo.

Explicó que dicha solicitud fue enviada en adición al expediente, por lo que se debe esperar el reparto de este para que sea atendida la solicitud de Corprensa.

El expediente ingresó en la Personería Cuarta Municipal, que estaba de turno, y ahora deberá hacer el reparto referido.

El artículo 168 del Código Penal señala que “quien ilícitamente impida la publicación de libros o la libre circulación o emisión de prensa escrita o hablada será sancionado con prisión de dos a cuatro años de prisión”.

Las personerías municipales atienden los delitos con pena máxima hasta cuatro años de prisión; de allí que el expediente fue enviado a esta instancia, según precisaron fuentes del propio Ministerio Público.

El envío del expediente a una personería municipal se produce cuatro meses después de que La Prensa presentara una querella contra los colaboradores de TCT por bloquear la circulación de La Prensa y Mi Diario.

En la fase preliminar de la investigación, ejecutivos, periodistas y fotógrafos de Corprensa y miembros de organizaciones de la sociedad civil rindieron declaración jurada sobre el hecho.

Luego, Ayú Prado formuló cargos contra cinco de los empleados de TCT por la supuesta comisión de delitos contra la libertad, y ya rindieron sus descargos.

El Procurador también investigaba, como un caso por la supuesta comisión de delitos contra la administración pública, supuestas irregularidades en la adjudicación de licitaciones a TCT para la reparación de vías. Este último proceso fue iniciado de oficio, luego de publicaciones realizadas por el diario La Estrella el 5 y 6 de agosto pasado.

En esta parte del proceso, Ayú Prado solicitó información al Ministerio de Obras Públicas, al Tribunal Administrativo de Contrataciones Públicas y a otras entidades sobre las licitaciones, y citó a declarar a representantes de varias contratistas del Estado.

Esta parte del expediente también fue enviada a la esfera municipal.


Casas Viejas
Hace 2 aos

el ayu prado es otro al que el gobierno 99 le ha resuelto su jubilacion. todo se compra, todo se vende.
 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES