Está navegando en la edición del Jueves 15 de Noviembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

Chile. NO SE DISIPA LA ZOZOBRA POR EL TERREMOTO DE FEBRERO DE 2010.

La tristeza de Talcahuano

Aunque han pasado casi dos años de la tragedia, la reconstrucción sigue de la mano de un plan millonario para recuperar las zonas costeras.

15/11/2012 - “Parecía que hubo un bombardeo. Era impresionante ver botes y lanchas artesanales arrastradas por el mar, que llegaron hasta la plaza de armas ”, describe el empresario Patricio Lastra, lo vivido aquel día.

Ese 27 de febrero de 2010, un terremoto de 8.8 grados en la escala de Ritcher, seguido de un maremoto golpearon Chile, desde Valparaíso hasta la Araucanía.

Las facciones del rostro de Lastra parecen acentuarse cuando recuerda que, debido a estos fenómenos, perdió sus dos empresas. Una, dedicada a la producción pesquera y la otra al congelamiento de conservas y productos del mar, en Talcahuano, provincia de Concepción, región del Biobió, Chile.

Las lágrimas aún bañan su rostro al ver que el sueño y el sacrificio de 30 años de duro trabajo quedó destruido en cuestión de segundos.

“Me dio depresión, tuve crisis de pánico, no podía manejar, me bloqueaba y hasta un preinfarto me dio”, afirma el empresario.

Claudia Zanzana de Paoli trabajaba en un laboratorio, también en Talcahuano.

En la madrugada de aquel día, mientras dormía, sintió de pronto que su vivienda se le venía encima.

Su reacción fue salir corriendo hacia la planta baja, junto con su esposo, su hijo de seis años, su madre y su hermana, para buscar el auto.

Cuenta que al salir a la calle, las personas parecían hormigas despavoridas corriendo por todas partes, atemorizadas por lo que había ocurrido.

Lo vivido por Claudia hizo que junto con su familia tomara la decisión de comprar una casa y no vivir más en un apartamento. Y no era para menos. Ahora, en el lugar se lucha por levantar de entre los escombros los caminos, los edificios, las escuelas, los hospitales y las empresas. Pero la tarea es difícil, toda vez que la banca no presta dinero, a menos que las personas pongan algo en garantía, a sabiendas de que los residentes de Talcahuano no tienen nada, pues todo lo perdieron.

El tiempo no ha detenido su marcha, y aún a muchas personas les cuesta hablar del tema.

RECONSTRUCCIÓN

Ya han pasado dos años y ocho meses, y en Talcahuano aún quedan rastros de la destrucción.

Todavía se observan los trabajos de reconstrucción en la ciudad. El plan contempla, entre sus principales inversiones, la recuperación de la infraestructura de los sectores costeros.

Se estima que la inversión en obras portuarias entre los años 2010 y 2014 será de aproximadamente 63 mil millones de pesos ($139.9 millones). Decenas de damnificados perdieron sus casas, las que fueron demolidas y edificadas nuevamente; mientras que otras fueron reparadas. En las avenidas del Biobió aún se pueden ver retroexcavadoras haciendo parte de estos trabajos.

El Gobierno indica que se ha comenzado el 79% de los proyectos y se ha terminado el 50% de ellos, pero aún falta por hacer.

El camino de la reconstrucción

El Gobierno chileno ha destinado la suma de 5 mil 125 millones de dólares para la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto hasta el año 2014. El terremoto generó pérdidas estimadas de 30 mil millones de dólares, lo que corresponde al 18% del producto interno (PIB) de Chile, revela un documento oficial del Gobierno chileno llamado Reporte de cumplimiento de la reconstrucción del terremoto. El documento asegura que para julio de 2012, el grado de avance estimado de la reconstrucción era del 79%, mostrando progresos significativos en infraestructura vial y productiva, y salud. Los sectores que menor ejecución de reconstrucción tienen son las edificaciones públicas y vivienda con 63% y 66%, respectivamente.

Mientras que los más avanzados son salud y conectividad, con 98% y 99%, respectivamente.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES