Está navegando en la edición del Jueves 11 de Abril del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

CONTAMINACIÓN. BOMBAS QUÍMICAS EN LA ISLA DE SAN JOSÉ.

Insisten en limpieza de isla

Embajador en los Países Bajos advirtió del riesgo que implica tener armas químicas en la isla de San José. El tema vuelve a la agenda nacional.

TESORO. En 2001, expertos de la OPAQ descubrieron cuatro bombas químicas y 100 municiones en la isla San José (las Perlas). LA PRENSA/Archivo

11/04/2013 - Panamá reanudará conversaciones diplomáticas con Estados Unidos (EU) para solicitar la destrucción de bombas de contenido químico que fueron abandonadas en la isla San José, ubicada en el archipiélago de las Perlas, durante la Segunda Guerra Mundial (entre 1939 y 1945).

Así lo reveló José Manuel Terán, embajador extraordinario y plenipotenciario de Panamá ante el Reino de los Países Bajos (Holanda), el pasado martes 9 de abril, durante la tercera conferencia de examen de la convención de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

Terán hizo esta afirmación al relatar que países parte de la convención: Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido hicieron experimentos durante la Segunda Guerra Mundial, con bombas con contenido químico prohibidas por esta organización, y que aún mantienen actividad letal.

Manifestó que queda por resolver la destrucción de esas armas químicas abandonadas en la isla San José, “lo que constituye un riesgo para la vida de seres humanos, animales y medioambiente; además, limita el potencial que la isla posee para su desarrollo turístico”.

“La república de Panamá, como Estado parte territorial y cumpliendo lo establecido en la Convención, retomará las conversaciones diplomáticas con Estados Unidos de América, tendientes a lograr un acuerdo, convencido de que prevalecerá la buena fe que ponga fin al diferendo”, destacó.

Sostuvo que el caso específico de la isla San José ilustra la necesidad de articular acciones que legitimen las decisiones que promueven el cumplimiento de las obligaciones contraídas por los Estados parte de la Convención.

Afirmó que este proceso ilustra la necesidad de aplicación de las obligaciones relativas a las declaraciones de datos sobre importaciones y exportaciones de sustancias químicas prohibidas, y el acceso universal a las sustancias químicas con fines pacíficos y humanitarios.

Durante esta convención, Terán resaltó que Panamá respalda el libre intercambio de conocimientos en la aplicación de la química para fines no prohibidos.

A juicio del excanciller Jorge Eduardo Ritter, la limpieza de la isla San José depende de una negociación diplomática, porque este tema no forma parte del tratado Torrijos- Carter (firmado en septiembre de 1977 por Omar Torrijos Herrera, en representación de Panamá, y de Jimmy Carter, por Estados Unidos) que exigía la limpieza de las zonas contaminadas.

“Si se limpia o no, depende de la buena fe de Estados Unidos, porque instrumento jurídico no tenemos. Es una petición justa, pero no es legalmente exigible”, afirmó.

Por su parte, Julia McKay, agregada de prensa de la Embajada de EU en Panamá, sostuvo que “el Gobierno de Panamá recientemente expresó su preocupación en este tema. Esperamos poder conversar al respecto”.

Un paraíso contaminado

La isla San José es la segunda más grande de las que pertenecen al archipiélago de las Perlas, en el golfo de Panamá, en el océano Pacífico. Está localizada a 80 kilómetros del Canal de Panamá y al oeste de la isla del Rey. Cuenta con una superficie estimada de 44 kilómetros cuadrados. En este sitio, cuya principal actividad es el turismo, abundan los venados de cola blanca, jabalíes, osos hormigueros y armadillos.

También se puede encontrar una variedad de aves, como águilas, loros, búhos y aves marinas. En 2001, los especialistas de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), luego de inspecciones en la isla, descubrieron cuatro bombas químicas (tres de mil libras y una de 500 libras), y otras 100 municiones. Ante este hallazgo, el Gobierno declaró ese lugar como “área sujeta a control sanitario”.


Casas Viejas
Hace 2 aos

martinelli quiere comprar la isla.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES