Está navegando en la edición del Lunes 2 de Septiembre del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

PATRIMONIO HISTÓRICO DE PANAMÁ

Objetivo: fincas del Casco

Dueños de propiedades del Casco Antiguo se quejan porque el Inac no cumple el debido proceso en lo relacionado con la expropiación.

+01. ABANDONO Finca propiedad de la Congregación Panameña de Testigos de Jehová, ubicada en calle 11 Oeste, en el Casco Antiguo.

02/09/2013 - El Instituto Nacional de Cultura (Inac) expropia inmuebles en el Casco Antiguo, en San Felipe, sin contar con un plan que ponga en valor esas estructuras históricas.

Incluso hay quejas, por parte de algunos propietarios de edificios, porque el gobierno incumple el debido proceso en estos casos y no aplica la norma a todos por igual.

La expropiación más reciente se reportó el pasado 7 de mayo, cuando el Inac optó por quitar a sus dueños una finca cercana a la escuela Nicolás Pacheco.

Se trata de lote ubicado en calle 11 oeste perteneciente a la Congregación Panameña de Testigos de Jehová, que permanece en estado de abandono y no tiene propuesta de restauración para los próximos dos años.

Así lo estableció la entidad a través de la Resolución 143-2013/DG/DAJ del 7 de mayo de 2013.

Una fuente oficial manifestó que desde inicios de la administración, a mediados de 2009, hasta la fecha se han entablado cerca de 25 procesos de expropiación contra propietarios en el Casco Antiguo.

Estas medidas, en su mayoría, comenzaron con algunas de las fincas cuyos proyectos no se han desarrollado, e inmuebles que no han sido restaurados. Al respecto, la Ley No. 9 de 1997 obliga a los dueños de estas estructuras a presentar un plan de restauración, con plazo de dos años para ponerlo en marcha.

Personas vinculadas a la Congregación Panameña Testigos de Jehová admitieron haber sido informadas de la expropiación, si bien resaltaron que esto atenta contra la seguridad jurídica porque no se está cumpliendo con el proceso.

“Nosotros impugnamos y tenemos a un equipo legal que trabaja en el asunto”, agregó uno de los consultados, que pidió reserva de su nombre.

La organización religiosa no ha renunciado al derecho sobre la finca y colocó una pancarta gigante en la que señala que la propiedad está en venta. “Pensamos que hay edificios en igual condiciones que el nuestro y no se han tomado medidas contra esas estructuras”, expresaron.

Actualmente, en el Casco Antiguo hay 845 propiedades. De este grupo, 345 se hallan en completo abandono, 145 restauradas y el resto son inmuebles en proceso de restauración. El 87% de los bienes es propiedad privada, el 11% pertenece al Estado, y el 2% a la Iglesia católica.

Una de las principales denuncias de organizaciones de la zona es que el propio Estado tiene cerca de 35 estructuras en ruinas que igualmente deben ser restauradas, pero no se toman las medidas correctas.

Para Patrizia Pinzón, dirigente de la Asociación de Vecinos y Amigos del Casco Antiguo, las actuales autoridades del Inac no ponen en valor esas propiedades y ahora están expropiando más fincas. “¿Qué van hacer con ellas si no atienden las suyas? Esto es completamente una contradicción, sobre todo porque no están siguiendo el debido proceso en las expropiaciones”, dijo.

La Ley No. 14 de 1982 dicta las medidas sobre custodia, conservación y administración del Patrimonio Histórico de la Nación. Además, en el Decreto Ley 9 de 1997 se crea un régimen especial de incentivos para la restauración y puesta en valor del Conjunto Monumental. Este beneficio no es utilizado por dueños de inmuebles.

DOBLE DISCURSO

A pesar de la reciente expropiación por parte del Inac, hay casos en el Casco Antiguo en los que no se ha aplicado dicha normativa.

Un ejemplo es el del terreno de la antigua Librería Preciado, que hace unos años pertenecía al Inac y tras una decisión que sorprendió a muchos fue devuelto a su antiguo dueño.

En ese sentido, desde 2007 la propiedad estaba inscrita a favor del Inac, pero fue regresada en 2012 a la sociedad Inversiones y Proyectos Casco Viejo, S.A., perteneciente al inversionista Rodney Zelenka.

En el decreto que suspendió la expropiación se dejaba constancia de que Inversiones y Proyectos Casco Viejo, S.A. se comprometía a ejecutar “un proyecto de inversión”. Sin embargo, en lugar de restaurar el edificio su propietario optó por alquilar el espacio a buhoneros que no tienen los permisos del Municipio de Panamá.

El Inac también permitió a Zelenka continuar el proyecto PH Independencia, pese a haberse suspendido la construcción por orden de la Corte Suprema de Justicia.

No obstante, la Dirección de Patrimonio Histórico y el Municipio de Panamá le dieron nuevamente otro permiso a los promotores del proyecto para que siguieran las labores que violaban normas de construcción en ese lugar histórico.

Esto es cuestionado por exmagistrados como Adán Arnulfo Arjona y Esmeralda de Troitiño, quienes señalan que un acto administrativo (en este caso un nuevo permiso de construcción) no “debiera estar por encima de la decisión de la Corte”.

Precisamente la Ley No. 135 de 1943 –que organiza la jurisdicción contencioso administrativa– en su artículo 75 señala que “cuando la Sala Tercera suspende provisionalmente un acto, está prohibido que la autoridad demandada vuelva a emitir otro acto similar”.

Sobre la expropiación de inmuebles en el Casco Antiguo, Troitiño explicó que la medida debe ser aplicada a “todos por igual”.

Aunque el también exmagistrado y ahora abogado de los promotores del PH José Troyano indicó que está pidiendo “sustracción de materia”, porque el permiso demandado era por tres años y ya venció. “Hice la solicitud y hasta el momento no hemos recibido respuesta de la Corte”, informó Troyano.

Por su parte, el exdirector de Patrimonio Histórico y representante en Panamá del Consejo de Monumentos (Icomos, por sus siglas en inglés) Sebastián Paniza resaltó que no hay muestras de que se quiera trabajar por el Casco Antiguo, sino todo lo contrario. “Este tema de expropiar no es bueno porque puede prestarse para medidas inconstitucionales contra propietarios de edificios”, aportó Paniza, quien considera que hay que analizar el asunto y estar pendiente de a quiénes son vendidas las fincas.

HOTEL CENTRAL

En medio de este tema, el pasado 27 de agosto la Autoridad de Turismo de Panamá le dio una segunda prórroga al hotel Central para que no pierda los incentivos que ofrece el Registro Nacional de Turismo.

Este beneficio se dio a pesar de que el hotel Central no ha comenzado operaciones y ha tenido toda clase de problemas para “poner en valor” el inmueble.

Uno de los principales argumentos de esa entidad para dar la prórroga, y de lo cual se deja constancia en la resolución, es la “confianza” que hay en los accionistas del proyecto.

Aunque documentos que reposan en el Registro Público dan cuenta de que varios de sus directores renunciaron durante la construcción.

El grupo de inversionistas español encargado de los trabajos se quedó sin liquidez para seguir la obra, lo que impidió que continuara su desarrollo.

 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES