Está navegando en la edición del Domingo 28 de Julio del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

ORGANISMO REGIONAL EN LA MIRA

Los escándalos del Parlacen

EN EL FORO. Martín Torrijos entró al Parlacen en agosto de 2009 y renunció el 12 de julio de 2012. LA PRENSA/Archivo

28/07/2013 - El controvertido Parlamento Centroamericano (Parlacen) vuelve al debate una vez más. Ahora fue el propio presidente, Ricardo Martinelli, quien se encargó de ponerlo en agenda. El mandatario, que en campaña tildó a este foro de “cueva de ladrones”, en una reciente entrevista en Telemetro manifestó que ahora no puede decir lo mismo porque no sabe “quiénes están allí”.

Evitó afirmar sobre si ingresará al cuestionado organismo una vez deje el poder en 2014, tal como hicieron sus antecesores Ernesto Pérez Balladares (1994-1999), Mireya Moscoso (2000- 2004) y Martín Torrijos (2004-2009).

El Parlacen, que evalúa reunirse en Panamá en septiembre próximo, ha estado envuelto en más de una decena de escándalos en los últimos 10 años; cuatro de estos casos han tenido como protagonistas a diputados panameños.

Por ejemplo, el proceso que le sigue la Corte Suprema de Justicia al exmandatario Martín Torrijos por el caso Cemis [presunta corrupción], está en el limbo precisamente por el Parlacen. Si este foro acoge su renuncia, la investigación dejaría de ser competencia de la Corte y pasaría a la esfera del Ministerio Público. Pero el Parlacen no se ha pronunciado sobre el tema.

En 2009, Ramón Martinelli, primo del mandatario panameño, y quien fue diputado al Parlacen por el partido Cambio Democrático (CD), fue capturado en México por presunto lavado de dinero. Martinelli Corro regresó a Panamá en marzo de este año, libre de cargos. En 2001, la inmunidad que le dio el Parlacen a Martinelli Corro fue un escollo al que se enfrentaron las autoridades electorales en la investigación que se le siguió por presunta violación al Código Electoral, por un caso relacionado con cobro de cuotas a trabajadores del Instituto de Acueducto de Alcantarillados Nacionales, mientras era el tesorero de CD.

Mientras que en 2006, Julio Palacios, para entonces expresidente del Parlacen, fue noticia en Centroamérica y Panamá luego de que un informe del organismo divulgara excesivos gastos durante su gestión. Se incluyó la impresión de una revista por $48 mil en la que se promocionaba su figura. Y en 2003, el entonces contralor Alvin Weeden conminó al exmandatario Ernesto Pérez Balladares a que se despojara de la inmunidad que le otorgaba el Parlacen, para investigarlo por el caso de la concesión directa otorgada a la empresa Ports Engineering & Consultans Corp. (PECC) (ver tabla con los casos).

Por los escándalos y por su poca operatividad, hay quienes se oponen al retorno de Panamá a este organismo, luego de que una de las primeras acciones de la gestión de Martinelli fue sacar a Panamá del foro. Además, cuestionan que el país sea la sede de su sesión ordinaria en septiembre próximo. Para el presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), Roberto Troncoso, la permanencia de Panamá en el Parlacen “es un gasto constante para el Estado”.

Mientras que el analista de políticas públicas de América Latina del Centro para la Libertad y Prosperidad Global, Juan Carlos Hidalgo, opina que es lamentable que el gobierno de Ricardo Martinelli diera un giro en su posición y ahora busque reincorporar a Panamá a lo que tildó de “desprestigiada institución”.

“El argumento de que hay un fallo de la Corte Centroamericana de Justicia que obliga a Panamá a regresar al Parlacen no es de recibo, puesto que Panamá nunca ratificó el convenio de la Corte Centroamericana de Justicia, por lo que esta no tiene ningún tipo de jurisdicción sobre el país”, argumentó.

En efecto, Martinelli dice que solo está acatando un fallo de la Corte que declaró inconstitucional la salida del país de ese organismo. El fallo de enero de 2012 tuvo como ponente al magistrado Harry Díaz, nombrado en ese puesto por Martinelli. Apoyaron esta decisión Alejandro Moncada y Luis Ramón Fábrega, también nombrados durante esta administración.

MÁS GASTOS

“Un gobierno que en campaña dijo que el Parlacen era una cueva de ladrones y que pasó una ley para sacar a Panamá del Parlacen, mal ejemplo da a sus ciudadanos, en especial a la juventud, por gastar dinero en estas reuniones”, de esta forma se refirió el diputado del Partido Panameñista José Luis Varela al hecho de que de darse la sesión del Parlacen en Panamá, el Gobierno incurra en otro gasto para sufragarla.

Aunque, por el momento, Guatemala, país que acoge la sede permanente del Parlacen, tiene que definir si sus diputados se reúnen o no en Panamá, el tema ya empezó a generar controversia.

“No se justifica en lo absoluto [ningún gasto] ya que el Parlacen es un organismo sin ningún tipo de función”, asegura Juan Carlos Hidalgo, y lo sustenta así: “es un parlamento que no puede legislar por lo que su único papel es ornamental y darle cobijo [con altos salarios e inmunidad parlamentaria] a políticos cuestionados”.

Por su lado, el diputado del Movimiento Liberal Republicano Nacionalista, Jorge Alberto Rosas, es otro que cuestiona cualquier inversión del país en reuniones de este tipo. “Ha sido practica de este gobierno ser poco eficiente en el gasto público, se gasta más pero se hace menos”, manifiesta.

LE PAGARÁN $1.7 MILLÓN

Por su parte, la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional aprobó el pasado jueves un crédito adicional por $1.7 millón a favor del Ministerio de la Presidencia para hacerle frente al pago de la cuota anual del año 2011 que Panamá le adeuda a este organismo.

La partida que corresponde del 1 de enero al 31 de diciembre de 2011, fue incluida en la vigencia fiscal de 2013 para cubrir parte de la deuda por$ 3.3 millones que mantenía el país, tras abandonar en 2010 este foro.

La deuda inicial era de $4 millones, pero tras un reciente abono de $700 mil que hizo Panamá, la cifra se redujo a $3.3 millones. Con este último crédito adicional solo estaría pendiente de pagar $1.6 millón.

El pago de los $700 mil se hizo hace un mes a través de una transferencia a Guatemala [sede del Parlacen] por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Por año, Panamá y el resto de los países que integran este foro regional destinan de su presupuesto $1.7 millón para cubrir gastos de funcionamiento, entre ellos, el salario que devengan los diputados que asciende a $4 mil 200 mensuales, que incluyen pasaje, estadía y alimentación en Guatemala.

Las críticas no han sido pretexto para que los políticos locales se aparten de esa organización.

SE LO PELEAN

En el oficialista CD, por ejemplo, se libra una batalla por los puestos en el foro centroamericano. La ministra de Trabajo, y directiva de CD, Alma Cortés, ya dijo que buscará asegurarse un puesto en el foro. “Estoy aspirando al Parlacen, porque esta vez sí siento que merezco este derecho”, manifestó en la televisión en junio pasado. Dos días después, el diputado oficialista José Muñoz le contestó: “no hay nadie en ninguna lista” [para el Parlamento Centroamericano]. “Ella [Cortés] no está de número uno, ni en nada”, agregó.

Luego añadió que estas postulaciones serán decididas por la junta directiva del partido, ya que no irán a primarias. Es decir, serán escogidas de a dedo.

Cada partido político, de acuerdo con el Código Electoral, tiene derecho a presentar una lista de 20 candidatos a diputado al Parlacen para las elecciones generales. Estas personas son escogidas previamente a través del método que decida la cúpula de cada colectivo.

Dependiendo de la cantidad de votos que obtenga cada agrupación política en la elección presidencial, así se repartirán las curules.

Panamá, al igual que los demás países, tiene derecho a 20 curules, por lo que el candidato que esté de número uno en la lista que presente el partido tiene mayores opciones de convertirse en diputado del Parlacen.

(Con información de: Gustavo Aparicio, María Cristina Ramírez e Isidro Rodríguez).

 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES