Está navegando en la edición del Domingo 10 de Febrero del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

KNOCKOUT: Ahora primero se aprende a usar ´photoshop´; la cámara es una opción. Triste

Temas:

10/02/2013 - Nada ha podido detener la sed de fotos de Tito Herrera, que sigue tan dinámico como cuando compró su primera cámara, a $100 y posiblemente robada, en una casa de empeño en la Central. Desde entonces ha retratado a políticos, presos, artistas y cuanto se le ha cruzado en el camino. Hoy nos comparte sus anécdotas más memorables.

¿Cómo hubiese sido la fotografía panameña sin Tito como fotógrafo?

Mucho más técnica, pero quizá menos divertida.

¿Qué técnica no usa?

Photoshop. No me gusta, me aburre, me quita tiempo que puedo pasar en la calle.

¿A cuántos fotógrafos Photoshop les ha quitado el trabajo?

Photoshop crea más fotógrafos de los que elimina. Antes había que saber usar la cámara y después se aprendía a editar. Ahora primero se aprende a usar Photoshop; la cámara es una opción. Triste.

¿Cuánta gente queda con más álbumes que gigas de fotos?

Muy pocos. Ya casi nadie con menos de 50 años imprime fotos.

¿Y usted?

Con pena te digo que no.

La foto que más orgulloso lo hace sentir.

Una de mi hijo recién nacido. Cursi, pero es verdad.

Su foto favorita, de otro fotógrafo.

Hay fotógrafos de los que me gusta todo su trabajo: Michael Yamashita, David Allan Harvey y Sam Abell.

¿Y panameño?

El que más ha logrado en periodismo es Essdras Suárez. Y me gustan mucho Fernando Bocanegra, Beto Ruiz y Arnulfo Franco.

El político con el mejor rostro para fotografiar.

Ninguno, todos son feos. Pero Juan C. Navarro hace el mejor show para la cámara. En campaña se ríe grandote, en incendios sabe abrazar a las víctimas, lo he visto hasta llorar... Si tiene que orar como evangélico, lo hace; si tiene que parrandear, igual.

¿Y de este gobierno?

No. Por ejemplo, Giselle Burillo se esfuerza demasiado por salir “bien”; Pepe Suárez no es expresivo y el Presidente sale igual siempre...

Un truco para tomar buenas fotos con mi cámara.

Explora al sujeto, no tomes una sola foto. Es más importante hacer clic con la gente que con la cámara.

Fuera de técnicas, lo más importante que ha aprendido en su carrera.

A ser sensitivo culturalmente, a manejarme en diferentes círculos y a tratar de entender a la gente.

¿A quién sueña con tomarle una foto?

Mi sueño es hacer un libro de retratos de leyendas de la guitarra. Soy un guitarrista frustrado.

A quién no le gustaría fotografiar.

A más políticos, pero seguramente me va a tocar seguir haciéndolo.

Una foto que no quisiera tomar.

La de un niño muerto.

Su peor modelo.

Mi esposa. Es horrible trabajar con ella. Nunca sabe cómo comportarse frente a la cámara y no entiende que lo que tiene que hacer, es no hacer nada.

La anécdota más divertida durante una sesión.

En una cumbre de presidentes empecé como a dirigir a los presidentes para la foto. Leonel Fernández dijo que yo era mandón y le dije que él podía ser Presidente en su país, pero que en esta sesión mandaba yo. Y otra vez, en una sesión de actrices latinas, mandé a una a cambiarse mientras hacía la foto de otra, y cuando miré atrás la vi desnuda. No aguantó las ganas de ver la otra sesión.

Un trágame tierra.

Soy fanático de fútbol a matar, pero de béisbol no sé nada. Tenía que documentar la visita del beisbolista Miguel Tejada. Juré que se llamaba Omar y así lo llamé todo el día. Nunca me corrigió; al final me regaló una bola autografiada.

¿Otra?

Tenía que seguir al diseñador Roberto Cavalli. Me sonó como a pelotero, así que fui preguntando para qué equipo jugaba. Eso explica cuánto sé de farándula.

El mejor lugar de Panamá para tomar fotos.

El Casco: siempre da magia. Nunca me ha dejado de dar fotos buenas.

¿Qué tiene que tener una fotografía para venderla por miles de dólares?

No hay requisito técnico. Alguien dispuesto a pagar.

Si lo llaman de Presidencia para que sea el jefe de fotógrafos, ¿acepta?

Depende del Presidente y del momento.

¿Y si fuera con Ricardo Martinelli?

No.

¿Con qué soñaba antes de ser fotógrafo?

Con música. Sigo soñando... Tengo más guitarras que cámaras, de hecho.

¿Cuántas cámaras tiene?

Cuatro, todas Canon. La favorita es la Canon5D Mark III. Y tengo ocho guitarras.

Su primera cámara.

La compré en una casa de empeño en la Central por $100. Creo que era robada.

¿A qué edad fue eso?

A los 21.

Su primer rollo de fotos.

Lo tengo enmarcado. Era de las fotos que tomé apenas compré la cámara, en el Casco.

El mayor riesgo que tomó por una foto.

La historia que hice para National Geographic, de los cuatro lugares más peligrosos en los cuatro países más peligrosos de Centroamérica. Éramos cuatro, rodeados por mil 400 pandilleros, en una cárcel. Y una vez caminando por Haití le tomé una foto a tres hombres en la calle. Uno se puso a corretearme con un machete.

¿Saber qué va a fotografiar o sale a ver qué ve?

Me gusta hacer la tarea antes de tomar la foto.

La foto que se le fue.

Por cada foto buena se me escapan diez.

¿A quién es difícil tomarle fotos?

A niños. Y a Hugo Chávez: nunca sabes qué va a hacer.

La cámara ideal.

Incrustada en mi ojo, en vez de cargar tanto chéchere. Al momento de una foto, la que tengas contigo.

¿Análoga o digital?

Digital.

¿Su último rollo?

Hace cuatro años. Ahora, para el cabello nada más.

Si todo fotógrafo debería ir a buscar tres fotos en su vida, serían...

Una de su familia, un buen autorretrato y una foto que a él le diga algo.

PERFIL

Tito Herrera estudió derecho, pero desde 1998 se dedica a la fotografía. Ha trabajado en ´La Prensa´, como independiente en México y Nueva York, y como productor de ´National Geographic Channel´. Hoy tiene su estudio y es corresponsal de la agencia AP y ´The New York Times´.


Genio
Hace 1 ao

Chuzo!.....lo de ustedes en la prensa ya debe ser tratado por psicólogos......ya se volvió enfermizo.......hasta en una pinche entrevista a un fotógrafo no pueden dejar de mencionar al loco......ese tipo no los deja dormir.......están mal, pero muy mal!!!
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES