Está navegando en la edición del Lunes 2 de Julio del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

PROYECTO DE PRESERVACIÓN DEL patrimonio histórico

Hasta en Darién sienten cierre del Casco Antiguo

Comerciantes y artesanos de San Felipe sufren una caída en sus ventas. En tanto, el MOP no prevé entregar compensación económica.

02/07/2012 - Hace seis meses Luis Fuentes, gerente general de Platea Bar, ubicado en calle primera del Casco Antiguo, corregimiento de San Felipe, tenía una planilla de 18 empleados, entre cocineros, meseros y valet parking.

Cuando en enero, representantes de la empresa Norberto Odebrecht, encargada del proyecto de preservación de este Patrimonio Histórico, le prometieron que el cierre de su calle solo duraría 40 días, Fuentes decidió dar vacaciones a sus empleados y remodelar el local.

El jueves de la semana pasada, tras cinco meses de aquella promesa, todavía un tramo de la calle primera sigue cerrado. Resulta que defectos en los adoquines instalados inicialmente, llevaron a la compañía a tener que reemplazarlos.

Además de esta calle, 12 más en el centro del Casco Antiguo están cerradas (ver mapa).

En un recorrido que hizo este diario hace cuatro días se comprobó que la empresa constructora solo había terminado los trabajos en avenida B y en dos calles aledañas a la plaza de Francia.

Mientras se ejecutan las obras, comerciantes, artesanos y buhoneros sufren la caída en sus ventas. Los pocos turistas que llegan al área se encuentran con calles bloqueadas, lodo y maquinarias por doquier.

Para afrontar la reducción en sus ventas, el dueño de Platea Bar redujo su personal a la mitad. Primero fueron los valet parking, y luego los meseros.

“Anteriormente contrataba cuatro veces por semana a grandes bandas musicales. Con el cierre de la calle, ahora solo traigo grupos pequeños dos veces por semana”, se queja Fuentes, quien denuncia que en promedio pierde $25 mil mensuales.

Unos metros más adelante, en la misma calle, la pizzería Rústica tiene los mismos problemas.

Antes de que comenzaran las obras este restaurante tenía ocho empleados. Ahora solo trabajan un cocinero y Jenny Vidal, la dueña del local, que sirve mesas, administra y limpia.

“No vendo ni el 10% de lo que facturaba antes de que cerraran la calle”, explica.

Con los víveres del restaurante en la mano, esta mujer de no más de 1.60 metro de estatura ahora debe caminar ocho cuadras, porque sus proveedores no quieren entrar a San Felipe.

“Nadie quiere perder una hora metido en el tranque. Te imaginarás lo complicado que es cuando se acaba el hielo”, se queja mientras limpia la barra una y otra vez .

El reloj marca la 1:30 de la tarde y ningún comensal ocupa las mesas de la pizzería.

La crisis económica que por estos días experimentan los comerciantes de este patrimonio histórico también se siente en Darién.

Testigo de ello son las empresas de artesanías y souveniers que dejaron de comprar a los artesanos darienitas sus piezas.

“Les he tenido que decir a los artesanos que no les puedo comprar más. Por una pieza que les pagaba $20, ahora no puedo darles ni $5. Es triste porque se trata de familias muy pobres que viven de lo que elaboran con sus manos”, explica Marianne Rodríguez, que atiende Karavan Gallery.

visión compartida

Héctor Gaviria vende botellas de agua a un dólar en Las Bóvedas. Son las 2:30 de la tarde y apenas ha logrado salir de ocho botellas.

“A estas alturas, sin trabajo ya hubiese vendido 30 botellas. Sin embargo, hay que ver a largo plazo. En algún momento estos trabajos de remodelación se van a terminar”, cuenta este hombre de piel curtida por el sol.

Es precisamente esa visión a largo plazo la que llevó a Wilford Lamastus a invertir $120 mil en la remodelación de una casa ubicada en la avenida primera.

Oriundo de Boquete, provincia de Chiriquí, abrió hace tres semanas una cafetería llamada Bajareque.

“Yo hablé con el dueño de esta casa y le dije que en los tres primeros meses no le iba a poder pagar el alquiler porque la calle está cerrada. Pero tanto él como yo sabemos que estos trabajos van a revalorizar el área. Es cuestión de aguantar”, dice el comerciante.

El optimismo de Lamastus es compartido por el presidente, Ricardo Martinelli, quien a través de su cuenta de Twitter elogió el pasado sábado las labores que se ejecutan en ese sitio histórico.

“Hoy recorrí los trabajos del Casco Viejo. Soterramiento de cables, calles, semáforos, agua, alcantarillado, estacionamiento. Todo nuevo y bello”, escribió.

En tanto, la belleza que reporta el mandatario Martinelli no es compartida por el exdirector de Patrimonio Histórico Sebastián Paniza.

“Están haciendo lo que les da la gana. Utilizan parches de cemento con marquillas simulando ser ladrillos. No hay respeto por el patrimonio”, denuncia el arquitecto.

Sin compensación

Pese al mal momento que afrontan los comerciantes, voceros del Ministerio de Obras Públicas (MOP) admiten que no tienen ningún plan de compensación económica, similar al utilizado por la construcción del Metro de Panamá.

“No se han contemplado indemnizaciones, porque en ningún momento se ha interrumpido el acceso para peatones, además de que se han colocado anuncios en el área indicando que los comercios están abiertos”, dicen desde el MOP.

Esta institución y la empresa Odebrecht reconocen que las obras se han complicado.

“Se han encontrado interferencias con servicios públicos que no estaban registrados en los planos suministrados a la empresa, y que han influido en la demora del trabajo en algunos frentes. No obstante, no se ha retrasado el cronograma general de la obra”, destaca la constructora.

Sin precisar fecha, desde el MOP señalan que los trabajos terminarán el próximo año.

En tanto, Belkys Barba, gerente del restaurante Barón Rojo, ubicado en calle cuarta, coincide con otros comerciantes al pensar que el panorama mejoraría si Odebrecht se comunicara más.

“No me opongo al proyecto de preservación. Lo considero necesario, pero ellos nos prometieron que no cerrarían más calles hasta no terminar en las que ya tenían cerradas. Están haciendo que quebremos, poquito a poco”, asegura.

Mientras Belkys habla de los problemas en el área, el agua de una tubería rota circula a cinco metros de su restaurante y una retroexcavadora choca contra un automóvil estacionado.

>>> Faltan rutas de evacuación

Por estos días, los residentes del Casco Antiguo también están preocupados por la ausencia de rutas de evacuación.

“Hace unos días estuvo cerrada la avenida A porque rompieron una tubería. Imagínate que eso hubiera coincidido con algún tipo de desastre o simplemente que alguien necesitara una ambulancia por una urgencia médica”, explica Pitu Jaén, directora de la Asociación de Vecinos y Amigos del Casco Antiguo.

Tantas calles cerradas también le preocupan a Kenia Quintana, quien reside desde hace más de 30 años en el sector.

“El problema es que Odebrecht no se comunica con nosotros, y no han terminado de reparar una calle cuando ya cierran otra. Si aquí se presenta una emergencia, yo no sé qué vamos a hacer”, explica.

El pasado 31 de mayo, dos obreros que trabajan en el proyecto de restauración resultaron heridos.

La ambulancia enviada estuvo 10 minutos atrapada en el tráfico del Casco Antiguo. Los heridos debieron caminar para ser atendidos.


Jaime Maduro
Hace 2 aos

Perfecto desastre. El gobierno u Odebrecht (o como se escriba) deberían indemnizar a todos los comerciantes que han afectado con la incompetencia demostrada en los trabajos que realizan.

Sin enganos
Hace 2 aos

Bueno por lo menos estan arreglando los adoquines defectuosos. Si esto hubiera pasado hace unos anos atras, hubieran dejado los defectuosos y listo...

Sin enganos
Hace 2 aos

Bueno por lo menos estan arrenglando los adoquines defectuosos. Si esto hubiera pasado hace unos anos atras, hubieran dejado los defectuosos y listo...

Coldblood
Hace 2 aos

no había defectos en los adoquines, pusieron fue una porquería y luego tuvieron que cambiarlos
 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios que no cumplan con diferentes puntos.
Estos serían:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES